Le llueve sobre mojado

Ya no sé si siento tristeza, pena ajena o risa del pobre Guille Franco quien cada que sale a la luz se lleva una gran cantidad de críticas de los aficionados al balompié.

Ya no sé si siento tristeza, pena ajena o risa del pobre Guille Franco quien cada que sale a la luz se lleva una gran cantidad de críticas de los aficionados al balompié. No sé hasta qué punto se estará arrepintiendo de haberse nacionalizado mexicano, que si bien lo hizo por gusto y cariño a nuestro país, también lo realizó por un interés laboral al poder aumentar su valor, perteneciendo a una Selección mundialista. ¿Por qué podría estar arrepentido? Porque vaya que le ha llovido desde su participación en la última justa mundialista. Es claro que su actuación vistiendo la camiseta verde en el Mundial de Sudáfrica fue realmente deplorable, pero en realidad habría que analizar hasta dónde fue víctima del ridículo desempeño de la escuadra nacional, comenzando por el técnico Javier Aguirre y algunos intereses ocultos que tal vez nunca conoceremos a ciencia cierta. Lo que es importante destacar es que Guille se esforzó por hacer un papel digno, el cual claramente no logró y hasta unas lágrimas en televisión nacional le costaron. Pero no es momento de hablar del pasado y revivir corajes que cada uno de nosotros ha tratado de guardar en un lugar lo suficientemente profundo como para acordarnos poco del tema. Después de ese tristísimo Mundial y como para echar limón a la herida, el Guille no renueva contrato con el West Ham United y se tiene que quedar alejado de las canchas durante seis meses. Ese periodo ya terminó y su carrera futbolística pasa por un punto de quiebre importante en donde será vital encontrar un equipo de calidad que le permita tener una activa participación, tratando de encontrar el nivel que muchas veces nos mostró. Algunas escuadras ya aclararon su nulo interés por sus servicios, como el América, pero la nueva polémica se crea por los que el mismo Guille descartó achacándole su negativa a temas ajenos al rectángulo verde. Hace unos días se proclamó en contra de jugar para cualquier equipo de la ciudad de Monterrey (específicamente Rayados) dada la inseguridad que acecha a la ciudad norteña en meses recientes. ¿Tiene razón? Creo que sí, y no me refiero a lo seguro o inseguro de la ciudad, sino a poder decidir de entre sus ofertas la que más convenga considerando el bienestar de su familia. Pobre Guille que muchas veces ha sido crucificado por medios y aficionados de una forma exagerada, como algunos que consideran que él no es nadie para hablar de la situación de una ciudad, cuando lo único que hace es fundamentar sus decisiones ante la gente del medio. No está comprobado el interés de Rayados por tenerlo entre sus filas, pero coincido con su forma de pensar anteponiendo el costo, beneficio y comodidad al momento de elegir la camiseta que vestirá. Si tuviera la oportunidad de platicar con él, le sugeriría responder al siguiente cuestionamiento del tema ya mencionado de la siguiente forma: Qué te importa, ya te avisaré con qué equipo firmé. Me despido invitándote a discutir vía twitter de éste u otros temas: @TonoEzquerra

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas