¡América – Chivas, de risa!

POR: JOSÉ ESCAMILLA

POR: JOSÉ ESCAMILLA Después de ver como unas alicaídas chivas le pegaron un soberano baile a unas aguiluchas que ya ni para caldo se antojan, me gustaría analizar varias cosas que desgraciadamente están modificando el curso de este histórico encuentro. El devaluado Chivas – América, al que cada vez le queda más grande el azteca, parece estar envuelto en esta cultura contemporánea de la bulimia. Cada día más light. Ya ni rivalidad existe entre estos dos equipos, que lejos de ser antagónicos parece que llevan historias paralelas y más unidas con el paso del tiempo. Tener que regalar 20 mil entradas para que la gente asista al supuesto partido más esperado de la temporada es una vergüenza, pero regalar esos 20 mil boletos, y que ni así se llene un estadio que en otros años era insuficiente, es una mentada de madre. Pero, ¿que podemos esperar de un partido entre un equipo que está próximo a cumplir once largos años sin siquiera llegar a una final, y que lo único que ha tenido bueno en mas de una década ha sido a Cuauhtémoc Blanco, y otro que desde hace tres años o mas lo están desmantelando con tal de sacar el mayor balance económico de un trato lucrativo, y poco deportivo?... Me parece mas que lógico que este encuentro lo vean mas por morbo (a ver quien es mas malo) que por disfrutar de un buen juego de futbol. Chivas ganó, y ganó bien, pero de esto a que ya sean un buen equipo de futbol estamos muy lejos. Con todo el respeto que me merecen todos los jugadores del otrora rebaño sagrado, me parece que este conjunto bien podría ser el equipo de la reserva profesional que todavía hace algunos años tenía partidos preliminares antes que el cuadro estelar saltara al terreno de juego. Sólo Oswaldo, Coyote, El Chima, y Galindo, son jugadores dignos de portar una camiseta como la del Guadalajara. El Gusano, y Del Angel en otra época hubieran sido buenos suplentes para un caso de emergencia y nada más. Que me perdonen todos los demás, pero no tienen los logros suficientes para estar ahí, o de plano ya están en decadencia. El América esta todavía peor. Tira su dinero a lo imbécil, y aun así son la decepción más grande del torneo, año tras año (las Chivas por lo menos no pierden lana). Los de coapa, son la ilustración con patas del dicho popular que dice: “dime de que presumes y te diré de que careces”. Se han cansado de desmantelar, al Necaxa, a las Chivas, y de jalarse a algunos Pumas, y lo único que han logrado es convertir a buenos futbolistas, en vedettes mediocres como lo es el resto de su plantilla. Pero no se conforman con deshacer futbolistas, también son especialistas en hacer pedazos a sus técnicos. ¿Dígame usted si Falcao, Lavolpe, o Bielsa, son nombres reconocidos en el mundo futbolístico por su capacidad? Bueno, ni David Copperfield, hubiera encontrado la fórmula para volverlos técnicos sin chiste, y el América lo logró... ¡Increíble! Como se extrañan esos clásicos en los que de verdad se odiaban deportivamente. Tena por un lado y Quirarte en el otro. Que pena para nuestro futbol, que necesita de esta rivalidad, que pena inclusive para los aficionados que ni somos chivas ni somos águilas. Esperemos que algún día estos dos equipos que fueron dos grandes de nuestro balompié nos vuelvan a brindar tardes vibrantes, llenas de pasión, y gloria, de odio y de honor, de valentía y calidad... Hoy, hoy están a años luz. No me queda mas que desearle suerte a Gonzalo Farfán que no llegará al final de esta semana como técnico azulcrema. Le darán un cargo honorario en el club, y esperaremos a ver ahora a quien traen. Yo ya no sabría si felicitarlo o darle el pésame por adelantado. escamilla@mediotiempo.com

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas