Gonzo, ¡eres un imbécil!

Por: José Escamilla

Por: José Escamilla El diccionario dice que un imbécil es aquel que es poco inteligente. Un idiota es una persona poco inteligente e ignorante, cualquiera de estos dos adjetivos definen a la perfección, a Luis Ignacio González volante creativo de los Pumas de la UNAM. No se quien esté detrás de esta nueva ideología del “universitario”, seguramente alguien que está mas preocupado por llevarse unos “verdes” que por el futuro deportivo de este imberbe agigantado. Es increíble que hable de un ciclo cumplido cuando no tiene mas que abrir unos cuantos libros, y leer historias como las de Claudio Suarez, Olalde y García Aspe, o platicar con alguno de sus compañeros como Israel López para entender lo que es verdaderamente un ciclo. Cuando este compacto jugador empezaba, me impresionó su manera de conducir el balón, la visión de campo, su llegada a gol, y el olfato para intuir casi todo lo que sucedía en la cancha. Como futbolista fue creciendo, hasta convertirse en el peso específico de la media auriazul, sin embargo, como hombre se estancó. La relación entre su crecimiento futbolístico y mental simplemente no existe. Alguna vez platicando con la gente de Univisión me preguntaban acerca del Gonzo, mi respuesta fue muy clara: - es un tipo con cualidades futbolísticas impresionantes, pero le falta algo imprescindible para triunfar, algo que le sobra a Joaquín Beltrán: carácter, confianza, temple. – Ojalá y me equivoque pero si alguien no lo pone en su lugar, ese don que tiene para “pambolear” se irá a la basura, no pasará de jugaditas sin trascendencia, hará la grande en partidos chicos, pero en los partidos y situaciones que marcan y construyen a los grandes se quedará chiquito. ¿Qué pasó con Pedro Pineda por ejemplo?, Un tipo con facultades de sobra que no tuvo la fortuna de salir de las huestes de la UNAM y que nunca salió de la mediocridad. El mismo Jesús Olalde, adquirió ese anhelado carácter hasta hace dos temporadas, si hubiera salido del equipo felino antes de esto, sin duda, hubiera terminado olvidado en un rincón como la muñeca fea. A este joven, lo mejor que le puede pasar es quedarse en la escuadra del pedregal y esperar a que le toque el momento de caer del árbol. El consejo de Mejía Barón, y la guía de Miguel España le pueden hacer bien. Javier Jiménez Espriú, es un hombre que no sabe nada de futbol, pero no es ningún imbécil y sabrá cuando el momento ha llegado. Debe entender que gracias a Pumas, está donde está, que en cualquiera de los equipos a los que pretende emigrar no habría ni debutado, ahora le toca a él devolver lo que se le ha brindado. Si su intención es llegar al extranjero, (cuando el momento llegue), no encontrará mayores facilidades en ningún otro equipo, si se va vendido por 2 o 3 millones de dólares a un conjunto nacional, cuando el gonzo busque volar, la inversión habrá que recuperar. Estoy seguro que además de ganar mas dinero, a Luis Ignacio le interesa lo futbolístico: tener mayor proyección, crecer como jugador, llegar a ser titular en la selección, etc... Bueno pues mi querido Gonzo, déjame decirte que los que hablan contigo solo están quedándose en lo económico, porque si les interesara tu desarrollo como profesional de este deporte, te dirían que todavía no debes de salir de Pumas. Jesús Mendoza seguramente gana mucho mas que tu, pero no juega ni la tercera parte de los minutos que tú estas sobre el césped, Emilio Mora, no tendrá problemas económicos, pero va a salir de Cruz Azul antes de que se convierta en titular, bueno pero para que ir tan lejos, Braulio Luna que ya era titular en Pumas cuando tu todavía gateabas, hoy, alinea menos que tu. El equipo de la universidad nacional siempre se ha distinguido por ser una cantera importante de nuestro balompié, grandes futbolistas han pasado por la institución, pero existe una característica que diferencía a los grandes jugadores de los demás, a los que han destacado de los que nunca lo harán: hay jugadores de futbol y hay hombres de futbol, y la universidad busca que los miembros de su familia crezcan en todos los aspectos y sean hombres de futbol... Hoy, mi estimado Luis Ignacio González, no eres mas que un buen jugador de futbol. escamilla@mediotiempo.com

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas