Noche histórica del F.C. Barcelona

Lo que se vivió en la noche del sábado 3 de febrero del 2001 sobre el Camp Nou es historia. Los miles de aficionados que acudieron a ver fútbol se encontraron con la esencia del deporte rey. Goles...

Lo que se vivió en la noche del sábado 3 de febrero del 2001 sobre el Camp Nou es historia. Los miles de aficionados que acudieron a ver fútbol se encontraron con la esencia del deporte rey. Goles por doquier, buen juego, interrelación entre público y jugador, juego limpio y espectáculo de principio a fin...eso es lo que aconteció en la Ciudad Condal. En 103 años de la historia del Athletic de Bilbao la derrota más abultada se la ha inflingido el F.C. Barcelona. Cada uno puede ver lo sucedido desde su punto de vista. Pero la primera parte del Barça, con gol legal anulado incluido, con 6-0 ha sido simplemente magistral. Sólo había un equipo en el campo y vestía de azulgrana. Los que hacen sólo unas semanas afirmaban rotundamente que el Real Madrid era algo así como la reencarnación del dream-team de Cruyff por su extraordinaria segunda parte ante el Real Oviedo en el Santiago Bernabéu...quizás deberían mirarse los primeros 45 minutos del Barça ante el Bilbao. No hay que echarle más polémica al asunto. Un partido es un partido y nada más. De hecho no será la primera vez que un equipo golea en una jornada y a la siguiente ante un rival seguramente más débil pierde contundentemente. Para parecerse, aunque sea desde lejos, al gran Barcelona de los 90 se deben ganar muchos partidos, jugar muchos partidos bien...no seamos demagógicos y menos aún intentemos vender la moto a los aficionados de ambos equipos. Un resultado así puede servir para abalar las palabras de unos y para que caigan en el vacío los comentarios de otros, aunque no debería ser así. Ni el Barcelona era el mejor del mundo antes del Bilbao y sin ser futurólogo creo que tampoco lo será después, por lo menos en breve espacio de tiempo. Sólo el trabajo, los resultados y el buen hacer podrán ser la base de un equipo como este. Devastado después del huracán Van Gaal y de la demolición lenta, pero efectiva de la Era Núñez. El juego colectivo de un equipo con garra y ambición ha llevado al equipo blaugrana a hacer de un partido un taqui-gol continuo sobre la meta del portero La Fuente, que quizás hubiese preferido quedarse en el hotel que sufrir lo que ha sufrido (con intervenciones de calidad) bajo los palos. El juego de equipo se ha visto identificado en este partido con la figura de un Rivaldo sacrificado, luchador e hiperactivo. Todo un lujo de crack, al que sólo le ha faltado el gol. Algo parecido ocurría con Patrick Kluivert, que con jugadas de fantasía ha demostrado su calidad como futbolista, pero que su carencia cara gol le resta enteros para el que podría ser un delantero de otra galaxia. Los acertados ante el gol sin duda han sido Luis Enrique, Cocu y Abelardo. ¿Por qué no Overmars?, es sencillo. Si un día de estos, espero que pronto, el bueno de Marc Overmars estuviese acertado a la hora de meter la pelotita en la portería sería algo increíble, porque se convertiría en uno de los que encabezasen la tabla de goleadores. Pero no es así, quizás sea una utopía más y ante el Bilbao Overmars ha marcado su segundo gol en el Barcelona. Una pena. El árbitro, como casi siempre, no contribuyó al buen juego y cuando todo iba bien en el juego no se le ocurre otra cosa que anular un gol válido a Luis Enrique, que hubiese sido su cuarto, a instancias de su árbitro asistente, que entre otras cosas no tenía un pelo de tonto (porque iba pelado al cero). La suerte que tuvo el colegiado es que el resultado era tan aplastante que la jugada caerá en el olvido, pero un error de bulto así en un partido "normal" hubiese traído consecuencias nefastas para el desarrollo del encuentro porque hubiese instalado la polémica sin duda alguna en el césped. Me gustaría vivir más noches históricas, como la de aquella del 3 de febrero del 2001, donde los records (aunque sean negativos como en este caso) caigan bajo el peso del buen fútbol, que en definitiva eso es por lo que tanta gente está deseosa de ver el próximo partido, el próximo espectáculo.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas