¡A aguantar candela!

POR: JOSÉ ESCAMILLA

POR: JOSÉ ESCAMILLA Terminó el gélido encuentro y la selección azteca, una de dos, o regresará a nuestro país más muda que nunca (no sé si entumidos por el frío, por capricho, o por que se ha cumplido la profecía de la prensa y han comprobado que el maleficio futbolístico no era exclusivo de los encuentros amistosos), o tratará de ser lo más amigable y parlanchina posible como buscando alivianar la pesadísima carga que traen sobre los hombros. No sé cuál será la actitud que asuman, pero lo que sí les puedo asegurar es que el panorama pinta negro, muy negro. Si deciden callar no harán mas que acumularle mas presión a esta olla, que, de seguir así, tarde o temprano tendrá que explotar porque la prensa no los bajará de caprichosos, de poco profesionales y de irresponsables. Si deciden hablar, el periodismo nacional será más molesto que una ladilla con spikes, porque indignados, pondrán una y otra vez el dedo en la llaga, buscando con insistencia, con ironía, y hasta con saña, que los tricolores acepten su equivocación. Existe un viejo refrán que dice “si no puedes con el enemigo, únetele”, y me parece que sería la mejor opción para los de verde. Aguantar las fuertes críticas, (algunas tendenciosas), y tragarse esa “dignidad” mal asimilada será complicado, pero puede ser una salida muy sana a toda la tensión que los rodea, buscar una reconciliación es más inteligente que echarle leña al fuego y encontrar a un serio detractor en tu propia casa. Sigue Brasil, y aunque es un partido de preparación puede ser un peligroso detonante en caso de un mal resultado. Si se vuelve a perder y el ambiente futbolero nacional sigue igual o más complicado de lo que ya está, será el acabose, si se gana, no será suficiente y no habrá pasado nada porque lo importante son los puntos que nos llevarán al mundial de 2002. ¡Dejémonos de caprichitos tarugos, y unámonos buscando un mismo fin! Será más fácil salir de esta si cada quien acepta sus errores, y todos jalamos para el mismo lado. Señores futbolistas, pongan sus millonarios pies sobre la tierra, y abran bien los ojos, no se han dando cuenta que el que se está jugando el pellejo es Enrique Meza, no ustedes, y que un mal resultado el día 7 en el Jalisco, combinado con una “ayudadita” de los medios, podría provocar la salida de un hombre que no juega físicamente dentro del campo, pero que se la rifa por ustedes, y que ha trabajado toda su vida para alcanzar lo que hoy se le está escurriendo entre los dedos. No seamos inmaduros e insensatos, y olvidémonos de intereses personales buscando el bien del futbol mexicano. Tendrán que afrontar a la opinión pública, tendrán que aceptar lo que todo mundo ve y lo que ustedes no quieren ver. No es el momento de Campos, es el momento de Oswaldo. La selección no es lugar para Rangel, Omar Blanco, Víctor Ruíz o Chima; es lugar para Torrado, Osorno, Ramón, o De Nigris. Gente nueva, gente joven, y sobre todo, gente con carácter. escamilla@mediotiempo.com

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas