Cara, Cruz y canto de una misma moneda

Hace tan sólo unas semanas la vuelta de Luis Figo a Barcelona causó una agria polémica en el entorno futbolístico español. Para la mayoría de aficionados y seguidos del F.C Barcelona, su anterior...

Hace tan sólo unas semanas la vuelta de Luis Figo a Barcelona causó una agria polémica en el entorno futbolístico español. Para la mayoría de aficionados y seguidos del F.C Barcelona, su anterior club, la arribada de avión al aeropuerto barcelonés del Prat procedente de Madrid con la expedición blanca en su vientre era algo más que el inicio de un derby ante el rival deportivo...era la llegada del "traidor" a la ciudad que lo había acogido durante cinco temporadas. Para otros muchos culés el que Figo se hubiese ido al equipo de la capital de España no era ninguna contrariedad, ya que la vida profesional de un deportista es corta y ante la mejora económica era lógico que marcharse, quizás no al eterno rival, pero ya daba lo mismo. Meses atrás todo se había consumado y para otra porción de la hinchada blaugrana el portugués era sólo un nombre en la centenaria historia del Barça. En definitiva, un encuentro complicado que no sólo se jugó en el terreno de juego. En el otro lado, en el Real Madrid y como se debe suponer todo se veía bajo otro prisma. El recién elegido presidente le había quitado una pieza clave al equipo de la Ciudad Condal y eso a la mayoría de merengues, pese a las primeras dudas, les encantaba. Desde Madrid también se calentó el partido desde varias semanas antes. Se creó una especie de frente para apoyar a Figo y en un primer momento todo parecía salir a pedir de boca. Un jugador extraordinario, de una entrega única, que ahora se comenzaba a "descubrir" para los seguidores blancos, cuando para el resto del mundo hacía tiempo que se había convertido en un crack de muchos quilates. Algo similar le ocurrió danés Michael Laudrup, donde los pases magistrales sin mirar al balón, de los cuales sobre todo Romario se nutrió, tuvieron que darse en el feudo blanco para que todos lo elogiasen. ¡Así es la vida!. Una noche de miedo fue sin duda la que pasó Figo en el Camp Nou, viéndose todo empeorado por la derrota por 2-0 que sufrió el Real Madrid. Pancartas, gritos, botellas, mecheros, insultos...todos encaminados a una sola persona. El fútbol trascendió de simple deporte a un no sé qué que a casi nadie gustaba. Pero intentando sacar un lado positivo a todo, o mejor dicho, sacar excusas de donde se puede...se recurrió al "acoso" al luso para justificar un mal encuentro donde no sólo Figo pareció no estar en el campo, porque también jugaban diez más...teóricamente. Todo el mal trago pasó. Las jornadas se sucedieron. Victorias y derrotas. Pero la controversia, en muchos aspectos inherentes al fútbol, surgió de nuevo en la penúltima jornada liguera del milenio. El Real Madrid visitaba el actual campo del Real Club Esportiu Espanyol el pasado sábado 16 de Diciembre. Figo volví de nuevo a Barcelona. Sin embargo, la bienvenida fue diferente o por lo menos eso dicen. Los forofos del Barça siguen pensado igual del portugués. Pero en el Estadi Olimpic de Montjuic todo es diferente. No es ajeno para los seguidores futbolísticos, por otro lado incluso coherente, que los equipos de la capital catalana tienen ese punto de desencuentro entre sí. Se anima un poco más el espectáculo deportivo y los prepartidos. La anterior el equipo blaugrana endosó un 4-2 al Espanyol y todavía escocía a los "periquitos". Aún así la polémica provenía desde otro punto, aunque tampoco muy distante de los seguidores blanquiazules. Las peñas merengues en Barcelona pretendían hacer algo que llamase la atención y creo que lo lograron. Dos peñas concretamente tuvieron la idea de contrarrestar el "agravio" a Figo con algo que sirviese para mostrar su pleitesía al club blanco. Por ello pensaron, qué mejor que cuando el luso salga al campo en Montjuic se encuentre con una grata acogida a base de flores, concretamente de 5.000 claveles de color blanco...¡toda una alegoría!. Son formas diferentes de enfocar una situación similar. El actual diez blanco obsequió a sus seguidores con un hermoso gol de falta y mostró una vez más su profesionalidad. No soy nadie para desequilibrar la balanza en favor de una u otra iniciativa. Eso sí, toda la grandeza del fútbol se ha podido ver entorno a la figura de un controvertido (¡ahora!) jugador. Quizás sea una buena explicación para la interrogante que muchos se plantean...¿qué vemos en el fútbol?. En el fútbol nos vemos a nosotros mismos. La sociedad mundial de una u otra manera ve un notable reflejo de sí misma en el terreno de juego. Sólo hay que tratar de aplicar el espíritu primigenio de este deporte y nada más. Claro que si en vez de tirar mecheros, botellas, rollos de papel higiénico por un lado y de claveles por otro...tirasen billetes de diez mil pesetas al campo, seguramente algunos jugadores enfrentarían los partidos con otro talante, digamos, más alegre.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas