De semifinales y otras cosas

Las semifinales arrojan como confrontaciones el Cruz Azul-Tigres y Pachuca-Toluca, en el medio local, tan dado al análisis mediato, esto es referente al ultimo partido, se señalan como favoritos a...

Las semifinales arrojan como confrontaciones el Cruz Azul-Tigres y Pachuca-Toluca, en el medio local, tan dado al análisis mediato, esto es referente al ultimo partido, se señalan como favoritos a Tigres y Toluca. la percepción del fútbol de gran vistosidad desarrollado por Toluca en sus dos últimas Confrontaciones, aunado al poder goleador de su delantera, hacen que las apreciaciones de los expertos se inclinen hacía el equipo choricero, sin embargo, Pachuca, el equipo que siempre rema contra la corriente en la opinión, sabe contradecir esas opiniones con su fútbol, que si bien el domingo no desarrolló en plenitud, se debió en parte a la buena actuación del Atlante en el primer lapso y otro tanto a la complacencia del arbitro ante el recital de patadas que le acomodaron a Chitiva los atlantistas. Pachuca no está muerto, antes bien los muertos que vos matais gozan de cabal salud, algunos no recuerdan que en la temporada regular estos dos equipos protagonizaron un partido de toma y daca que finalizó 4-3 en favor de los rojos. Cabe mencionar que aquella tarde, Pachuca se imponía 3-1, cuando el arbitro Eduardo Brizio, tan defendido por su hermano Arturo en su programa dominical, expulsó a dos jugadores tuzos y a un jugador choricero, marcando una controvertida falta de último minuto que derivó en el gol del triunfo del Toluca, entorno que generó protestas airadas de la hasta entonces apacible Directiva tuza y su entrenador en contra del temperamental arbitro, debiendo mencionar que de haber prevalecido el marcador de empate, incluso ahora, el Pachuca tendría la ventaja de recibir en casa el segundo partido, pues los dos equipos terminaron iguales en puntos aunque con mejor diferencia de goles el cuadro Mexiquense, pero como Toluca resolvió relativamente fácil la eliminatoria, ahora la critica lo da como amplio favorito, pero circunstancias similares vivían los cuartos de final del torneo de invierno 1999 y así rompió el pronostico el Pachuca, llevado de la mano de Marcelino Bernal y Pablo Hernán. El otro partido, enfrenta dos equipos con moral en altísimo plano, me parece que aun más en este aspecto, al Tigres, pues Cruz Azul, a quien la misma critica había “matado” en el primer partido con Necaxa, ahora lo señala como la maquina que nadie para (ovaciones y esto así apuntaban ambas versiones). Me parece que el Cruz Azul es mejor equipo, sin embargo, habrá de sortear con dos obstáculos que son las lesiones de varios jugadores fundamentales, uno en particular, Ángel “Matute” Morales, jugador que se encontraba en su mejor momento futbolístico y armador esencial del equipo y por otra parte, Tigres parece haber rebasado sus dificultades de conformación como verdadero equipo dentro y fuera del terreno de juego, incluso los arrebatos de su entrenador, que de repente, por poner un ejemplo, descartaba totalmente a Núñez (ahora lesionado) o a Saavedra y luego los reactiva como grandes titulares. Tigres, me parece, tiene ese extra de motivación que hizo campeones a Pachuca y Morelia, lo que podríamos llamar un “hambre excesiva”, habida cuenta que si bien ha sido campeón hace ya algunos años que lo hizo y que ahora tiene la oportunidad histórica de justificar sus grandes inversiones, por encima de que algunos de sus integrantes ya hayan sido campeones con otros clubes, Tigres ruge ya en patio propio y ajeno y puede darle a su afición incondicional el titulo que tanto ha soñado después de que los más maduros recuerdan con nostalgia los que obtuvieron ante Pumas y Atlante.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas