Gracias...pero no gracias

Por Gaby (gaby@lamonumental.com)

Por Gaby (gaby@lamonumental.com) Con el anuncio de la institución azulcrema en el que declinaba la invitación a participar en el cuadrangular de la Pre-Pre Libertadores se despertó una nueva controversia alrededor de nuestro querido equipo. Y es que como siempre, América es noticia haga lo que haga: cualquier otro equipo pudo haber anunciado que no asistiría a este mini torneo y hubiera pasado desapercibido. Y como ya dije, toda la polémica se genera porque se trata del equipo más importante de México, del América, que además en la última Libertadores había llegado hasta las semifinales. Así pues, las opiniones no se han hecho esperar, y por todos lados podemos escuchar las distintas posturas que se toman al respecto. Desde los técnicos como Trejo que osan llamar “miedoso” al más grande, hasta los hinchas normales que se quejan amargamente al no comprender la decisión tomada por el Club, todo el mundo tiene una opinión sobre el asunto. Sinceramente no creo poder decir que las opiniones están divididas, porque realmente predomina la opinión de que el equipo debió haber asistido a costa de lo que fuera, que las fuertes cargas de trabajo bien valían la pena y que no hay disculpa para la directiva al haber tomado esta decisión. Dentro del mismo nido, existen personas que no aprueban la decisión tomada; principalmente me refiero a los jugadores, quienes han manifestado no estar cansados y tener un gran deseo de asistir al torneo más importante a nivel de clubes en el continente americano. Mientras esto se escucha entre el plantel, el cuerpo técnico y la directiva concuerdan en que fue la mejor decisión, debido a que lo más importante para el equipo por ahora sería lograr el bicampeonato y que por cuestiones de logística no resultaría conveniente para el equipo estar en ambos torneos. Y bueno, después de esta breve pero concisa introducción, daré mi opinión sobre este asunto tan sonado en estos días. Como es mi costumbre, parece que en esta ocasión iré contra la corriente, y diré que contrario a lo que piensa la mayoría yo creo que la decisión tomada fue acertada. Sinceramente en estos momentos, existen muchas cosas que causan cierta incertidumbre respecto a lo que vendrá para nuestro equipo: los jugadores que llegan, la baja de Oviedo, uno de los jugadores más importantes para el cuadro americanista; el poco tiempo de preparación que ha tenido el equipo, el cansancio arrastrado por la sobrecarga de trabajo, y principalmente la ausencia de Manolo en la dirección de América. Y aunque también el regreso de Blanco representa una de las mejores y más esperanzadoras noticias para todos los americanistas, la verdad es que creo se tienen suficientes motivos para tener ciertas reservas respecto al futuro del equipo. Pero que quede bien claro que con esto no quiero decir que estoy dudando sobre lo que logrará el equipo, o que soy una “mediocre” como un amigo me llamó: soy una convencida de que este equipo está para cosas grandes, que ha comenzado una nueva era para la institución azulcrema y que mil cosas, entre ellas el bicampeonato, están a la vuelta de la esquina. Es precisamente por este deseo de conseguir, en primera instancia, el bicampeonato y de ahí seguirnos y lograr una gran época de triunfos tras más triunfos, que creo que el no entrar al la Libertadores fue una buena decisión. Es un hecho que poco a poco irá saliendo a relucir el cansancio en cada uno de los jugadores por toda la carga de juego que vienen arrastrando. Y si a esto le sumamos los viajes que se tendrían que realizar para jugar primero las eliminatorias para llegar a la Copa Libertadores y posteriormente los del torneo en sí, así como los juegos extras que tendría que enfrentar el equipo, nos encontraremos con un equipo “saturado”, con poco tiempo para prepararse para cada uno de los encuentros que tendría que disputar. Si queremos dejar de lado esto, y creemos fielmente en la palabra de los jugadores que juran no estar cansados y estar listos para enfrentar ambos torneos, entonces hablemos de la falta de Manolo en el timón de la escuadra azulcrema. Es por todos sabido que Carrillo cumplirá únicamente la función de un ejecutor de las ordenes de Lapuente; se limitará a cumplir cabalmente las instrucciones que dejó Manolo y por lo tanto podría pensarse que no habría motivos para poner en duda el buen funcionamiento del equipo en los próximos meses. Y si bien es cierto todo esto, también debemos tomar en cuenta que la influencia, a nivel personal, de Lapuente sobre el equipo es sumamente grande e importante. No podemos olvidar que Manolo además de conocer el futbol al derecho y al revés, también es un gran motivador, y no hay forma alguna en que Carrillo pueda desempeñar el mismo papel, o al menos de la misma forma, que el profe Lapuente, ¿o sí? En fin, creo que estos dos puntos son claves en la decisión tomada por la directiva, o por Lapuente, o por la empresa dueña del equipo. Carrillo se encargó de declarar a la prensa que fue el mismísimo Manolo quien tomó la decisión de no asistir a la Libertadores, lavándose las manos no sin antes dejar claro que estaba de acuerdo con dicha resolución. La directiva declara y jura que fueron ellos, junto con Carrillo y Lapuente, quienes decidieron no asistir al torneo; y por supuesto, nunca faltan las personas que se atreven a asegurar que esta resolución obedece únicamente a intereses de Televisa, concretamente de Emilio Azcárraga Jr., negándose a asistir al cuadrangular Pre-Pre Libertadores, organizado por Alejandro Burillo. A final de cuentas, creo que no trasciende quién haya tomado la decisión en sí; lo que realmente nos debe interesar es saber si la decisión tomada fue correcta o no. Muchos me tachan de tonta y cerrada al decir esto: para mí es más importante volver a “crear” una época histórica en el futbol mexicano, una época que sea 100% azulcrema. Y es que no le resto importancia a la Copa Libertadores; por supuesto que estoy consciente de la importancia de este torneo, claro que sé que es por mucho el torneo de clubes más importante de América. Pero sinceramente lo que más deseo después de estos 13 años de esperar un título, que afortunadamente ha llegado, es ver que mi equipo, que el América de mi vida arrasa con absolutamente todos los torneos, que no sólo logra el bicampeonato, sino que conseguimos un tricampeonato y hasta un pentacampeonato. La Copa Libertadores vendrá, eso no lo pongo en duda, simplemente no creo que ahora sea el mejor momento para meternos en esos terrenos. No es miedo ni mediocridad; simplemente es poner ciertas cosas en perspectiva y ordenar un poco nuestras prioridades. Todos sabemos que nuestro equipo es el más grande de México, y por esto podemos estar seguros de que lograremos absolutamente todo con lo que tanto el equipo en sí como la hinchada americanista, hemos soñado. Tenemos todo el tiempo del mundo para lograrlo, bien podemos esperar un año, año en el cual no pasaremos desapercibidos; claro que no, dejaremos huellas en los torneos mexicanos, huellas profundas e imborrables, para más tarde dejar esas mismas huellas en terrenos internacionales. Finalmente la decisión está tomada, y no hay vuelta atrás. Siempre digo que a ver para adelante y vamos con todo por lo que viene. El compromiso inmediato es ganar el Clásico, y por ahora, por esta semana, ése debe ser nuestro objetivo primordial. Por supuesto el objetivo a largo plazo será ganar el torneo de apertura; porque es un hecho que con la decisión de no asistir a la Libertadores, el equipo se está comprometiendo a ir con todo por el bicampeonato. Está claro que fue un intercambio de una cosa por la otra, y por lo tanto como afición tenemos todo el derecho de exigir que se cumpla lo que hoy se está convirtiendo en un compromiso de nuestro equipo. Si no se consiguiera este objetivo, si no se logrará hacer un EXCELENTE papel en este torneo local, entonces sí estaríamos hablando de un gran fracaso, de un engaño y la decisión que hoy apoyo resultaría negativa y equivocada. Como siempre, estaremos con el equipo hasta el final, pero de la misma manera habrá que presionar para lograr los objetivos que hoy por hoy ya están fijados y que no pueden olvidarse en el camino.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas