¿Serán los Pumas?

Guillermo Vázquez, que como Lázaro se levantó de las cenizas después de la final que perdió con Cruz Azul frente al América.

Guillermo Vázquez Herrera, que como Lázaro se levantó de las cenizas después de la final que perdió con Cruz Azul frente al América aquel 26 de mayo del 2013, fecha que seguro quedará guardada en la memoria de muchos a los que nos gusta el fútbol, y de la cual me costó mucho trabajo reponerme aunque me imagino que al técnico más. Dentro de ese repunte, Vázquez Herrera se lleva entre los brazos a los Pumas de la Universidad, que venían arrastrando el prestigio los últimos torneos debido -entre otras cosas-, a las malas decisiones de la directiva, encabezada por el Ingeniero Jorge Borja Navarrete, que después de la era Mahbub no ha parado de dar tumbos.

Con la llegada de Antonio Sancho a la Directiva universitaria, el equipo empezó a tomar forma, una mejor elección en los refuerzos le dio estabilidad a todo lo que sucedía en el cuadro del Pedregal, aunque esto tampoco suponía una tarea difícil, después de las pésimas gestiones de Alberto García Aspe y de la segunda etapa del Doctor Mario Trejo-Hoy el equipo se encuentra en primer lugar de la Tabla General, en primer lugar de goles anotados, la segunda mejor defensa, y han logrado armar un equipo con experiencia que ha sabido manejar la presión, a pesar de que esto se contraponga a la tradición universitaria de trabajar con jóvenes de la cantera, que es aquí donde se van a encontrar con un problema a corto plazo.

Si repasamos las alineaciones de Pumas, y revisamos los elementos que salen a la banca, existe al día de hoy poca participación de jóvenes canteranos en los encuentros de los universitarios, pues como ya se comentó anteriormente, el equipo hoy cuenta con elementos de experiencia que rebasan los 30 años y existe un gran hueco generacional entre los titulares y las siguientes camadas que deben ocupar esos puestos. Si bien es cierto, Pumas ha debutado a varios jóvenes este torneo, pero no han tenido la debida continuidad, adicional a que quedaron eliminados en la Copa, de manera que por lo resta del siguiente torneo, será difícil que los volvamos a ver.

En consecuencia, Pumas se encuentra hoy frente a una de sus últimas oportunidades con esta generación de jugadores de conseguir un título, lo que para Memo significaría quitarse una espina muy profunda. Después de la final perdida con Cruz Azul y para varios jugadores del cuadro universitario, sería redondear con esto su carrera, y dar paso a las siguientes generaciones que están ávidas de oportunidades en la liga, una vez que Pumas ha olvidado el tema del descenso.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas