El homenaje a Javier Aguirre

Pachuca brindó el domingo pasado, en el estadio Hidalgo, un homenaje a uno de sus personajes predilectos, Javier Aguirre Onaindia.

Pachuca brindó el domingo pasado, en el estadio Hidalgo, un homenaje a uno de sus personajes predilectos, Javier Aguirre Onaindia. Para muchos, la celebración de este homenaje, resultará exagerada, sobre todo si no esta muy involucrado con la organización e historia del plantel tuzo, pero quien conoce la relación del equipó con el ahora técnico Nacional, justificará plenamente dicha celebración que incluyo, en un acto improvisado por la propia afición blanquiazul, la vuelta olímpica de Javier con todos los integrantes de dicha afición aplaudiéndoles, puestos de pie. Y es que a la llegada de Aguirre a Pachuca, el sentimiento general del público después de tres descensos en una misma década y de derrotas consecutivas al mando de Andrés Fassi, (actual director deportivo del club), era de escepticismo, y desaliento en muchos de los casos, pues a pesar de haber conjuntado la Directiva un plantel de respeto, los resultados eran pésimos, e incluso aun al ingreso de Aguirre, después de un empate atípico con el América en el estadio azteca, se ligaron cinco derrotas consecutivas, que para cualquier Directiva nerviosa como suelen ser las mexicanas, hubiera significado la separación del plantel del técnico, sin embargo la Directiva blanquizaul aguantó al Entrenador y finalmente el equipo salvó la categoría y estuvo a un punto de calificar a la liguilla. Al campeonato siguiente la apoteosis fue cuando, en un hecho inusitado hasta entonces, con una nomina modesta en comparación a muchas, luchando desde el repechaje, logró la consecución del titulo ante un favorito cruz azul, combinándose las acertadas decisiones de Aguirre con el empuje y la calidad de jugadores de la talla del inolvidable Pablo Hernán Gómez, Manuel Vidrio, Alberto Rodríguez, Gabriel Caballero, Marcelino Bernal, por mencionar a Algunos. La historia del romance tuzos-Aguirre, incluye además la calificación a dos nuevas liguillas del equipo, en una de las cuales volvió a legar a la final, aun cuando en ella, haya caído en la final con el santos de Torreón, pero lo cierto es que la conversión de un equipo acostumbrado aun sube y baja de categoría, en un competidor de altura, como lo establecen sus actuales números, es resultado del trabajo planeado correctamente por la Directiva, y el trabajo del vasco, de ahí que el homenaje de Javier Aguirre esté más que justificado para el público y directiva Hidalguense. Sobra decir que la carrera como técnico de Aguirre, antes de Pachuca era corta, y con este equipo ha alcanzado los niveles de Selección Nacional, pero no solo ha sido lo futbolístico ni lo económico lo esencial en esta relación, baste decir que antes de su llegada al tricolor, Aguirre desechó la oferta del Atlas, que representaba una mejoría económica, por el cariño entrañable al equipo y a la ciudad de su parte y de su familia, en Pachuca Javier era un hombre reconocido y querido en cualquier parte donde se paraba, porque además de su calidad como técnico, Javier transpira una calidad humana de excepción, de tal modo que estando de acuerdo que siendo un fútbol profesional un deporte donde solo se vive el momento, no estoy de acuerdo con algún comentarista especializado en el sentido de que el homenaje se debe al momento que vive el técnico, más bien este homenaje lo fue construyendo día con día y pase lo que pase, como decía una manta espectacular en el Hidalgo, Javier siempre será tuzo.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas