Año 2000: Continúa la pesadilla auriazul

Dentro de una película de terror, de una pesadilla, así se sentía la afición de Tigres al finalizar el que sería su último partido de la temporada regular Invierno 2000.

Dentro de una película de terror, de una pesadilla, así se sentía la afición de Tigres al finalizar el que sería su último partido de la temporada regular Invierno 2000. Temporada tras temporada, jugadores y técnicos de los 18 equipos de la primera división la seleccionan como "La mejor afición de México", tiene casi veinte años de no festejar un Campeonato (1977-78 y 1981-82 ), vivió un descenso en manos de su acérrimo rival, un año en el infierno de la 1era "A", paga los boletos más caros del futbol mexicano, un estadio a reventar en cada partido de local, da apoyo incondicional, su equipo invierte millones de dólares en contrataciones espectaculares, tienen muchos seleccionados nacionales ... y Tigres aún continúa fracasando. Se dice que esa plaza es muy apasionada, que la mercadotecnia ha servido para mantener viva la flama de la pasión futbolística en la ciudad de Monterrey, espectaculares inauguraciones, la expo-tigres, agua embotellada, tarjetas de teléfono, rompecabezas, muñecos de peluche, billetes de lotería, tiendas con cualquier cantidad de artículos oficiales de ambas escuadras, beepers con el escudo oficial de los equipos, anuncios panorámicos, muñecos y tarjetas coleccionables, mochilas, libretas y plumas en las escuelas, pizzas y un sin fin de promociones por parte de ambas directivas; todo el día, usted puede encontrar programación en radio o televisión sobre futbol en donde el único tema a tratar es Tigres y Rayados, esto y mucho más forma parte del día a día en la Sultana del Norte, donde la rivalidad entre ambas aficiones está presente los 365 días del año, a cualquier hora y en cualquier lugar. Sin embargo no todo es obra de la casualidad, el amor por este equipo no nació de la noche a la mañana, es cierto, se ha incrementado en los últimos años (inexplicablemente, si vemos los resultados) pero este equipo desde su nacimiento por allá de 1967 siempre ha contado con el apoyo de la afición, sobre todo cuando más lo necesitaba ... en la temporada en que debió luchar por el no descenso, irónicamente una de las mejores temporadas de éste equipo en la primera división, con un plantel que tal vez no tenia muchos nombres, pero tenía hombres que sabían y querían hacer su trabajo, que aceptaron el compromiso de luchar y dar hasta la última gota de sudor por salvar este equipo y dar alegrías a esta enorme afición. Aquella temporada, justo el Marzo 6 de 1996 Tigres, para sorpresa de muchos fue Campeón de Copa venciendo en la final a Atlas y provocando algarabía en toda la ciudad que dio una bienvenida inolvidable para los heroicos Tigres que en vez de dejarse caer ante una tabla porcentual que los hundía cada vez más, se permitieron regalar una alegría para los miles que semana a semana sufrían, festejaban y lloraban apoyando a los universitarios. Pero el destino decidió poner a prueba el amor y lealtad de esa gente, por medio de una de los peores castigos que el futbol puede dar... el descenso, un castigo que vino precisamente del rival más odiado: los Rayados del Monterrey. Era un 24 de marzo de 1996, cuando durante un clásico regiomontano celebrado en el ahora llamado "Volcán" Universitario, Luis Miguel Salvador y Sergio Verdirame sellaron el destino de los Tigres de la U.A.N.L., cuando el árbitro pitó el final del partido, miles de personas rompieron en llanto, ancianos, jóvenes, señoras y niños lloraban desconsolados, Robert Dante Siboldi yacía en el césped inconsolable...Tigres había descendido. No habrá faltado el aficionado rayado que intentara consolar a algún Tigre que estuviera a su lado, así como no faltaron los que reían y festejaban el triunfo y el descenso del eterno rival...ese mismo día comenzó un año lleno de esperanzas, de lucha y nació una promesa: VOLVEREMOS!!! Pero el Torneo aún continuaba, y ese plantel se aseguró de que Tigres se fuera con la cara en alto, no sin antes poner en entre dicho el reglamento del futbol mexicano ¿qué pasaría si Tigres es Campeón? ¿Campeón de Copa y de Liga? Finalmente la controversia no siguió ya que Tigres quedó fuera. Comenzaba la pesadilla, mientras el Monterrey recibía al América, Guadalajara y Necaxa, Tigres recibía con estadios llenos a los Venados del Yucatán, a los Brujos de San Francisco del Rincón, a los Delfines de Acapulco, etc ... se quedaron algunos, que se comprometieron a sacar adelante a este equipo, entre ellos Robert Dante Siboldi (un verdadero ídolo para los felinos), se fueron muchos y llegaron otros más, "la Coca" Mendoza, Nilson Esidio, Danilo Toselo y entre ellos un joven chileno de apenas 21 años proveniente del modesto Wanderers ¿su nombre? Claudio Nuñez, "El Diablo" quien finalmente se convirtiría en el verdugo del mayor enemigo de los felinos: el Monterrey. Tigres se coronó Campeón del Invierno 96 en su casa, y el Junio 1 del Verano 97 goleando 4-0 se adueñó del pase directo a la primera división nacional, lo habían cumplido! aquellas 45 mil gargantas cantando durante un año entero "...y volver, volver, volver...a primera otra vez..." recibieron en la Macroplaza a 22 héroes que habían luchado partido a partido, que se habían entregado, que habían respondido a las promesas hechas, fue una fiesta que se prolongó por días en toda la ciudad. En el Invierno 97 Tigres regresa al máximo circuito y a partir de entonces se hacen contrataciones escandalosas, se gastan millones y millones de dólares, Alberto Guerra, el técnico que ascendió al equipo es despedido en las primeras jornadas, ahora la lucha era la permanencia, pero después comenzaron los fracasos al no calificar quedándose siempre en la orilla, técnicos como Miguel Mejía Barón, Carlos Miloc, Victor Manuel Vucetich pasaron por el banquillo auriazul, siendo el ex jugador felino Oswaldo Batocletti el que más puntos lograra con los felinos (23); Presidentes también han desfilado al por mayor en este equipo: José Domene, Guillermo Martinez, Fernando Urdiales y por supuesto el actual, Enrique Borja a quien se le recuerda más por el "Caso Donizette", que por sus logros deportivos con la Institución. Recordemos el fracaso del Torneo de Verano 2000, cuando de la mano de Victor M. Vucetich, Tigres a pesar de ir ganando 3-0 en un abarrotado "Volcán" Universitario al ya descendido Toros Neza perdió el control del partido, finalizando éste 3-3 (Luis Hernández falló un penal) quedando nuevamente eliminado en su propia casa desatando la ira de su afición. Solo una alegría para esa fiel afición, nunca desde que el Monterrey los envió a la 1era "A" habían vuelto a perder un clásico, sin embargo esta temporada llegó Ricardo "Tuca" Ferreti, con refuerzos como Claudio Suárez, Jesús Olalde, Sergio Vazquez, Antonio Sancho y Mauricio Gallaga, y con 6 victorias, 5 empates y 5 derrotas logró superar esos 23 puntos (hizo 24), perdió el clásico regiomontano y fiel a la costumbre fracasó al dejar ir la calificación en el último partido del Torneo. Se dice que la culpa es de los aficionados, porque en la ciudad de Monterrey se vive un ambiente muy pasional, porque se presiona mucho a ambos equipos, porque cuando la afición no ve buen futbol abuchea, porque cuando ve a un jugador parado en la cancha le silba, porque llena cada semana los estadios y cumpliendo el sueño de cualquier directiva deja ingresos impresionantes temporada tras temporada... Curiosamente el portero Jorge Campos acusó a la afición felina de "ser borregos", acusó a la gente de "apoyar a Tigres solo en las buenas y no en las malas", creo con todo respeto que esa gente apoya a Tigres solo en las malas porque las buenas a menos que quieran contar el ascenso o sean mayores de 20 años, nadie ... nadie las ha conocido. Juan Francisco Palencia declaró recientemente "me preocupaba nuestra familia y la gente que iba cuando Cruz Azul estaba un poquito mal para darle lo que había esperado toda la temporada", dijo también que "Hay mucho villamelón en Cruz Azul, que sólo está cuando va bien el equipo, cuando el equipo esta temporada no levantaba, la gente iba al estadio y nos apoyaba pero a la gente que ahorita va a ir a llenar el estadio y que irán nada más porque Cruz Azul va bien, no hay que hacerle mucho caso". ¿Es acaso ese apoyo incondicional es el que ha provocado que los dos equipos Regiomontanos sean un fracaso? ¿Debe la afición dejar de apoyar a su equipo cuando los resultados no se dan? ¿Realmente se motivarán los jugadores si ven el Estadio Universitario vacío el día de la inauguración?. En caso de ser así...¿no serían acusados de "villamelones"? ¿de apoyar solo en las buenas y no en las malas?. En fin, dudo que eso suceda con la afición de Tigres por una sencilla razón #1: esa afición realmente ama a su equipo, incondicional y desinteresadamente, para ellos Tigres es más que una liguilla, más que un campeonato, más que 12 o 22 jugadores, más que un técnico o directivo ... finalmente tienen razón, todos ellos se pueden ir, pero Tigres siempre seguirá ahí.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas