¿Por qué solo Hugo o Lavolpe?

La polémica sobre la designación del técnico nacional, parece que el emporio televisivo privado más antiguo, parece cerrarla a solo dos candidatos, Hugo Sánchez y Ricardo Lavolpe, haciendo uso o...

La polémica sobre la designación del técnico nacional, parece que el emporio televisivo privado más antiguo, parece cerrarla a solo dos candidatos, Hugo Sánchez y Ricardo Lavolpe, haciendo uso o más bien abuso, de la penetración y cobertura que tiene en el medio nacional, cuestión casi natural en un ente que casi siempre se ha servido con la cuchara grande del fútbol. No estoy de acuerdo, eso si, con aquellos que dicen que es apresurada a estas alturas la toma de decisión respecto de la designación del técnico Nacional, me parece que si constantemente y como lugar común, se habla de que el trabajo a largo plazo es el que rinde frutos, entonces ya se debe de empezar ese trabajo, sin embargo ese es otro tema. Volviendo al tema toral de la columna, es increíble que por arte de magia televisiva, se haga a un lado a gente destacada y mexicanos como los hermanos Tena, Fernando Quirarte o Víctor Manuel Vucetich, ahora que tanto se habla de nacionalismo y tantas cosas que de repente se usan de la manera que mejor conviene a sus propios intereses. Independiente del carácter o de lo que se pretenda del Seleccionador para con el representativo en relación al sello distintivo de este, no existe mayo parámetro para la elección de un entrenador que los resultados obtenidos en la carrera, en éste aspecto, debemos de analizar los logros de los aparentes “finalistas”, según la tele. Lavolpe es un buen técnico sin duda alguna, que siempre coloca a sus equipos en liguilla, sin embargo, desde hace diez años o más no ha podido repetir la obtención de su único campeonato como técnico, algo le hace falta en los momentos decisivos a sus equipos, esto es evidente, en tanto que Hugo, enorme jugador sin discusión, como técnico cuenta con dos semifinales como logro mayor con sus pumas, tomando en cuenta su poco camino recorrido como preparador, que tampoco es nada criticable, pero que también ese incipiente caminar en la labor, le descalificarían por ahora, con una sana lógica, como técnico Nacional. En cambio, incomprensiblemente desempleado, Luis Fernando Tena, joven técnico aun, tiene en su haber dos campeonatos, uno con el equipo que solo con el, lo ha logrado obtener en más de veinte años y otro con Morelia, el primero en su Historia, inexplicablemente echado de ambos equipos, prácticamente. Al igual que su hermano, Alfredo Tena cuenta con dos títulos como entrenador, con equipos que no acaparan los grandes titulares de los diarios nacionales (tan dados a llamar grandes a equipos con un solo campeonato en trece o veinte años) gente como su hermano, seria, poco dados a declaraciones rimbombantes. Esta también Víctor Manuel Vucetich, el llamado en algún tiempo “rey midas”, porque todo lo que tocaba lo volvía exitoso, con dos campeonatos en primera división Nacional y otros tantos en la división de ascenso, que sin embargo también tuvo un descenso en su carrera, que sin embargo en su última incursión como técnico pareció superar ese bajón, cuando al equipo benjamín lo colocó como superlider inopinado, increíblemente también desempleado, por obra y gracia de absurdas decisiones Directivas. Finalmente, Fernando Quirarte, con poco tiempo como Entrenador, logró un subcampeonato y un campeonato con el santos, equipo donde, para variar, pese a los logros también fue echado, cuenta en opinión mía, con los méritos necesarios para ser considerado como técnico Nacional, pero de repente, en el medio que solo cuenta el día de hoy, este como los otros mencionados son relegados increíblemente. En cambio, vemos en el nuevo campeonato, la presentación de un casi desconocido técnico argentino, Salvador Capitano, nada personal contra el, pero, uno no entiende en que se basan las decisiones para entregarle un equipo de primera división. Que tendrá problemas en el porcentaje y como rayos se deja aun lado a otros técnicos como los anotados, con probados resultados positivos en el medio, o se trae a Passarella, entrenador con muchos blasones pero con absoluto desconocimiento del medio, cuando se ha demostrado hasta la saciedad que esta ha sido la condición de los campeones de la última década, pero en fin, allá ellos y su dinero. Es tiempo, que los directivos sean coherentes y tomen una decisión centrada, que además no implica de grandes razonamientos, pero ojalá no se dejen llevar por el canto de las sirenas de los redescubridores de los reality shows, tan burdos en sus juicios o en sus prejuicios, más bien, que ayer han hecho mundialista para el 2006 al Rafa Márquez de los pumas, ojalá que las presiones de emporios como éste no inclinen la balanza de la decisión, por el bien de nuestro fútbol, sea por dios.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas