Árbitros, ¿necesarios en el fútbol?

Quizás por el siglo en que ya estamos, por encontrarnos de pleno en el teórico tercer milenio, esté el fútbol siendo juzgado precariamente. Juzgado desde dentro, desde el mismo rectángulo de juego...

Quizás por el siglo en que ya estamos, por encontrarnos de pleno en el teórico tercer milenio, esté el fútbol siendo juzgado precariamente. Juzgado desde dentro, desde el mismo rectángulo de juego por una serie de personas que en un alto porcentaje de casos no contribuyen en un ápice a un buen juego y mucho menos al tan olvidado juego limpio. No hay que hacer un extenso estudio, ni tan siquiera ver una gran cantidad de partidos para comprobar que la persona que debería implantar el orden y contribuir a que el fútbol no fuese otra cosa que espectáculo actúa de forma errónea. Quizás sea precisamente esa condición de "persona" la que haga que la mayoría de juicios emitidos no sean correctos y que difieran del espíritu inicial del reglamento de este deporte. Cuando las modernas tecnologías están introducidas en todos los campos de nuestra vida se hace casi incoherente que aún no se hayan aplicado de forma extensa y continuada dentro del arbitraje. ¿No estamos hartos de que un plácido partido se convierta en una batalla campal tras una expulsión incorrecta, un penalty que no lo era o una falta inexplicable?...seguramente la respuesta sea que sí. Que estamos hartos de tanto jaleo en el césped que no hace otra cosa que cortar las jugadas a cada instante y hace que el juego efectivo sea casi inexistente a lo largo de los noventa minutos. Y si para ello se pueden poner medios que nos ahorren ver insufribles partidos...¿por qué no hacerlo?. Y con esto no estoy afirmando que todos los árbitros sean lo que se dicen "malos", sino que el ojo humano no puede captar todo lo que se está dando a lo largo y ancho del campo de juego y menos aún cuando las fuerzas físicas se agotan. Los árbitros asistentes tampoco es que contribuyan a ser una ayuda a los árbitros principales, porque en uno de sus cometidos básicos, el "fuera de juego" suelen fallar más de lo que aciertan a la hora de levantar el banderín. Del cuarto árbitro mejor ya ni hablamos. Así que la solución es fácil y está en nuestras manos. No hay que inventar nada, porque de hecho todo está inventado. Eso si, el gasto económico para algunos equipos serían difícil de salvar, pero quizás la masificación en la utilización de técnica en el fútbol abarataría el coste de los materiales. Una buena red de cámaras podría ser el inicio de un arbitraje casi perfecto, donde nadie podría pasarse de listo y donde el árbitro podría preocuparse de aplicar bien el reglamento, ya que tendría una gama de posibilidades (imágenes, repeticiones, etc) que hasta ahora no las tiene y que facilitarían su labor. Una vez logrado ese punto se debería instar a la total profesionalización del estamento arbitral, ya que eso podría evitar cualquier suspicacia sobre la integridad de la persona que otrora vestía de riguroso luto. Si el fútbol es el deporte rey...¿por qué no utilizar en él todo lo que la modernidad nos ofrece para mejorarlo?. En otros deportes como en la NFL norteamericana, el uso de nuevas tecnologías es algo cotidiano y está comprobado que eso le hace ser al fútbol americano un deporte vistoso, donde el espectáculo está al orden del día y donde el equipo arbitral hace lo que tiene que hacer, quedando todos los ojos fijos sobre los jugadores y no sobre ellos. Quizás sea una utopía lo que planteo, pero no está mal soñar de vez en cuando con cosas que pueden hacer que uno disfrute más de un deporte, de su deporte.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas