Adiós al Estadio Azteca

Qué nostalgia da escuchar encabezados como éste cuando sabemos la tradición y el orgullo que representa el Estadio Azteca para todos los mexicanos.

Qué nostalgia da escuchar encabezados como éste cuando sabemos la tradición y el orgullo que representa el Estadio Azteca para todos los mexicanos. Creo que es cultural el apego que tenemos hacia los bienes materiales; en realidad el desprenderte de tus primeros zapatos de futbol o la camiseta del equipo con la que metiste tu primer gol, se vuelve toda una tragedia o puede ocasionar hasta un pleito familiar cuando tu esposa te dice: ¡Ya voy a tirar tus tacos que desde hace años sólo estorban! Ahora imagínense que un día anunciaran que el Estadio Azteca podría ser demolido para la creación de un nuevo inmueble. Pero si a Wembley lo demolieron, ¿por qué nosotros no podríamos enfrentar algo así? Seamos sensatos y pensemos a futuro, a México le urge renovar sus estadios y comenzar a dar pasos que permitan fortalecer nuestra liga, que a juicio de los expertos y los aficionados, viene en decadencia y cada año se sufre más para llevar a la gente a ver los partidos. Está comprobado que en muchos países (probablemente más desarrollados), una de las formas de inyectar vida a los equipos es creando nuevos inmuebles, que además de permitir incrementar el precio en los boletos, hace que la visita sea mucho más placentera. En México, la edad promedio de los estadios oscila entre los 40 y los 50 años con una asistencia durante la temporada no superior al 50 por ciento, mientras que en la NFL y la MLB, con 42 estadios de menos de 20 años, la asistencia es bastante superior, pero probablemente el comparar con estas ligas nos daría tema para una larga charla. Seguimos teniendo estadios como el Azul que ni siquiera tiene un estacionamiento cuando aloja a uno de los equipos con mayor afición a nivel Nacional; ¿en tantos años no se les ha ocurrido que puede ser necesario?, ¿pensarán hacer algo al respecto? Considero que los dueños de los equipos mantienen y basan sus decisiones en una mentalidad de corto plazo y no entienden la importancia de la creación o remodelación de los estadios actuales, pudiendo incrementar sus ingresos pensando en un modelo de negocio que regrese a las familias a los estadios. Existen iniciativas o proyectos casi terminados como los de Santos y Chivas quienes próximamente inaugurarán sus nuevos complejos, ¿y los demás? Casi en cualquier noticiero o programa deportivo, después de partidos como el Clásico, Pumas-América o Tigres-Monterrey, escuchamos a los presentadores suplicando a los seguidores que no se repitan acciones de violencia durante o después de los partidos, pero ¿qué han hecho los clubes para mejorar esto? ¿Qué le parecería poder ir a un estadio que tiene muchas vías accesibles para llegar, con un buen estacionamiento, que en su interior tiene cuatro o cinco restaurantes, un hotel, juegos para niños y sobre todo programas de arraigo y lealtad que al salir del partido lo hagan quedar totalmente satisfecho y pensar en llevar a su familia el siguiente fin de semana? ¿Qué le parecería que en su boleto, usted escribiera sus datos para que en el transcurso de la semana le llamen para agradecer su asistencia y le den un cupón de descuento al llevar a sus hijos y esposa al siguiente partido? ¿Pagaría un poco más por los boletos? Estimados dueños de clubes, que no les duela que les digan que muchas cosas las están haciendo mal y sean más inteligentes en cuanto a sus estrategias de mercado a largo plazo. Olvídense de la tristeza que nos puede provocar el derrumbar tradición y recuerdos, con el tiempo pasaremos ese trago amargo. Piensen en su mercado objetivo, los amantes de la familia y del futbol, como la mayoría de los mexicanos lo somos y comiencen a invertir por el futuro del balompié nacional.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas