El Oro y sus consecuencias

Lo sucedido en Wembley el sábado pasado, es, seguramente, el momento más feliz que le ha otorgado el futbol al país y sin afán comparativo, la conquista internacional más importante de la historia.

Lo sucedido en Wembley el sábado pasado, es, seguramente, el momento más feliz que le ha otorgado el futbol al país y sin afán comparativo, la conquista internacional más importante de la historia para una Selección Nacional Mexicana. En la magna fiesta del deporte, el futbol por fin pagó su deuda dándole a la Delegación Mexicana su única Medalla de Oro en Londres 2012 y la primera en deportes de conjunto en los últimos 70 años. Y lo hizo en la Final, sin contar con Giovani dos Santos, el único futbolista del equipo que se ha formado fuera del país y que milita en un club extranjero. Es decir, de esa rebautizada y denostada Liga MX han salido prácticamente todos los jugadores que le han dado a México un momento mágico que invita al optimismo en tiempos en los que la situación general del país no da demasiados motivos para ello, sino todo lo contrario. Ciertamente la Medalla de Oro en el futbol varonil no tiene el peso que tiene en el resto de los deportes olímpicos, pues por los celos de la FIFA al COI, impide que a esta justa acudan verdaderamente las mejores Selecciones del más popular de los deportes y limita la participación a futbolistas de 23 años o menos, permitiendo sólo el registro de tres jugadores mayores. Siendo claros, mientras en el resto de las disciplinas van los mejores del mundo, en este deporte la competencia olímpica no alcanza ese nivel y dista mucho de ser una Copa del Mundo. Tal vez por eso, y porque en el pasado se impedía la participación de futbolistas profesionales –aunque los del Este de Europa evadían la norma y se vieron claramente beneficiados- son 17 los distintos países que han obtenido la Medalla dorada en las 30 pasadas ediciones de Juegos Olímpicos, aunque México es apenas el tercero en lograrlo del continente americano, tras Uruguay en 1924 y 1928 y Argentina en 2004 y 2008. Aunque no tiene el peso de un Mundial, y a Brasil se le habían ganado distintas Finales en el pasado, incluyendo una Copa FIFA Confederaciones en 1999 y un Mundial Sub-17 en 2005, sin duda la derrota propinada en esta cita ha sido la más dolorosa que haya sufrido el cuadro “verde amarelho” ante un equipo mexicano. Para ellos, el Oro olímpico sigue siendo algo imposible de alcanzar y una obsesión que les acompañará al menos hasta Río de Janeiro 2016. Ya escribíamos la semana pasada que esta conquista no es un hecho aislado y que forma parte de una recolecta de logros que enseñan que, quiérase o no, se va avanzando. Eso no quiere decir que no haya errores directivos en el manejo global del futbol mexicano, pero deja ver que tampoco todo lo que se hace está mal, y en algunos rubros se han hecho las cosas mejor que antes. También enseña que aunque haya algunas cosas que mejorar en nuestro campeonato de clubes, y que sería bueno que se les ayudara también a que ellos trascendieran internacionalmente, en la Liga se está trabajando mejor en fuerzas básicas y hay talento para procurar un mejor espectáculo. Más allá de gozar con lo obtenido –que a los verdaderamente futboleros sin duda nos hará al menos un poquito más felices por el resto de nuestros días- no hay que dormirse en los laureles ni caer en un excesivo triunfalismo. Es un error creer que por esta conquista ya somos potencia mundial o algo parecido. Nigeria y Camerún ganaron el Oro en 1996 y 2000 y ello significó su punto culminante porque desde entonces han hecho poco o nada en Copas del Mundo y otras competencias relevantes; Argentina ha vivido amargas experiencias en Copas América y del Mundo pese a ganar el Oro en las dos anteriores ediciones de Juegos Olímpicos; son ejemplos cercanos en el tiempo que enseñan que esta conquista no necesariamente cambia el status de un futbol, aunque sin duda ayuda a valorarlo más y a entender que hay talento suficiente para lograr objetivos con mayor continuidad.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas