Un ejemplo a seguir

Después de ver cómo eliminaban ayer al líder general, llegué a una conclusión: ¡que terrible envidia me dan los aficionados de los Tuzos del Pachuca!

Después de ver cómo eliminaban ayer al líder general, llegué a una conclusión: ¡que terrible envidia me dan los aficionados de los Tuzos del Pachuca! Durante los últimos 10 u 11 años han navegado en una tranquilidad infinita al saber que temporada tras temporada su equipo les dará algún pretexto para festejar. Es para admirar la excelente toma de decisiones y la casi perfecta planeación de Jesús Martínez y Andrés Fassi, quienes a diferencia de otros clubes se han dedicado a trabajar pensando en el futuro del club y entendiendo claramente la función de cada uno al frente de la institución. Efectivamente… tal como usted lo está pensando, aquí no salen con tonterías y decisiones de muy corto plazo en donde resulta que dos directivos son casi hermanos cuando las cosas van bien, pero al primer roce (probablemente por imposición) alguno de ellos decide cortar por lo sano supuestamente para dedicarse a “cosas personales”. Desde 1996, año en que Pachuca ascendió al máximo circuito ya para quedarse como uno de los clubes protagonistas, han conseguido cinco títulos de Liga con cinco Directores Técnicos diferentes, cuatro Copas de Campeones de la CONCACAF y una Copa Sudamericana. ¿Por qué tanto éxito en tan corto tiempo? Analizando un poco el cómo se han dado los títulos más todo lo que rodea al club, considero que son cuatro los factores que han convertido a Pachuca en un claro ejemplo a seguir dentro del balompié nacional: 1. La claridad de su organigrama: Cada directivo, cada Director Técnico, cada jugador y cada empleado dentro de la institución entiende perfectamente su rol y la responsabilidad que tiene para que en coordinación se alcancen los resultados. 2. Pachuca como una forma de vida: Las inversiones bien enfocadas y la visión de su Presidente (Jesús Martínez) han transformado el entorno para convertir a los Tuzos en algo más que un rectángulo verde. Los niños quieren ir a la Universidad del Futbol, los jóvenes quieren ser parte del programa de alto rendimiento de sus Fuerzas Básicas y las familias quieren consumir en los comercios de los Tuzos. Que si algún gobernador les regaló los terrenos para construir la Universidad… pues es factible, pero tenían un objetivo y lo alcanzaron, al final los que tienen menos culpa son ellos. 3. Coherencia en la toma de decisiones: Hasta el momento yo no he visto titubear a su Presidente cuando reitera el apoyo a su Cuerpo Técnico o cuando enfoca sus esfuerzos a la ejecución de un plan a muy largo plazo que involucra al futbol como tal, pero también a la empresa que hay detrás. 4. La minuciosa selección y desarrollo de los actores: En esta década, han sabido llevar al jugador y a su Cuerpo Técnico de tal manera que explotan al máximo las capacidades de cada uno de ellos. Christian “Chaco” Giménez no ha sido lo mismo en clubes de “categoría” como Cruz Azul o América, el mismo Enrique Meza no ha alcanzado el éxito que logró en Pachuca, entre muchos otros. En términos generales y para concluír esta editorial haciendo meditar a más de uno, ¡qué envidia me dan los aficionados de los Tuzos!, pero ¡qué envidia debe darle a directivas como Cruz Azul, América o Chivas lo bien ejecutado de un plan de negocios! Me despido invitándolos a compartir sus opiniones y a seguir mis comentarios en www.twitter.com/tonoezquerra

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas