Estamos Jodidos

POR: JOSÉ ESCAMILLA

POR: JOSÉ ESCAMILLA ¡Increíble! No existe otra palabra para explicar lo que pasa en nuestro futbol. Tal vez debiéramos escribir a uno de estos programas de “Increíble pero cierto”, o a “Casos de la vida real” y contar nuestra triste historia, porque de verdad es insólito y hasta surrealista lo que sólo puede llegar a suceder en México. El folklore mexicano es único e irrepetible. Vivimos en una de las ciudades más peligrosas del mundo, en donde la impunidad y el soborno son cosa de todos los días. Contamos con millones de compatriotas en extrema pobreza, respiramos mas “imecas” que nadie en el orbe, y un gobernador que ni siquiera sabe hablar, se preocupa porque su “reloj biológico”, y el de sus amigos, se va a desajustar por el simple hecho de moverle una hora a su “palm” como lo hace el resto de la humanidad sin consecuencia alguna. Pero llega el momento de olvidarnos de todas estas incoherencias y buscamos una salida a nuestra problemática cotidianeidad en el deporte nacional. Pero ¡oh sorpresa!, el futbol está igual o peor. El modernísimo centro Pegaso ha sido atacado por una plaga de ratones que le comió la lengua a los otros ratones, los verdes; La sub-20 es eliminada del mundial de la especialidad por equipos plagados de jugadores que dedican la mayoría de su tiempo a jugar futbol ¡en el recreo! entre la clase de matemáticas y física; El Pachuca y el Toluca acaban de hacer un papelón ante equipos de “menor jerarquía”, y fueron eliminados del mundial de clubes; La prometedora selección preolímpica no pudo sacudirse el “pre” y nunca pasó de la promesa; El Cruz Azul pone en alto el nombre del futbol azteca en la Libertadores, con mas del cincuenta porciento de material extranjero en su oncena titular; y para acabarla de joder, nuestros directivos se han vuelto locos. La gente de pantalón largo, esa que debiera guiar, planear, dirigir y comandar al resto de las personas que componen nuestro aztecalcio, decide que es momento de hacer su entrada triunfal a la escena de la tragedia. Primero proponen 20 equipos en primera división como si no nos costara mantener cierto nivel futbolístico y financiero con 18 equipos. Luego aprueban que esta modificación se haga de manera gradual, ¡pero empezando en este mismo torneo! También definen que después de jugar una promoción entre dos candidatos a la nueva plaza, el ganador, o en su defecto algún otro millonario, debe abonar la módica suma de cinco millones de dólares para repartirlos a los que ya estaban jugando, como cuando en la primaria el último que llegaba era el torito. Y para cerrar con broche de oro, y como final de película de hollywood, todos los presidentes de clubes se convierten en seleccionadores nacionales, y de ahora en adelante asesorarán a Enrique Meza!!! Pero, ¡esperen! ¡no se levanten de sus asientos! recuerden que en toda película gringa, el muerto bien muerto se levanta al final... ¡¡¡SI!!! Dan a conocer el nombre del nuevo secretario general de la federación. Aquel que no sería parte de ningún grupo, que no debiera haber estado ligado al futbol, y que tendría un gran currículum importante que lo respaldara, resulta ser el señor Pasquel. Un aduanero que trabajó con Alejandro Orvañanos en la femexfut, y que pertenece al grupo de Alejandro Burillo dueño del Irapuato, y del Atlante. ¡ESTAMOS JODIDOS! Si los directivos mexicanos, que son la cabeza, piensan y actúan de esta manera, imagínese usted, mi querido lector, ¿cómo estarán los de abajo? escamilla@mediotiempo.com

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas