Tan bonito que se veía

No sé si a ustedes les pasó, pero después de la jornada de los mexicanos, ayer por la mañana en Inglaterra y Escocia, me quedo con un mal sabor de boca.

No sé si a ustedes les pasó, pero después de la jornada de los mexicanos, ayer por la mañana en Inglaterra y Escocia, me quedo con un mal sabor de boca al perder un poco de ilusión viendo como jugaban unos cuantos minutos sin realmente hacer diferencia en el planteamiento de sus respectivas escuadras.

Probablemente quien de inicio despertaba mucho más mi interés, pero en consecuancia de quien me llevé la peor sorpresa, es de Pablo Barrera con el West Ham United. Durante los partidos previos al arranque de la Premier League en Inglaterra, Barrera parecía convertirse en pieza clave como eje de ataque de su escuadra. Y lo mismo pareció ayer cuando su equipo se colocó abajo en el marcador, Barrera entró de relevo para la segunda mitad.

Para los que vieron el cotejo, no me dejarán mentir que lo del ex puma fue realmente pobre y con carencia de desequilibrio al momento de ofender. Parecía muy fácil cuando en México con cabeza alzada, cambios de velocidad y elegantes regates, Pablito se quitaba rivales de encima en un nivel muy diferente. Pues ayer, en 45 minutos, apenas la tocó y cada que recibió el balón no pudo ni imaginar cómo gambetear o disparar al marco porque inmediatamente le caían al menos dos jugadores de gran corpulencia que parecían intimidarlo.

En el otro juego de compatriotas en la liga inglesa, Giovanni dos Santos apareció en el campo sólo durante 13 minutos por lo que sinceramente lució muy poco, tal como nos tenía acostumbrados en temporadas anteriores. Un poco más efectivo que Barrera a la hora de recibir el balón, generó una ocasión de gol al tirar un centro razo importante que no terminó en las redes, pero al menos generó peligro sobre la portería del Manchester City.

Y por último, en la Liga escocesa quien lucía para tener paso firme e iniciar de titular, solamente vio acción 2 minutos. Efectivamente Efraín Juárez quien en varios cotejos mostró seguridad robando balones y parecía afianzarse de un lugar en la oncena inicial, ayer estuvo limitado a tocar escasos balones participando intermitentemente en el triunfo de su escuadra, el Celtic, sobre el Inverness 1-0.

Así es amables lectores, ya saben a donde quiero llegar; pretendiendo que la boca se me haga chicharrón, esperemos que ésta no sea otra de tantas temporadas en donde el paso de los mexicanos por Europa sólo se vuelva anecdótico y no deje huella en la historia del Viejo Continente. Que fácil y que buenos son nuestros jugadores en el futbol mexicano o en los partidos amistosos previos a la temporada, pero por alguna cuestión que aún no logramos descifrar, poco a poco van siendo relegados al banquillo de sustituciones. Habrá que tener mucha paciencia y esperar el desarrollo de estos jóvenes.

Mañana Javier “Chicharito” Hernández tendrá una oportunidad de oro, en caso de brincar al rectángulo verde, de demostrar que el mexicano tiene carácter suficiente para convertirse en protagonista de equipos de primer nivel. Espero estar muy equivocado y que la siguiente jornada arroje mucho mejores resultados, pero al momento me quedo con un saborcito de un deja vu.

Me despido recordándoles seguir miscomentarios en www.twitter.com/tonoezquerra en donde también me mantengo al pendiente de todas sus opiniones.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas