Ganándole al América se salva la temporada

No sé qué piensan lectores, pero en la semana escuché a algunos colaboradores o inclusive varios amigos y familiares, quienes afirman que al haberle ganado al América, Pumas salvó la temporada.

No sé qué piensan ustedes amables lectores, pero en el transcurso de la semana he escuchado a algunos colaboradores o inclusive varios amigos y familiares, quienes afirman que al haberle ganado al América, Pumas ya salvó la temporada. Además de parecerme verdaderamente ridículo el aseverar dichos comentarios, lo considero realmente preocupante y conformista. Es lógico y muy entendible que ganarle a las Águilas desborde pasión y genere un éxtasis exagerado, ya que la mayoría de los equipos ven a los cremas como su máximo rival y sienten un odio profundo por esa camiseta. La mediocridad, poca noción del futbol, y a la vez casi nula ambición por ser mejores, queda al descubierto en las personas que se atreven a señalar lo ya comentado.   El equipo del Pedregal viene de un campeonato merecido porque con triunfos lo ganaron, pero con un torneo de Apertura realmente desastroso y deplorable que alarmó a todos los seguidores, especialmente después del pésimo arranque con cinco derrotas al hilo.   Comúnmente se dice que el mejor momento de cambiar y reinventarse es cuando se está en crecimiento y creo que el cierre de los azul y oro ha venido mejorando un poco en resultados, pero principalmente en futbol y actitud. Considero que la Directiva ya tuvo el primer acierto al mantener a Ricardo Ferretti en el timón, pero el momento clave de planeación deberá comenzar de inmediato, pensando en invertirle y reforzar al equipo con jugadores de buen nivel. El cotejo de hoy ante el líder general Morelia será una excelente referencia para ver si realmente existe un avance en la escuadra felina. En una editorial anterior mencioné que los equipos deben apostar por la cantera por encima de la cartera, pero en este caso es sabido que las Fuerzas Básicas de Pumas, en términos generales, siguen siendo fuente de jugadores para el primer equipo; no así los refuerzos que en recientes campañas se han incorporado. Seamos realistas: a Francisco Palencia se le están acabando las pilas, Dante López es una de cal por una de arena y la defensa central en ocasiones se salva por Darío Verón, quien es tan buen jugador que hace las coberturas que el “Pikolín” Palacios deja pasar por lento y torpe.   La estrategia deportiva correcta y una inversión importante, podrán hacer que el equipo universitario recobre vida para el Torneo de Clausura 2010, alcanzando el lugar que le corresponde dentro de los protagonistas del balompié nacional. Festejen aficionados de Pumas, el triunfo ante el América vale oro, pero la mesura y la objetividad ante el triste desempeño tienen que poner los pies sobre la tierra y esperar que el siguiente torneo sea mucho mejor. Definitivamente por ganarle al América no se salva la temporada, ¿o ustedes qué opinan?

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas