La esperanza de trascender

Los triunfos de México sobre Croacia y Ecuador, alientan nuevas esperanzas de que por fin, fuera del país, pueda nuestra selección, salvar el escollo de los octavos de final, paso que estuvieron a...

Los triunfos de México sobre Croacia y Ecuador, alientan nuevas esperanzas de que por fin, fuera del país, pueda nuestra selección, salvar el escollo de los octavos de final, paso que estuvieron a punto de dar las Selecciones de Mejía Barón y Lapuente, pero que por decisiones de dichos técnicos no lograron superar esta etapa, por más que muchos analistas se devanen los sesos en justificar las anotadas decisiones de dichos preparadores. En efecto, es fácil hablar a toro pasado y decir que siempre confiamos en Javier Aguirre, que sabíamos que el equipo tricolor iba a sorprender jugando con atingencia y orden, la realidad es que los encuentros previos no habían dejado gran ilusión en críticos y aficionados, sin embargo, conociendo el carácter y la trayectoria de Javier como entrenador, seguros estábamos que fuera cual fuera el resultado, sabría imbuir a sus dirigidos de la determinación, para dejar el pellejo en la cancha. Aguirre, jugador, siempre nos demostró su temperamento tozudo, luchador, por encima de las carencias técnicas, siempre demostró una garra a toda prueba, como entrenador, su incursión definitiva en esta faceta con el Pachuca, le mostró que no iba a ser fácil la tarea, después de un empate agónico con América, hiló cinco derrotas consecutivas, que en otro equipo le hubiera costado el puesto, pero Javier, siempre, como ahora, sacó la cara por delante y finalmente salvó al equipo y lo llevo, una temporada después a la consecución de un campeonato inopinado, Javier sabe entonces, lo que son retos. Todo esto viene a colación porque aun siendo joven la primera fase del Mundial, tengo la certeza que nuestro equipo avanzará a la segunda fase, y que conociendo el espíritu y capacidad del “vasco”, puede hacer posible el anhelo de avanzar a la fase de cuartos de final, por lo menos, algo que los anotados técnicos no lograron. Quizá quien estuvo más cerca de tal inédita situación fuera del país, fue Mejía Barón, pero obstinado como increíblemente se volvió, cuando antes nos había enseñado ser sumamente cerebral, en el partido contra Bulgaria prácticamente se obnubiló y dejo que sus emociones se sobrepusieran a su intelecto, de ahí Mejía Barón no volvió a ser el técnico de siempre, incluso se notaba hastiado, y proclive a algo que había sido muy cuidadoso en dejar a un lado, las discusiones irónicas con periodistas de la fuente. Lapuente, el ahora elogiado excesivamente entrenador del equipo campeón de nuestro torneo casero, recién renunciante a este equipo, francamente, después de una fase primera del mundial de ensueño, derrapó terriblemente con una, una sola decisión que en el partido contra Alemania cambió el curso del mismo, la inclusión de Raúl Rodrigo Lara, muchacho empeñoso eso si, pero carente de condiciones técnicas y de habilidad necesarias para enfrentar una justa de ésta magnitud, que se transparentaron ante un equipo Alemán frontal y decidido, después algunos han querido paliar la decisión técnica errónea de Lapuente con el argumento de que “Lara solito decidió colocarse como un central más”, absurdo razonamiento, que en todo caso dejaría de lado la capacidad de mando del entrenador. Entonces, Aguirre quizá sea menos cerebral que Mejía, quizá menos práctico en las decisiones que Lapuente, pero eso si, es mucho más valiente, nadie garantiza el éxito de que va a trascender en el Mundial, si estamos ciertos que se jugará la vida esta Selección por hacerlo, ya nos demostró el carácter cuando contra viento y marea, decidió incluir a un jugador foráneo después de muchos años, Gabriel Caballero, y no lo hizo sobre las rodillas, nadie sabe más que Javier, el valor de Caballero, como jugador, sobre todo, que es lo que importa, en un mundillo donde el hoy es relevante,. Después dejo de lado al símbolo Suárez y a pesar de las arengas del folclórico presidente de los tigres, Alejandro Rodríguez, mantuvo una postura de ecuanimidad y respeto, sin confrontarse, así es Javier, hombre derecho, que tuvo la valentía de rescatar una Selección casi eliminada, algo que en el presente poco se recuerda; ahora también habrá de sortear con el carácter irascible de Blanco, y esta pudiera ser una decisión muy dolorosa, sin embargo, la decisión que tome será por el bien del grupo, faltaba más. Parece muy osado dejar a un lado el partido contra Italia, que es lo próximo, sin embargo en esta ocasión, quiero ir más allá, dando por hecho la calificación del tri, que hasta ahora ha demostrado tener tamaños para cualquier cosa, así que México. Con Javier enfrentará la Historia, la propia y la Italiana. Ya el nombre de México empieza a trascender en torneos como copa libertadores, copa América, Confederaciones, copa de oro, por encima de los eternos derrotistas, no quiere decir que tampoco seamos de los corifeos de Chapultepec, pero si estamos ciertos que es la oportunidad de avanzar decididamente y que el capitán de nuestra nave, luchará por amainar las tormentas que se presenten, estamos y estaremos siempre con la gente limpia, valerosa y frontal como Javier Aguirre.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas