La Selección después de la tempestad

Por: JULIO CÉSAR LIRA

Por: JULIO CÉSAR LIRA Esperé que pasaran unas horas para poder asimilar objetivamente la actuación de la Selección Nacional, pues el sentimiento primario es el del dolor de la derrota e inmerso a él, se pueden decir muchas barbaridades, la mayoría de las cuales no se ajusta a la realidad de lo ocurrido en la cancha de Columbus. De inicio, me sorprendió la disposición táctica mostrada por los jugadores Mexicanos, quienes también sorprendieron a la oncena Estadounidense al practicar el achique desde el propio terreno del rival, cayendo éste en un desconcierto tal, que incluso no eran capaces de ligar tres pases consecutivos, en cambio, nuestros seleccionados, habían logrado maniatar de tal manera al cuadro Estadounidense, que practicando un fútbol de pases cortos a ras de piso, tenían el control del partido y posesión del balón por mayor tiempo, con el inconveniente, que al achicar desde la zona del rival se corre el riesgo del pelotazo largo en tanto no se tiene el suficiente cuidado de resguardar la propia zona baja con hombres veloces y/o bien ubicados. El mismo planteamiento táctico había sido utilizado contra nuestra Selección por La Selección Argentina en partido jugado en territorio Norteamericano. El buen desempeño del representativo Nacional, en mi humilde concepto, hacía presagiar un resultado favorable e incluso una posible victoria pero aun no acababa de acomodarse el público del estadio Crew, cuando en el mas simple recurso del pelotazo adelantado, sin que uno pudiera descifrar si haya sido estrategia del técnico Americano, le ganaron increíblemente la espalda a la defensa formada en la famosa línea de cinco, y Jorge Campos en una pelota dividida, me parece, no salió con la decisión necesaria para conservar el balón y ahí se escribió la historia del primer gol contrario, en una responsabilidad compartida entre defensas y portero, por mas que muchos le carguen la mano a éste último. Entonces, como dice la frase acuñada por Carlos Miloc (del cual no soy partidario, pero en la frase tiene razón), el gol se convirtió en el táctico del partido, nuestros vecinos se dedicaron a simplemente defenderse, reconociendo que lo hicieron con atingencia y orden, quizá entonces la desesperación del gol de vestidor y el incesante envío de centros altos que por ejemplo nunca rebasaron al defensa Agoos, no parecían ser a lo mas indicado y cuando entró gente de desborde como Arellano y Zepeda, aquellos estaban tan crecidos y escalonados que resultaron infructuosos los intentos, el segundo gol, simplemente, fue el colofón de un ataque impotente y desordenado que la desesperación había producido. En cambio, soy de la idea que son totalmente injustas las críticas relativas a la actitud de los jugadores en el partido, si bien algunos dicen que esto se debe dar por descontado, lo cierto es que nadie puede negar, con objetividad que existió una voluntad férrea de ganar y disposición táctica, en lo que además, considero, que el planteamiento táctico fue el adecuado, pero como dice Menotti, los sistemas son exitosos en la medida que los jugadores los ejecutan en el campo y aquí un descuido, fue el que dio rumbo al partido y nulificó lo que se había realizado con éxito hasta entonces. Lo anterior no significa que no deban hacerse cambios o adiciones en el grupo, en lo cual no coincido con Meza, pues los errores en zaga, por lo menos, hacen pensar que en una línea de cinco, la que fue vulnerada por un pelotazo, deben existir deficiencias que al fin y al cabo costaron el partido y en medio campo y ataque, sin grandes cambios, si le vendrían bien las incorporaciones de los ausentes del Atlas, Juan Pablo Rodríguez y Daniel Osorno. No estoy de acuerdo ni nunca estaré con los ataques indiscriminados de un sector de la prensa, que en un afán de venganza derivado del famoso veto a los medios por parte de los jugadores, utilizaron incluso encabezados como el aparecido en un diario de circulación nacional que reza “los Seleccionados vetados para el futbol”, en una clara alusión a dicho veto, que deja traslucir que incluso esperaban el resultado adverso para dejar escapar esos comentarios tan acres y de coraje personal, que nada tienen que ver con lo sucedido ayer, mucho menos con la actitud de las televisoras, tan interesada una, en que no se apruebe el aumento de equipos en la primera nacional (usando de escudo la derrota para atacar ésta rubro y en la diversa televisora, ya se sabe tan proclive al ataque en contra de la Selección, señalando absurdamente que los Estadounidenses les pasaron por encima, hay que separar el coraje o el dolor (que como Mexicanos que queremos a nuestra Selección todos podemos tener) o los intereses personales, del análisis objetivo, por cierto bien harían en analizar detenidamente la actuación Internacional del Cruz Azul en copa Libertadores, que en mi concepto nada beneficia al fútbol Mexicano, cuando se alinean seis extranjeros con un cambio también importado, pero eso, como dijo la señora gorda del comercial, es otra historia, mientras tanto, me la sigo jugando con Ésta Selección y Enrique Meza, después de todo es más fácil destruir que construir.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas