Equipos Capitalinos a la baja

Por: JULIO CÉSAR LIRA

Por: JULIO CÉSAR LIRA La culminación del torneo regular, arrojó que de los cinco equipos capitalinos (que representan mas del 20 % del numero total en primera división nacional), solo calificara a la fase final del torneo, incluyendo el repechaje, uno, en éste caso, el América, en algo que si bien a las respectivas aficiones y Directivas de los equipos eliminados debe tener preocupadas, es signo de algo que en los últimos torneos ha venido ocurriendo. la otrora supremacía de los equipos de la capital sobre la provincia ya no es tan marcada, habida cuenta que los últimos cuatro campeones son del interior de la República y desde luego no estoy en contra de tal circunstancia, que ha dado mayor sabor a los torneos, pero que aparte de que ya no es un tabú ir a la capital., con todo y el mito o reto de la altura, y sacar puntos, es merecedor de un análisis individual en el seno de cada equipo. El llamado equipo de la década, Necaxa, pasa por una etapa de transición, derivada del desprendimiento de algunos jugadores y la inclusión de otros en el presente torneo y que ya se manifestaba en el anterior, le han hecho ir a la baja en el rendimiento colectivo y me parece, que además, por las satisfacciones que ha brindado, merecería la incorporación de jugadores de mayor jerarquía para el próximo torneo, igual que la retención del jugador símbolo del equipo, Alex Aguinaga, quien igual merece terminar su carrera en ése equipo, pero desde luego, en buen nivel el mismo, como digna culminación de una carrera ejemplar. El técnico, Arias, ha sido cuestionado, incluso por algunos de sus propios aficionados, en cuanto a su permanencia, sin embargo, me parece, es merecedor de otra oportunidad, si recurrimos al argumento aludido de sangría de jugadores de buen nivel. Cruz Azul, que a sabiendas de su participación en dos compromisos, copa libertadores y torneo local, dijo planear con tiempo para hacer las cosas bien en ambas, pues finalmente su eliminación en el torneo Mexicano, demostró que dicha planeación no fue buena, por más que sus jugadores digan que no fue un fracaso y ni el uso indiscriminado de extranjeros le ha sido suficiente. Es loable la inclusión desde el torneo anterior de gente de la cantera azul, pero me parece que el problema del equipo pasa por algo que a sus Directivos y técnico les ha costado reconocer, su plantilla de extranjeros debe ser modificada, Reynoso, ahora lesionado, desde hace tiempo en Perú se dieron cuenta de su baja de juego y sin embargo en Cruz Azul se le mantuvo, Pinheiro, jugador joven, que en últimos tiempos tuvo buenas actuaciones, pero en realidad a pesar del tiempo en el plantel, no siempre estuvo a las alturas de las expectativas del equipo. Adomaitis, retornado al equipo después de un conflicto que llegó a instancias de la FIFA, nunca recuperó el nivel que alcanzó antes de su partida a colo colo, y por su parte Galdamez, en mi concepto, no pasa de ser un jugador regular. Quizá, el único jugador foraneo que ha estado a la altura de las exigentes expectativas celestes sea el Matute Morales, con un innegable talento regular en la conducción del equipo y concreción de jugadas. El técnico del equipo Trejo, no se si adherido a la presión de la exigencia de los buenos resultados o una convicción propia, ha optado en la copa de origen Sudamericano, por incluir un numero inusitado de extranjeros en un equipo Mexicano hasta llegar a ocho, y no conforme ahora, pretende adicionar a Cardozo y Trotta en la continuación de la participación del equipo en dicho certamen. Trejo, me parece un entrenador mesurado, con futuro, que asume con categoría los malos resultados del equipo, pero por ahora, como he sostenido en otra ocasiones, me resulta incomprensible la actitud de recurrir a material foráneo indiscriminado para enfrentar el certamen referido. Del Atlante, solo se puede definir su balance final con una palabra, fracaso, es inconcebible que un técnico de entorchados mundialistas y en el propio fútbol Mexicano, Manuel Lapuente, aunado a una plantilla de nomina altísima, haya sido vencido en la carrera por un equipo como León, con plantilla más modesta pero mucho más concentrada en una actitud de enfrentar cada partido con la verdadera moral de jugar una final cada partido, por más que por ahí haya sufrido alguna goleada, en ése afán de ir siempre adelante. Pueden los actuales integrantes del plantel azulgrana colgarse de la excusa de las anteriores temporadas, lo cierto es que aun con la responsabilidad cierta de esos planteles en dichos torneos, también es cierto que asumieron el reto conociendo las condiciones y se comprometieron a sacarlo adelante, y así de sencillo, no lo hicieron. Lapuente, después de aquella buena actuación en el mundial de Francia, que tuvo la oportunidad de hacer trascender historicamente a nuestra Selección y que por decisiones suyas, no se avanzó más en aquel partido contra Alemania; ha venido decreciendo, desde entonces en su nivel como técnico y así lo demuestra éste rotundo fracaso, habrá que ver si es sostenido hasta el salvavidas carísimo que representa el cotejo promocional. El caso de pumas de Universidad es más claro, la terquedad conjunta de Directivos y técnico han tenido un colofón no deseable para sus fieles aficionados, Mejía Barón, le reconozco en sus inicios como un hombre centrado y buen técnico, que sin embargo, desde aquel "síndrome de los cambios" en el mundial celebrado en E.U, no ha podido recuperarse, por más que haya tenido buenas campañas con Atlante, ahora vemos a un Mejia Barón amargado, irónico, mordaz y obsesionado en sus ideas por más que los hechos le demuestren lo contrario como la poca participación del "gonzo" o la exclusión de Israel López en la última parte del campeonato, por poner dos ejemplos. No es toda la culpa en la eliminación del Director técnico, sabido es la manera tan sui generis de manejo del plantel en relación al renglón administrativo que el patronato que maneja en el mismo al equipo ha hecho. En fín, América es ahora el único representante del fútbol de la capital, que ahora es un equipo motivado por el superliderato y que algunos periodistas señalan que sabe jugar muy bien las liguillas, para lo cual haría bien en no creer tanto en dicha afirmación, habida cuenta de los más de diez años que tiene sin coronarse, sin que esto signifique la negación al derecho a ilusionarse, por su parte, los restantes equipos capitalinos habrán de replantear sus respectivas planeaciones de los futuros torneos y quizá voltear a las formulas de equipos de provincia, en algunos casos menos onerosas pero, ahí están los hechos, mas ingeniosas y productivas, por lo menos los últimos cuatro torneos.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas