¿Qué estamos esperando?

POR: JOSÉ ESCAMILLA

POR: JOSÉ ESCAMILLA Aprovechando la visita de Cuauhtémoc Blanco a nuestro país (si es que se le puede sacar algo de provecho), quisiera hablarles de la importancia que tiene la presencia de futbolistas nacionales en el extranjero. Mucho se ha dicho, mucho se ha criticado la manera en como “el temo” pasó al fútbol del viejo continente. Que si se fue regalado, que si el América no debió de haber aceptado, que si no se nos valora en el extranjero, etc... son cuestiones que, en este momento debemos hacer a un lado. Pongamos las cosas en orden, y vayamos paso a paso. México no es reconocido futbolisticamente en el balompié mundial, simplemente porque no se lo ha ganado. No hemos conseguido nada. Si queremos que esta situación cambie se debe de empezar a trabajar para ello... ¿Cómo? Fomentando la salida de nuestros jugadores al extranjero, apoyando con todo a aquellos que tienen las agallas suficientes para arriesgar lo que ya han conseguido, he inclusive aceptar alejarse de su familia con tal de triunfar fuera de nuestras fronteras. No es de enchílame esta olvidarlo todo y dejar atrás lo que se ha construido con esfuerzo y trabajo. ¿Usted dejaría su trabajo seguro, su casa, su coche, a su familia, para ir a probar suerte a otro país con un sueldo menor al que aquí percibía, y teniendo que empezar de nuevo el camino ya recorrido?...¿No? ya lo sabía,...¿Sí?, ¡si como no!, ¿Pues que esta esperando?. El proceso que llevó Rafa Márquez, o que pareciera está a punto de llevar Gerardo Torrado, no implican tantos riesgos, aunque si las mismas responsabilidades que el caso de Cuauhtémoc. Gerardo y Rafa, no dejaron casi nada aquí, son jóvenes, con mucho futuro y con muchas metas por alcanzar. Blanco es un consagrado que pone en juego muchísimas cosas con esta sabia y valiente decisión. Imagínese usted como presidente de una compañía... En la élite de los empresarios del país, sin ninguna preocupación económica, con un prestigio ganado a pulso, y con un futuro más que asegurado para usted y sus seres queridos... ¿Aceptaría irse a otro país como un empleado más de una empresa medianona y con un sueldo mucho menor al que ya tenía? Bueno pues en esa situación se encontraba el de Tlatilco, y déjeme decirle que tomó la decisión correcta. Sería ideal que nuestros futbolistas tuvieran oportunidades a racimos, cuando tienen 20, 21 ó 23 años como la tuvo Márquez. Desgraciadamente todavía no hemos hecho lo suficiente para encontrarnos en esa posición. Es momento de sembrar, de arriesgar. La cosecha vendrá más adelante como producto del esfuerzo, y como justo premio a todas esas incomodidades con las que se tuvo que lidiar al principio. Si Cuauhtémoc se hubiera puesto sus moños, nunca hubiera salido, y seguiríamos estancados, atorados en la exCONCACAF (no hemos salido, pero estamos en el camino correcto). Hay que dar el primer paso, no importa si es chiquito o grandote, no importa si es titubeante en un principio, el chiste es darlo, después, las cosas caerán por su propio peso. Yo estoy seguro que en este momento, Galindo, Ramón Ramírez, Claudio Suarez, y compañía se dan de topes, y hubieran preferido arriesgar un poquito. Ven a Torrado que no lleva más de un año en primera división a punto de enrolarse con un equipo importante, en la liga que vio nacer a Figo, conociendo otra cultura y siendo entrenado nada más y nada menos que por un extécnico del Madrid. ¡Imagínense lo que no irá a aprender! P.D. Ojalá y Torrado logre colocarse en el Benfica, que mucho nos ayudaría tener a un tercer mexicano en Europa. Esto va abriendo brecha para que la gente del Atlas salga, para que Abundis se anime, para que el futbolista nacional se de cuenta de que vale la pena arriesgar.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas