Las designaciones de los árbitros

Siempre he creído en la buena fe y honestidad de las decisiones arbítrales, considerando la complejidad de su trabajo en los tiempos modernos y la soledad y la premura en la toma de decisiones en...

Siempre he creído en la buena fe y honestidad de las decisiones arbítrales, considerando la complejidad de su trabajo en los tiempos modernos y la soledad y la premura en la toma de decisiones en los escenarios multitudinarios. Lo que no se vale es que la comisión de arbitraje, realice las designaciones de los árbitros bajo las rodillas, sin tomar en cuenta la importancia y antecedentes de cada partido, en éste caso, no existe criterio valido alguno para las designaciones de los colegiados en los partidos Atlas-Pumas y Pachuca-Toluca. Toda La semana, fue comentario generalizado que el partido en el Jalisco sería de mucha dinámica dadas las características de los equipos, plagados de gente joven y por ende, con mucha movilidad. consecuentemente, se esperaba que la designación del árbitro fuera de condiciones físicas similares, sin embargo, la sorpresa es que se manda al árbitro más veterano, que en mi criterio debería de estar retirado desde hace dos años por lo menos, y el resultado es que en el partido siempre estuvo lejos de las jugadas y tuvo que recurrir al constante apoyo de su auxiliares en jugadas difíciles como en la expulsión de Méndez, donde no vio el codazo propinado por éste y es el asistente quien se lo indica. Asimismo, en la jugada del primer gol del Atlas está precedido de una falta en medio campo en contra del equipo Puma, y el colmo fue la compensación de la expulsión cuando mandó a las regaderas a Leandro por una falta que en todo caso ameritaba amonestación. En el otro partido, Pachuca Toluca, la comisión debería haber tomado en cuenta los antecedentes del partido, ya que en el torneo pasado, en temporada regular, terminó en escándalo, por decisiones del árbitro Eduardo Brizio y en el partido de vuelta, de liguilla, también fueron polémicas las decisiones de Armando Archundia, independientemente de que se enfrentaban el superlider contra el campeón; esto como en el partido en Guadalajara, cualquier aficionado lo sabía, pero la comisión, ignorándolo, manda a Hugo León Guajardo, árbitro de nivel mediano para abajo (que no novato), quien, nervioso, no tuvo empacho en recetar doce amonestaciones, la mayoría de ellas en el primer tiempo, expulsó a Sánchez Yacuta, por segunda amonestación al adelantarse en el cobro de una falta, después con la culpa encima, echa a un jugador del Toluca por segunda amonestación cuando no estaba amonestado previamente hasta que el asistente lo casa de su error, finalmente, con el rumbo perdido no marca una falta , que además fue una constante de desplazamiento con el brazo a Chitiva en medio campo y de ahí surge la jugada del primer gol rojo. Después Brizuela es lesionado, en algo que incluso le puede costar semanas de reposo, y no solo no amerita amonestación, según el criterio del árbitro, sino que no lo considera falta, el colmo es que como se señala antes, a dos metros de el, constantemente se producían desplazamientos con el brazo hacia Chitiva y para el no era ilegal, en una total falta de aptitud de éste árbitro. Desde luego, en esto, nada tiene que ver la capacidad goleadora letal de Cardozo, los errores tácticos de Tena ni las fallas del mismo Chitiva ante el arco ni de Calero en la portería, heroes en muchas tardes anteriores de los tuzos, pero es evidente que los errores del árbitro finalmente si van al marcador y no se entiende su previa designación, salvo que el Presidente de la comisión, ocupado como está, de encontrar los trapos sucios de Wagner, para su candidatura ante la Presidencia de la Confederación de fútbol, no se hubiera ocupado de hacer tales designaciones, encargándolos a sus subalternos y si tuvo que ver en las mismas, pues frito está, en ambos casos, en el típico caso del candil de la calle...... La absurda decisión de la comisión aludida, solo es opacada por la falta absoluta de visión de la Directiva del equipo rojinegro, cuando coloca a una porra debajo de la del contrario, ¡hágame el favor!, cuando toda la semana, igualmente se la pasan hablando de la prevención de no violencia, afortunadamente, los incidentes no fueron tan graves y el desadaptado que lanzó un cohetón fue aparentemente aprehendido, por lo demás fue la cordura de los demás integrantes de las porras lo que hizo prevalecer el orden, como en el caso de Pachuca y Toluca, porque independientemente de la irritación producida por las malas decisiones del árbitro, no se vivió ningún incidente de violencia, viva la paz.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas