México-Estados Unidos, la hora de la verdad

POR: JULIO LIRA

POR: JULIO LIRA Ha comenzado la cuenta regresiva hacia la eliminatoria para el Mundial Corea. Japón 2002, y está en vísperas el primer partido de dicha eliminatoria, precisamente contra nuestros vecinos del norte, en un proceso de nuestra Selección Nacional, que en la era de Enrique Meza, ha estado cargado de situaciones controvertidas, que han tenido como colofón un divorcio, entre prensa y jugadores integrantes del representativo, propiciado por los propios jugadores. Al respecto, vale decir que ante los malos resultados en partidos de preparación, un sector considerable de la prensa Mexicana, ha dirigido duros ataques en contra de los jugadores que han intervenido en el proceso y en contra del propio Director Técnico, acusándolos, en el menor de los casos, a los primeros de falta de mentalidad ganadora y al segundo de un equivocado planteamiento táctico, de mano blanda en la conducción del plantel e incluso, de ser un técnico limitado, cuyos éxitos tienen limite hacia el torneo local y no en el nivel de Selecciones Nacionales. Enrique Meza, en una actitud que siempre le ha caracterizado, de ecuanimidad, ha afrontado el temporal, señalando que los resultados de los partidos de preparación no tienen relevancia, en tanto sirven para corregir planteamientos y encontrar la alineación ideal para enfrentar la eliminatoria. En el caso de los jugadores, apuntábamos antes, vuelve a surgir el argumento de señalar que el deportista Mexicano, y en especial el futbolista, carece de la actitud suficiente para superar los obstáculos de mediano a alto nivel de competencia, con el agregado de introducirse, por parte de un periodista de Los Ángeles, California, un episodio no comprobado, de una supuesta juerga en la que habrían participado jugadores de la Selección en la víspera de un partido de preparación, lo cual, para los integrantes del equipo fue la gota que derramó el vaso y provocó su decisión de no conceder entrevistas a medios informativos, argumentando la introducción en la vida privada de los citados futbolistas. El clima previo, en si resulta denso, y en esto, tiene que ver la polarización de actitudes que mucho han dañado el fútbol Mexicano, pues mientras la actitud de ese sector de la prensa se ha endurecido en las criticas hasta extremos injustificables como colocarles adjetivos o sobrenombres dignos de delincuentes por los resultados pésimos, también es cierto que los jugadores, personajes públicos no han sabido asumir una postura de madurez ante las críticas, y el argumento asumido de penetración en su vida privada no parece ser valido, habida cuenta que el episodio referido no invadía precisamente la privacidad de los futbolistas y ciertamente, de ser cierto, repercutiría en el rendimiento deportivo de los mismos. Entonces, como debe haber mesura en la crítica emitida por el gremio periodístico, dejando a un lado los calificativos infamantes, y un sentido objetivo que explique el desenvolvimiento táctico, técnico y de actitud de los jugadores, también el jugador, ése elemento humano que a veces ha sido incluso cuestionado de no tener mas virtud de saberle pegar bien a una pelota (virtud que todos los amantes del fútbol siempre quisimos tener), debe de saber enfrentar aun la crítica mordaz, con aplomo y categoría, en el entendido que sur reacción excesiva de hacer mutis ante los cuestionamientos de los reporteros, incide, no solo en imponer un castigo a quien es el primer destinatario de su silencio, sino en la privación de la información hacia quienes va dirigida su actuación, en general, EL AFICIONADO. En fin, lo cierto es que el inicio de la eliminatoria se aproxima y está en puerta el compromiso contra la Selección Estadounidense y nadie puede negar que del resultado depende en mucho la distensión o encono de la relación entre las partes involucradas, que ha trascendido a la afición, pues sabido es que Parte de ése sector de la prensa forma opinión contraria a la actitud asumida por los seleccionados y por otra parte existen seguidores que justifican la citada actitud, de tal modo que igualmente, se ha polarizado en el público, el tomar partido hacia uno u otro bando, pero si el resultado es positivo, seguramente se olvidarán, en gran parte, los resquemores y aspectos negativos de la tortuosa relación. En lo futbolístico, Enrique Meza ha mencionado que la intención del equipo, será mantener primordialmente la característica ofensiva, porque esa es la forma de juego que conocen y no pueden cambiar de la noche a la mañana. Sin querer hacer de técnico, me parece que es correcto por parte del entrenador, sostener su sentido futbolístico, sin embargo el enfrentamiento estará plagado de condiciones especiales que me parece, deberá asumir el equipo una actitud conservadora en un principio, habida cuenta que el equipo Estadounidense saldrá mas que motivado a enfrentar a su mas acérrimo rival. En efecto, se sabe que existe en el equipo Norteamericano, un especial sentimiento o mas bien resentimiento deportivo, en contra de nuestro equipo, porque aun cuando los resultados últimos les son favorables, en materia de eliminatorias o competencias importantes, aún es grande el saldo a favor del equipo Mexicano, lo cual hará, que en su cancha, desde el inicio se lancen con todo a la consecución de un gol que, como dice Miloc, se convierta en el táctico del partido, de tal modo, que considero, habrán de pasar 25 o 30 minutos del encuentro para permitir la incorporación de laterales al ataque, en forma mas o menos constante, por ejemplo. Parecería también importante la colocación de puntas con características de velocidad, verbigracia Luis Hernández y Francisco Palencia y al respecto, resulta cuestionable la exclusión de un delantero de las condiciones de Daniel Osorno, que además de pasar por un gran momento, es el único delantero de perfil natural zurdo que quedaba después de la lesión de José Manuel Abundis. Así las cosas, aún con las exacerbadas críticas que se han dirigido, y los resultados pésimos (antes se acusaba a la Selección de ser campeón mundial de los juegos amistosos), tengo confianza en la consecución de un resultado positivo, que mueva nuevamente a la afición a la entrega incondicional con su equipo, y reitere la calidad de buen técnico de Enrique Meza, después de todo el que es perico donde quiera es verde.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas