Manuel Vidrio

El hombre que ahora ha ido al equipo de Pamplona, es el típico ejemplo de cómo tesón y empeño ante las adversidades que se van presentando en la vida, ahora le permiten estar alternando en la liga...

El hombre que ahora ha ido al equipo de Pamplona, es el típico ejemplo de cómo tesón y empeño ante las adversidades que se van presentando en la vida, ahora le permiten estar alternando en la liga española con figurones de todo el mundo. Manolo, nativo de Teocuitatlán, Jalisco, arribó al máximo circuito con el equipo más popular de México, en donde, como cualquier joven emprendedor, había logrado uno de los objetivos de muchos tapatíos y Mexicanos en general. Jugar en el “rebaño sagrado” y aún más, siendo de algún modo novato, pronto acarició la gloria de ser nominado a la Selección Nacional. Sin embargo, su primer paso por el representativo azteca fue poco afortunado e incluso de ahí sobrevino un bajón de nivel en su carrera que le hizo marcharse de chivas e incorporarse a Toluca, con un paso en éste conjunto apenas regular. Después de su incursión en el conjunto Mexiquense, fue transferido a tecos de la Universidad Autónoma de Guadalajara, en donde, en un incidente no muy claro, hasta la fecha, fue sancionado por un año, fuera de toda actividad futbolística profesional, por un aparente doping, situación que debió sumir al jugador en una profunda crisis personal, y una vez cumplido el castigo fue dejado en la banca del primer equipo, con el argumento del entonces Director Técnico, Jorge Martínez “de que estaba muy chavo para ser titular”. Entonces Manolo, como última y única opción fue a parar a Pachuca, donde de propias palabras señalaría que en seis meses se iría del equipo, al cual consideraba de paso, y de un nivel descendiente en las aspiraciones que alguna vez había tenido, lejos estaba, de adivinar que ahí se convertiría en campeón, algo que en ningún otro equipo había logrado y sobre todo, que encontraría un ambiente de camaradería y de proyección personal y de grupo que no es común en el medio, hasta elevar su propio nivel de juego, convirtiéndose en un autentico símbolo del cuadro Hidalguense y de su afición, con quien fue generando una especial relación. Los vientos Pachuqueños, tan conocidos, habían reanimado su espíritu, hasta que una tarde desafortunada, algo negro se posó en su mente, que le hizo actuar con un instinto no propio de su condición humana y agredió prácticamente a un compañero de profesión, Paco Palencia, en un hecho reprobado por todos, a la luz de la comprensión del acto, Manolo pidió perdón al agredido y significó un revulsivo en sus actitudes personales, pues desde entonces, no recuerdo a Manolo ser expulsado nuevamente. Acostumbrado entonces, a vencer los avatares en que la vida y el mismo lo colocaron, Vidrio se encumbró nuevamente con el equipo y juntos lograron la consecución de un subcampeonato y un nuevo campeonato, entonces, la nominación del técnico que había sido su compañero de equipo y entrenador en Pachuca, le permitió regresar por la puerta grande al representativo Nacional y lograr el sueño de todo futbolista, representar a su país en un mundial, en donde incluso fue titular. Finalmente, su capacidad, su tesón, la fortuna de la contratación de Aguirre como técnico del Osasuna o todos los factores juntos, han permitido que Vidrio se incorpore al fútbol de España, en la llamada liga de las estrellas, el dice que va con la idea de quedarse un año y regresar al Pachuca de sus querencias, sin embargo, el destino que a veces ha jugado en su favor, su fútbol y su carácter probado, pueden hacer que su estancia sea más prolongada, es difícil predecir su futuro profesional, sin embargo, con el camino que Manolo ha andado, con los obstáculos sorteados, ciertos estamos que va a luchar con alma y corazón para enfrentar dignamente la nueva aventura, pues además ha dejado de lado todas aquellas cuestiones negativas, por eso, aquí los que hemos seguido cercanamente su trayectoria y admiramos su perseverancia, estamos deseando lo mejor para el, se lo merece.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas