Las Barbas del Vecino

Los intereses económicos alrededor del fútbol, han superado las tradiciones y raigambre de las ciudades y equipos, como el caso tan llevado y traído del Irapuato-Veracruz, que para nada, es...

Los intereses económicos alrededor del fútbol, han superado las tradiciones y raigambre de las ciudades y equipos, como el caso tan llevado y traído del Irapuato-Veracruz, que para nada, es justificable. Irapuato, ciudad pequeña (sede mundialista en 1986), pero de una tradición singular en el fútbol Mexicano, con el conocimiento de aficionados de muchos años viendo fútbol de primera y segunda división, de cayó en manos de los propietarios de Atlante, quienes en primer término lo utilizaron como sucursal del Atlante, no dándole la debida atención como equipo de alcurnia en el circuito de ascenso, lo cierto es que ahí se mantenía y los jugadores que eran desechados por Atlante eran mandados al Irapuato, pero sin prestarle mayor atención, como es el caso del ahora máximo goleador Martín Rodríguez. Sin embargo, sin proponérselo aun y con el buen manejo de recursos humanos y económicos de Ortiz Borelli, esto es con más imaginación que dinero, el entonces Presidente del club, logró conjuntar un buen grupo de jugadores y un técnico entusiasta como Juan Alvarado, que lograron, un campeonato inopinado, entonces si, los propietarios del equipo comenzaron a interesarse verdaderamente en el equipo y de entrada nombraron como nuevo Presidente al Veracruzano Raúl Quintana, expresidente del América, los resultados ya son de todos conocidos. Lo cierto es que haciendo aun lado la calidad de Institución que significaba el Irapuato, con integrantes como Belmonte, Miloc, Escatolaro, etc., por citar a algunos, con esa calidad de sede mundialista que se le dio incluso por encima del Estadio Veracruzano entonces, cuando en un torneo juvenil, la afición ahora denostada llenó el Estadio en un partido de este nivel; cuando antes de derribar el viejo estadio Revolución de tantas tardes de gloria y sufrimiento, se edificó aun lado el Sergio León Chávez, todo, todo eso se hace a un lado para mudar el equipo hacia otro lado bajo el prurito de baja asistencia, lo cual aparte de no ser exacto, también habría que preguntarle a los directivos si la inversión realizada garantizaba por lo menos, la asistencia que hubo en el estadio, que me parece rebasa en mucho a tal inversión, pero por cierto, el Atlante también, por medio de su Presidente ha insinuado la posible salida del equipo hacia Acapulco “si la afición no responde”, causalmente sede del abierto Mexicano de tenis que también maneja al empresa propietaria de los dos equipos, ¿por qué les gustarán tanto los puertos?. Lo cierto es que, existiendo el antecedente señalado, paralelamente se da la venta del equipo de la Piedad a empresarios que no se sabe si son Queretanos o Jaliscienses, el hecho es que esto coloca en la incertidumbre a otra afición que habiendo vivido de todo en la división de ascenso, logró por fin el sueño anhelado del retorno a la máxima división, y ahora es probable se mande a su equipo a otro lugar, en algo que es totalmente injusto pero que es una de las “virtudes” de su expropietario, Valente Aguirre, quien compra franquicias de primera “A”, arma equipos fortísimos y cuando los asciende, simplemente los vende, incluso quedándose con las cartas de los jugadores para venderlos aparte, y ha encontrado ahí una mina de oro, que no quiere decir sea ilegal, pero que desde luego involucra los sentimientos de los aficionados de los equipos traspasados. Otro caso a analizar seria el del equipo Zacatepec, equipo de igual o mayor tradición que los anteriores y con mayores entorchados incluso, pues cuenta con superior numero de campeonatos en el máximo circuito que el Atlas por poner un ejemplo, con gentes de tanto nombre en el fútbol local como el mismo Ignacio Trelles, Raúl Cardenas, José Antonio Roca, Pedro (siete pulmones) Najera, “harapos” Morales, Sergio Orduña, por mencionar algunos. En la década de los noventas, después de haber perdido una final con Pachuca, Zacatepec fue adquirido por Juan Antonio Hernández, propietario de toros-Neza, que prometió hacer volver al equipo a los primeros planos, e incluso construir un estadio que albergara una cantidad superior a veinticinco mil aficionados, lo cual hasta la fecha no ha ocurrido. Lo cierto es que Zacatepec ha sido colocado por su propietario como segundo equipo, es decir su propietario ha apoyado más al equipo de Neza y ha dejado un tanto de una lado al Zacatepec, ya que incluso los jugadores destacados de este equipo los lleva a Neza y los que no figuran en este equipo son mandados a Zacatepec, y es hasta estos dos últimos torneos cuando ha tratado de balancear ambos cuadros, con la contratación incluso del técnico que ha logrado dos ascensos, Carlos Bracamontes, técnico consentido de Valente Aguirre para ascender a sus equipo, no así para dirigir un cuadro de primera nacional. No existen visos de que este equipo también sea cambiado de sede a corto plazo, pero todo esto es para señalar a veces el ingrato manejo de equipos con tradición que a veces se tiene por parte de sus propietarios, que desde luego es incomprensible en las gentes de fútbol, si bien es cierto que es innegable que el fútbol es un negocio, también es cierto que deben de existir valores morales sen todos los ámbitos de la vida, las tradiciones, el raigambre, el respeto a las plazas y aficionados de esos equipos es algo que no se puede soslayar de la noche a la mañana, antes de tomar el timón de un equipo de estas características, deberían conocer previamente , su historia y tradición mínimas, su factibilidad de éxito económico si es que eso solo les interesa, para luego emprender la aventura, con intervención de los Directivos de la Federación , aunque sabiendo su desunión es como pedir peras al olmo. No se trata de atacar a las plazas que son beneficiadas con el traslado de los equipos, Veracruz es otro lugar de gran tradición futbolística, como otros tantos lugares, campeón incluso del máximo circuito, pero con esos vaivenes Directivos, puede pensarse que después de la magia del regreso del fútbol de primer nivel, sin que el equipo sea la maravilla que pregonan los Directivos en cuanto a inversión, ¿que va a pasar si la afición no responde como ellos quieren al ver el decaimiento del equipo?, la respuesta es muy fácil, por lo pronto pongan sus barbas a remojar..

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas