Muere el escritor colombiano Gabriel García Márquez... Más información en CNN México
Jorge Witker.

Consideraciones de la Liguilla

Martes 13 de Noviembre del 2012



Hace un año escribimos una columna hablando de este dato, y algunos seguidores de las Chivas, que en Apertura 2011 culminó en el liderato general, se molestaron y pensaron que la estadística estaba impregnada de “subjetividad” o era un “invento” de alguien interesado en que le fuera mal al Guadalajara. Nada que ver. En efecto, aquella aseveración de que Chivas no ganaría el título basado en los datos acabó siendo verdad. Hoy, para mostrar que la interpretación estadística no es partidista, recuerdo que en los torneos que culminan en diciembre no se coronó nunca el Líder General, lo que ahora afecta al Toluca.

Los torneos de Apertura –antes llamados Inviernos- fueron ganados en nueve de 16 oportunidades por los equipos que culminaron en 2º y 3º lugar general, lo que ahora favorecería a Tijuana o León. Cinco veces se coronaron los Sublíderes y cuatro veces lo hicieron los que se clasificaron en el tercer sitio. La historia de los 16 torneos cortos que culminan con el año calendario también retrata que en ellos no es tan extraño que se coronen equipos que clasificaron en zonas bajas de la tabla.

EL FACTOR MEZA


En contraposición al dato antes citado, habrá que decir que el Toluca ha culminado un torneo como Líder General por cuarta ocasión con Enrique Meza en el banquillo y que las tres anteriores oportunidades que así sucedió, Verano 1998, Verano 1999 y Verano 2000, los Diablos lograron el campeonato en la Liguilla.

Meza repitió ese suceso, de acabar como primero de la Fase Regular y coronarse en la Fase Final, al mando del Pachuca en el Clausura 2007 y se quedó a un paso de reiterarlo con los mismos Tuzos en el Clausura 2009, pero cayeron en la Final frente a los Pumas.

En total para el “Ojitos”, como entrenador, esta es la séptima ocasión que ingresa a una Liguilla como Líder, y en cinco de las anteriores seis oportunidades logró al menos meterse en la Final, siendo la única excepción el Cruz Azul del Apertura 2010, que tras ser el mejor de la etapa a puntos fue eliminado en Cuartos de Final por los Pumas de Guillermo Vázquez.

NO APRENDEMOS…

Las mismas frases de siempre. No aprendemos. Buena parte de mis colegas aseguran que el Guadalajara, octavo en la tabla general, no tiene ninguna posibilidad de eliminar al Toluca, primero. He escuchado conceptos rotundos. Esa serie no tiene misterio alguno, está definida, las Chivas no tienen nada qué hacer. No voy a discutir el favoritismo del equipo de Enrique Meza, uno de los más sólidos de la Liga, ni desconozco que el Guadalajara es un equipo con carencias evidentes.

Pero ese evidente desequilibrio que se desprende de una simple lectura de la Tabla General, además de no descubrir nada nuevo, debería ser más cuidadosamente tratado. La estadística, que se sustenta en hechos reales no en creencias, dice que en cuatro de los últimos cinco torneos el octavo clasificado eliminó al líder y que en 16 de 32 torneos cortos, el 8, sin nada que perder y dado por “muerto” desde antes de jugar, acabó eliminando al equipo que más puntos sumó en el torneo regular y eso que en la mayoría de esos torneos, la posición en la tabla era el primer factor de desempate, lo que obligaba a los equipos con peor posición a ganar las series, a diferencia de lo que sucede ahora que el gol visitante tendrá más valor.

No digo con ello que estas -aún poco convincentes- Chivas de Cruyff vayan a meterse a las Semifinales, pero que darlas por eliminadas antes de jugar es un atrevimiento que ya en el pasado resultó erróneo. Tropezar de nuevo con la misma piedra es un síntoma de, al menos, lento aprendizaje.

PARA PENSARSE…

Tiene razón, Decio de María, al decir que ninguno de los afectados por la Fecha FIFA (América, Morelia, Tijuana, Cruz Azul, Monterrey y Toluca) puede decirse sorprendido pues esta situación estaba prevista en el calendario y fue aprobada por los representantes de esos mismos equipos.

Sin embargo, bien valdría reflexionar si es válido afectar en los juegos más importantes los intereses de los equipos que tienen cuatro meses peleando por entrar a la Fase Final, y la jerarquía que debería tener la Liguilla, por la prevención que una situación supuesta que jamás ha ocurrido, al menos hasta ahora.

Es cierto que la Fecha FIFA de noviembre es todo un contratiempo para un futbol que entra justo en ese mes en su etapa definitiva. No es fácil calendarizar. ¿Es válido afectar a varios equipos –el número siempre es indeterminado- en juegos decisivos por el trono local a favor de “apoyar” al representante mexicano en un Mundial de Clubes? La respuesta, con generosidad, podría ser sí. El problema es que la segunda posibilidad, es decir el hecho de que al Campeón de la CONCACAF– ahora el Monterrey- se le afectara es un supuesto que en realidad no ha sucedido nunca.

Son seis los años seguidos que tienen los equipos mexicanos clasificando al Mundial de Clubes y por ellos, la Liguilla de los Torneos de Apertura ha adelantado sus tiempos –y coincidido con alguna fecha FIFA- para evitar que la Final del campeonato local pudiera coincidir con el arranque de ese certamen avalado por FIFA.

En ninguno de esos años el equipo mexicano que viajó a Japón o a Emiratos Árabes Unidos, logró llegar más allá de las Semifinales de las Liguillas antes citadas. Casi siempre esos equipos o no clasificaron a la Fase Final o fueron eliminados en los Cuartos de Final y para colmo, en los Mundiales los papeles desempeñados han sido siempre penosos.

Es decir por evitar un desaguisado, que un equipo tenga que afrontar la Final de la Liga mexicana en la misma semana que tendría que estar viajando al Mundial de Clubes, se han propiciado varios más, y se ha afectado a muchos por “proteger” a uno solo.

Nota: Las columnas que se presentan en la sección Editorial de mediotiempo.com, son responsabilidad única de sus autores y no reflejan necesariamente la opinión periodística de Medio Tiempo.

Comentarios