Javier Aguirre

Por: JULIO CÉSAR LIRA

Por: JULIO CÉSAR LIRA La designación de Javier Aguirre, en términos generales, salvo casos excepcionales, fue acogida con beneplácito por el medio futbolístico local, tratando sobre todo que su incorporación en el momento crítico que vive la Selección sea el revulsivo en el ánimo de los jugadores. Sinceramente, pensé que la misma convulsión por la posición que guarda el equipo Nacional en la eliminatoria, haría reflexionar más a Aguirre sobre la conveniencia o no de asumir la Dirección del representativo azteca en el momento, máxime si se toma en cuenta que de la misma forma que el profesor Meza, ahora es tratado como una deidad unificadora y en los malos resultados puede convertirse en blanco de cualquier tipo de insultos, como le sucedió, precisamente a su antecesor. Sin embargo también he conocido la valentía y la calidad moral invaluables de éste tozudo hombre, mismas que en la equivocación que representó la suspensión forzada de un partido con Puebla, por obra y gracia de una maniobra de él; con una postura de hombría ejemplar acepta que se equivocó y que es un hecho que le avergüenza no solo en lo deportivo sino ante su familia y amigos. Javier Aguirre, sobrepone su personalidad combativa, con su bonhomia y trato personal sensacional y esas características excepcionales en el medio, le hicieron sacar jugo en el Pachuca dos jugadores de carácter especial, Manuel Vidrio (recién convocado nuevamente a la Selección) y el malogrado ídolo Pablo Hernán Gómez. Vidrio con una carrera en descenso, que incluyó una suspensión temporal del futbol profesional, fue prácticamente rescatado por Aguirre, lo regresó a los primeros planos, logrando el Jalisciense, el sueño de todo futbolista, el campeonato anhelado con un equipo de nómina modesta en comparación a muchas. A Pablo, éste impetuoso jugador, cuyo ímpetu, precisamente le llevó a exigir la titularidad en la final contra Cruz Azul, Javier le canalizó ése temperamento para bien del equipo, finalmente Pablo reconocería la sapiencia de las decisiones de Aguirre. Algunos quizá no recuerden que aparte de ser dirigido por técnicos de calidad en el medio mexicano, fue dirigido en su estancia en el aztecas de los Ángeles por el gran estratega Holandés, Rinus Michels, aquel que creó la naranja mecánica de los Cruyff, Neeskens, Red, etc., nada más. Éstos, son algunos, apenas algunos de los argumentos que acompañan la designación de Aguirre como técnico nacional, sin embargo, los mismos, como paso con Meza (de quien yo como muchos creí nos podía llevar a grandes logros futbolísticos), sin embargo la marcada división que existe en ”La Familia” Futbolística Nacional, puede resultar nada propicia para los planes de Javier, máxime si en su presentación ante la televisión de cobertura nacional, en Televisa específicamente, casi se le exige la renuncia al Presidente de la Federación, en un acto de “línea” infamante, contrario a los vientos democráticos que campean en el país. En fin, tuve oportunidad de desearle personalmente a Javier el mejor de los éxitos, (le digo así con la confianza que genera alguien que se conduce en su relación personal como un amigo de años) y espero por el bien de él y de nuestro futbol que las condiciones de unidad y de corazón guerrero, en sus jugadores se transmita en cada minuto de los partidos disputados, sea por Dios.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas