El Balance de la Eliminatoria Mundialista

Ha concluido el trámite angustioso que significó la eliminatoria al mundial Japón- Korea del Norte 2002, afortunadamente con resultados positivos, sea como sea, se rescató el lugar al Mundial y...

Ha concluido el trámite angustioso que significó la eliminatoria al mundial Japón- Korea del Norte 2002, afortunadamente con resultados positivos, sea como sea, se rescató el lugar al Mundial y dadas las condiciones se festejó de manera inusitada la clasificación. Con la tensión previa al encuentro, el partido contra Honduras redundó en que en la primera parte, se viviera con pocas llegadas a los marcos, con lo que me pareció excesivas precauciones del equipo azteca, aunado a la ausencia de gente desequilibrante como Arellano o Zepeda, quedando la impresión de que el único que se atrevió a encarar de manera más o menos constante fue Blanco sorprendiendo de plano al que esto escribe la no alineación de Ramón Morales en un principio, no así la inclusión de Javier Saavedra, que me parece, era el tipo ideal de lateral volante, dadas las condiciones de rapidez de los delanteros Hondureños, finalmente, la aparición en el segundo lapso, del menudo jugador chiva, fue factor para la consecución del primer tanto. Previamente al encuentro, durante la semana se desató la polémica entre gente del fútbol de uno y otro país, destacando las declaraciones del técnico único que ha llevado a Honduras a una clasificación Mundialista, José de la Paz Herrera, el llamado “Chelato” Ucles, de efímero paso por el santos de México, quien decía que el conjunto catracho contaba con mejores jugadores que nuestro representativo, sin querer entrar en polémicas, creo que se le olvidó al Chelato que ninguno de los jugadores Hondureños tiene la calidad de un jugador Mexicano que ayer la derramó en el césped del azteca, Cuauhtémoc Blanco. Y así las cosas, contando los Centroamericanos con gente muy veloz en la delantera, bien cuidado ese aspecto por Aguirre con la inclusión de Saavedra y Melvin Brown, las condiciones de calidad de local, altura, medio ambiente, un estadio repleto nunca visto por muchos jugadores Hondureños, entonces en el aspecto táctico, también había superioridad del conjunto Mexicano en la cintura del equipo, el medio campo catracho, mas en calidad de visitante, no tenia el peso para lanzar balones suficientes a sus gacelas investidas de punteros. Luego entonces, preocupaba que aun con esa propicias circunstancias a favor, hubiera transcurrido más de medio tiempo con el marcador igualado, y que alguna jugada aislada y circunstancial como la que plantó a Pavón casi frente a Pérez, pudiera propiciar un gol del cuadro Hondureño. Entonces la medida acertada de Aguirre de incluir a un volante ofensivo encarador y más rápido como Ramón Morales y el genio de Cuauhtémoc, inclinó la balanza al caer el primer tanto, lo demás ya era coser y cantar, por más que Cuau y Palencia nos regalaran un gol de etiqueta, aun ayudados en el último tranco por Valladares. México califica, y Aguirre con esa categoría que le caracteriza, declara que el triunfo se lo brinda a su familia y a la de Enrique Meza, sabe Aguirre, de la clase de persona y técnico que es Meza, quien si fracasó en su etapa al frente de la Selección, volverá a levantarse, como lo ha sabido hacer a través de su vida futbolística. Ahora que todo es euforia, y que muchos se suben al carro triunfador , muchos críticos y gente del medio deben reconocer como reconozco yo, que nos equivocamos, pues pensamos, que el técnico ideal para la Selección era el profesor Meza, a quienes le fallaron muchas de las gentes en quien confió, en los momentos cruciales; y sin embargo, por la calidad humana. Técnica y moral del mismo profesor Meza, reitero, estoy cierto sabrá levantarse del descalabro y pronto lo veremos dirigiendo con éxito en algún club Mexicano, por eso, otro gran señor como Javier Aguirre le reconoce y le brinda el triunfo, y a Javier Aguirre la vida le tiene que sonreír también, porque la gente honesta, que va siempre de frente, indudablemente le va bien, así confiamos hará un buen papel en el Mundial. México no califica tercero como dice José Ramón y desde luego que previamente no se esperaba que fuera con angustia en el último partido, pero como se dieron las cosas, cuando se estuvo al borde de la eliminación, las cuentas son buenas, desde luego que no es para tirarse a la hamaca, eso lo sabe Javier, pues algunos han olvidado que Javier se levantó de aquella dolorosa derrota en la eliminatoria del Mundial de clubes, con Pachuca ante el equipo Hondureño Olimpia, así lo reconoció y así está demostrando su recuperación, quizá por ello las precauciones excesivas en principio, Javier es el capitán de la nave que ha logrado corregir el rumbo y que sabe amainar las tormentas y sacarles provecho, un buen capitán que no se vuelve loco ante el fácil elogio, por eso esperamos que siga siendo el mismo, como el dice, gandalla y cachondo de siempre.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas