La confianza en el futbolista mexicano

Por: Julio César Lira

Por: Julio César Lira En el articulo anterior, referente a la participación del Cruz Azul en la copa Libertadores de América, me referí a la poca o escasa confianza que a veces se le tiene al futbolista Mexicano. Conviene anotar que la crítica, no era con el animo de denostar en forma general a ésa institución, ni demeritar sus logros deportivos, que en alguna época fueron continuos y dignos de elogio; sí en cambio, apuntaba la falta de congruencia entre el anuncio de disminución de extranjeros en el plantel y la posterior decisión de jugar con seis y hasta siete extranjeros en la citada copa. Cuando escribo éstas líneas, he conocido el resultado del último partido de la llamada maquina celeste ante Sao Caetano, y desde luego me congratulo por el triunfo del equipo Mexicano, como lo he hecho cuando el América o el Atlas han obtenido buenos resultados en la propia copa Sudamericana, aun cuando en muchas ocasiones no he estado de acuerdo con muchas decisiones del equipo de coapa, y más me congratulo qué este triunfo del cuadro Cruzazulino haya sido con participación de mayoría de Mexicanos, aun cuando hubiera sido obligado por las circunstancias de lesión de su central Peruano. Lo cierto es que siempre he pugnado en la creencia de la calidad del futbolista Mexicano, tan vilipendiado últimamente, e incluso hay gente que se atreve a decir que no solo en el ámbito deportivo, sino en lo general, el Mexicano tiene la característica de poca o nula mentalidad en el desempeño de su respectiva actividad, lo cual me parece francamente un insulto para millones y millones de Mexicanos que día realizan un esfuerzo honesto para hacer su respectiva labor de la mejor manera posible. Volviendo al tema medular, me parece que el jugador Mexicano, profesional, en si, tiene el suficiente mérito de haber sobresalido en un nivel de competición exigente, en un deporte de gran popularidad y de atención pública enorme. jugar a nivel de primera división o de las divisiones inferiores, en la época actual, con la necesidad de un despliegue físico y técnico, sobresalientes , lo hacen al jugador, notable. Ahora bien, también estoy de acuerdo que a veces al jugador Mexicano, en muchos casos, le hace falta la madurez o preparación cultural para asumir el rol de personaje público, con actitudes negativas como el famoso veto a la prensa de no conceder entrevistas, cuando el perjudicado final de su actitud el es aficionado, que es el interesado en conocer lo que pasa en el seno del representativo nacional, sin embargo , también hay que apuntar que, afortunadamente, ya es más común, encontrar futbolistas, que alternativamente, cuenten con una preparación académica, incluso profesional. También sigo creyendo que salvo casos excepcionales, el jugador profesional sale siempre, en cada partido, a rendir al máximo, basándome en lo expuesto anteriormente, del alto nivel de exigencia que representa la competencia actual, por más que a veces, el fútbol desplegado se vuelva poco vistoso, al enfrascarse los equipos en un peloteo en media cancha, derivado de la posición táctica ordenada por los entrenadores. No estoy de acuerdo, tampoco que exista una profunda crisis en el fútbol Mexicano, que si bien es cierto que la ausencia de resultados positivos del representativo Nacional así lo hacen presumir, me parece, que ésta tendencia se va a revertir a partir del domingo próximo en el partido contra Jamaica, en el que el aspecto emocional aunado al correcto manejo del buen entrenador que es Enrique Meza y al mejor trato del balón, por parte del equipo Mexicano. Algo que me parece incongruente, deriva del hecho que el futbolista Mexicano, en activo se queja mucho de la preferencia que se da en la contratación de futbolistas foráneos, y entonces cuando se convierte en técnico, suele recurrir a ése recurso fácil de permitir la contratación al máximo de extranjeros permitidos, con el fin de asegurar su trabajo, sin que en muchos casos, la excesiva contratación de extranjeros se justifique, sin significar esto un ataque indiscriminado contra los técnicos Mexicanos, que también han demostrado su valía, sobre todo, en los últimos torneos cortos. No hay nada de xenofobia de mi parte en cuanto a la contratación de foráneos, sabido es que ha habido jugadores de otra nacionalidad que han regado y siguen regando con talento los campos Mexicanos, pero ¿por qué no darle más oportunidad a nuestros compatriotas?, ya América y Pachuca, aunque obligadamente, demostraron que cuando necesitaron echar mano de gente de la cantera, los chicos respondieron positivamente y tampoco se trata de decir que solo sean jóvenes los que integren los planteles de los equipos, pues tengo un gran respeto por gente como Marcelino Bernal, que siendo un jugador de gran veteranía, sigue gastando energías y talento como un chamaco que empezara. Sigue preocupando, por ejemplo, porque ya no se acude con Selecciones menores a los torneos de nuevos valores como Toulon, Viareggio o copa Dallas, por más que ocasionalmente lo hagan algunos equipos, esto sin contar el terrible olvido del sector amateur, que tantas satisfacciones nos dio con los Equipos Nacionales que en un tiempo paró. Con todo lo que se ha dejado de hacer, creo que debemos dejar de denostarnos a nosotros mismos, y en el caso particular a nuestros futbolistas, es fácil destruir y subirse al carro de la amargura, trinar contra el futbolista nativo, llamándole vividor y otras lindezas, que nada tienen que ver con la realidad, decir que son unos privilegiados por el salario que ganan, cuando lo cierto es, que solo una elite del gremio es quien recibe altas remuneraciones. El domingo, desde el estadio, desde el televisor, el radio, donde sea, seamos como un solo ”torcedor”, por nuestra Selección, dignifiquemos día a día nuestra calidad de aficionados, no soy un palero de Televisa ni de Televisión Azteca, que en mucho tratan de llevar agua a su particular molino, ¡no!, cuando acepte la invitación para exponer mis humildes conceptos en éste espacio, lo hice con la certeza y convicción de respeto a mi verdad, esa que me ha animado y me seguirá animando a seguir creyendo en mi País y en sus habitantes honestos, en éste caso, nuestros futbolistas.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas