Extraña “bienvenida” para Figo y el Matador

Quizás esta comparación para muchos sea absurda (y en efecto, lo es) no los quiero comparar con su calidad futbolística, quiero compararlos por su reacción en la cancha ante la “bienvenida” que...

Quizás esta comparación para muchos sea absurda (y en efecto, lo es) no los quiero comparar con su calidad futbolística, quiero compararlos por su reacción en la cancha ante la “bienvenida” que recibieron ambos futbolistas por parte de sus ex aficiones el pasado fin de semana, para comprender este texto debemos conocer los datos “históricos” sobre el tema. Luis Figo, simplemente un ídolo, jugó por más de 6 años en el Barcelona, un símbolo del equipo que profesaba un “amor a la camiseta” incuestionable…de pronto el candidato a la presidencia del Real Madrid, Florentino Pérez dice que en caso de ganar las elecciones, el portugués se vestirá de blanco, asegurando tener un pre-contrato firmado por el jugador. Obviamente Figo lo negó todo, dijo frases como “mi futuro lo decido yo” “La afición puede estar tranquila, el día 24 estaré en el Camp Nou” (en la pretemporada) “Seguiré en el Barcelona, gane o pierda Florentino” “Esta es y será siempre mi camiseta” y frases por el estilo. La historia ya la conocemos, el famoso día 24, Luis Figo se presentó para la temporada, pero vestido de blanco en el Santiago Bernabeú. Este fin de semana se jugó el clásico Barcelona-Real Madrid, en donde la figura principal fue el portugués y creánme el recibimiento fue simplemente impresionante, como escribí aquí mismo en el artículo anterior, una afición engañada y dolida solo tiene una manera de manifestarse y el Camp Nou le dio un recibimiento digno de lo que ellos consideran un “traidor”, pancartas con leyendas como: ´Judas a tu lado es un aficionado´, ´Made in Figo: Blancos llorones saludad a los campeones´, ´No merece ser portugués´, ´Figo y telepizza: el secreto está en la pasta´ (dinero). Son algunas de los cientos de pancartas que decoraban el estadio, gritos unánimes: "El portugués, hijo puta es" y "Nosotros te queremos, Figo muérete", “Figo te fuiste como un rey y vuelves como un esclavo”, “Figo, el infierno es tu destino”, “Pesetero”, “Figo, el Barça es un sentimiento, no lo olvides nunca”, “Figa”, “Ya decía yo que tanta gomina era sospechoso”, “Figo, no eres madridista, eres un mercenario”, “Los que antes te quisimos, siempre te odiaremos”... Algunas fueron un poco más crudas e hirientes: “Figo, venderías a tu madre si la conocieras”, “Figo, tu mujer se acuesta con Palomino”, “Figo: traidor, embustero y pesetero” o “La mierda con la mierda”. Miles de papelitos simbolizando billetes de 10.000 pesetas con la cara del jugador fueron arrojados al campo, cientos de objetos fueron lanzados al terreno de juego desde celulares hasta botellas de plástico, para acabar pronto, el 10 del Real Madrid no cobró ningún tiro de esquina y evitó al máximo las bandas, esta de más mencionar que desde que salió a calentar previo al partido todos los abucheos y silbidos eran dirigidos a él, así como cuando nombraron su nombre en la alineación y cada vez que tocaba el balón era recibido con pitidos ensordecedores hasta el punto de que los jugadores apenas podían oír el silbato de Pérez Burrull, e incluso cuando no tocaba el balón, llegaban los gritos al estilo: “Ese portugués, que hijo de p... es” y “Figo, Figo, maricón. Y por si es necesaria más información, a los alrededores del hotel los aficionados de Barcelona se encargaron de hacer el mayor escándalo posible hasta cerca de las 4 o 5 de la madrugada, con música y sobre todo cientos de trompetas entonando el himno del Barcelona El fin de escribir todo esto es simplemente que se den cuenta del recibimiento y lo que el portugués tuvo que soportar durante el clásico español y ¿saben que dijo Figo como reclamo a la afición? NADA. Otro caso es el del “Matador” quién llegó a Tigres dejando a un lado ofertas de equipos como el Galatasaray en 1998 justo al finalizar el Mundial de Francia, en esos momentos Luis era el jugador más importante de México y fue un ídolo para la afición auriazul. Para bien o para mal ahora la afición regiomontana tenía 3 ídolos, Siboldi quien aceptó el reto de ir a la Primera División “A” con el equipo, el chileno Claudio Nuñez y el ex necaxista. Desafortunadamente ambos delanteros nunca tuvieron una buena relación e incluso llegaron a los golpes, sin embargo dentro del terreno de juego fueron una pareja explosiva. Ante la “baja” de juego de Siboldi, llegó Jorge Campos a Tigres en el Verano 2000 y tuvo serios problemas con la afición y la prensa local, e incluso dijo que la afición de Tigres estaba llena de “borregos” y pidió la salida del equipo a pesar de que su contrato terminaba en diciembre, lo cual provocó que durante el presente torneo el “Brody” fuera fuertemente abucheado por la afición durante la jornada 1. Después de la “Tragedia del 6 de mayo”, fecha en que se celebró la última jornada del Torneo de Verano 2000, cuando Tigres empató con el descendido Toros Neza, perdiendo toda posibilidad de calificar –por fin- a una liguilla, después de llevar una ventaja de 3-0 y en donde el “Matador” Luis Hernández erró un penalty. Ese día la “ mejor afición de México” enfurecida pedía a gritos una explicación, (recordemos que esa temporada fue el penoso caso Donizete) y el único jugador que minutos después de finalizado el encuentro salió a “dar la cara” fue el “Matador” quién besó su playera de Tigres diciendo que el sí quería a esa camiseta, la portaba con orgullo y con orgullo la volvería a portar. Días después anunció su incorporación a la MLS con el Galaxy, ya que le ofrecían posibilidades importantes para viajar a Europa, e hizo una promesa: en caso de volver al futbol mexicano, solo lo haría con la camiseta de Tigres. El resto de la historia ustedes lo conocen, el “Matador” firmo con el América y irónicamente la presentación de Luis ha sido justamente en la jornada 13, en el “Volcán” Universitario como rival de aquella camiseta que él tanto se jactó de portar con orgullo. Su bienvenida no fue ni la sombra de lo que el portugués tuvo que enfrentar en Barcelona, simples abucheos desde que salió a calentar y cada vez que tocaba el balón e intentaba anotar para la escuadra americanista. El “Matador” anotó un gol, y no perdió la oportunidad de ir y festejarlo frente a aquélla afición que hace apenas unos meses vitoreaba cada amague, cada túnel, cada pique y sobre todo cada gol del veracruzano. No es necesario repetir lo que Luis dijo a su salida del partido, todos lo vieron por la televisión al igual que sus declaraciones afirmando que la afición auriazul está llena de borregos. Figo se achicó y evitó al máximo acercase a la banda así como cobrar los tiros de esquina, no brilló en el partido, pero dijo respetar a la afición del Barcelona y comprendía su actitud siempre y cuando no se recurriera a la violencia en su contra (cosa que no sucedió, el señor Luis Figo está ahora en Madrid y por cierto de muy mal humor), pero se le perdona porque finalmente fue blanco de la peor “bienvenida” de la historia del futbol. Mientras que Luis Hernández, anotó un gol y le marcaron un penalty, pero solo fue abucheado y sin embargo no resistió y terminó por insultar a la afición simple y sencillamente porque ya no lo quiere. No justifico a las dos aficiones, pero si las comprendo porque a fin de cuentas ambos jugadores faltaron a su palabra por distintas razones, pero como mencionaba anteriormente el corazón de un aficionado es muy sensible y todos sabemos que la línea que separa al odio del amor es muy, pero muy delgada. Con dinero se puede comprar un equipo… Puede comprar jugadores... Pero con dinero no podrán nunca comprar el cariño incondicional de una afición…

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas