El fútbol español contra la ETA

Si algo ha destacado en esta última jornada futbolística en España ha sido el minuto de silencio que se ha guardado en algunos estadios para honrar la memoria del ex-ministro de Sanidad del...

Si algo ha destacado en esta última jornada futbolística en España ha sido el minuto de silencio que se ha guardado en algunos estadios para honrar la memoria del ex-ministro de Sanidad del Gobierno del P.S.O.E, Ernest Lluch asesinado por la banda terrorista ETA durante el transcurso de la semana. Por desgracia este hecho no es algo inhabitual, sino que barbarie de unos pocos frecuentemente acaban con la normalidad del pasar de la vida y por lo tanto del tiempo del deporte. Ernest Lluch era un seguidor reconocido del F.C Barcelona y a tanta llegaba su pasión por los colores blaugranas, que el año pasado un amigo suyo le preguntó el porqué había ido a ver el Barça-Atlético Madrid de Copa -a pesar de que se sabía que el equipo de la Ciudad Condal no jugaría ni un sólo minuto, según el técnico Louis Van Gaal por falta de efectivos- a lo que Lluch respondió algo parecido a: "precisamente por eso, cuándo podré volver asistir a un partido que no se va a jugar!". Con el Real Madrid en Tokio esperando poder disputar el próximo martes la Copa Intercontinental contra el conjunto argentino del Boca Juniors, la liga española ha dispersado sus puntos de atención en varios encuentros significativos. El Valencia en Mestalla ganó por dos a cero al equipo de Radomir Antic. Los "che" no quieren ceder su puesto de privilegio en la tabla clasificatoria y el Oviedo sigue negado ante el gol fuera de casa. Gaizka Mendieta fue sin duda uno de los principales protagonistas del partido, al errar un primer penalti en el minuto 7 de la primera parte y acertar con su segunda oportunidad en otra falsa máximo, esta vez a comienzos de la segunda parte. El gol del Kily González sentenció el match. Otro partido de interés máximo se disputó en Riazor. El derby gallego necesitó la magia de Dhaljminha para ganar el partido. Pero Irureta reservó al carioca hasta el minuto doce de la segunda parte. Con anterioridad un partido con morbo, nervios y en definitiva una fiesta del fútbol. El "Turú" Flores falló un pentalti que en ningún momento fue, pero la habilidad de Diego Tristán engañó al arbitro. Pero como dijo aquel: "la justicia se hizo" y el balón salió desviado por el palo izquierdo. En el Camp Nou se jugó el tercer partido en discordia. Un encuentro tosco y en muchas ocasiones aburrido, que denoto la falta de puntería de ambos equipos, demostrando el porqué los rojillos del Osasuna están en última posición y el Barça no ocupa puestos de cabeza. Serra Ferrer sigue perdiendo los papeles en cada partido y para el socio culé es imposible poder recordar una alineación de memoria, ya que el técnico mallorquín se niega a repetir alineación. En esta ocasión, Serra Ferrer se permitió el lujo de dejar en el banquillo a Rivaldo, Cocu, Petit, De la Peña, Carles Puyol y Alfonso, jugadores que en cualquier equipo serían titulares en el F.C. Barcelona calientan banquillo en el mejor de los casos o comen pipas en la grada como Dani y Gabri. Mientras tanto el que mejor se lo pasa es el filandés Jari Litmanen, otrora estrella del Ajax de Amsterdam, ahora se ha convertido en un mantenido de lujo, ya que a pesar de los 700 "kilos" que cobra por temporada desde comienzos de temporada es un descarte del técnico y no lo ha utilizado en ningún partido...¿Es eso lógico?. Yo estoy pensando muy seriamente en presentarme ante el técnico barcelonista y decirle que por 100 millones menos que Litmanen hago el mismo trabajo...¿aceptará?

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas