¿Dónde quedó aquella Selección Azteca?

Este espacio editorial es para todos los aficionados que deseen publicar sus comentarios y opiniones sobre lo que pasa en nuestro futbol.

Este espacio editorial es para todos los aficionados que deseen publicar sus comentarios y opiniones sobre lo que pasa en nuestro futbol. Los exhortamos a que nos envíen sus comentarios por correo electrónico a: aficionado@mediotiempo.com , donde analizaremos sus escritos y los publicaremos con mucho gusto en esta sección editorial. Sus comentarios se publican sin alteraciones ni modificaciones a la redacción y ortografía. Muchas Gracias y esperamos que hagan suyo este espacio editorial. Por: Daniel Herrera Salgado (23-Noviembre-2000) Recuerdo que cuando estaba en la escuela primaria uno de esos profesores, de los que cada vez hay menos ahora, nos habló del juego de pelota que jugaban los Aztecas. Ese juego juego sagrado, antepasado del actual futbol, era practicado por verdaderos atletas Aztecas. Si bien recuerdo, el objetivo del juego de pelota era semejante al del futbol, es decir, introducir una pelota hecha de cuero y chapopote a través de una circunferencia de piedra el mayor número de veces posible. Existen algunas diferencias con el futbol, como que ahora la pelota es de cuero y caucho y que ahora el objetivo es introducir esa pelota o balon en un marco de metal, pero tal vez la diferencia más importante sea que aquellos antigüos equipos de Aztecas vencedores en el juego de pelota, no recibían primas por ganar, ni tampoco buscaba una copa, sino que perdian la vida. Si, esos verdaderos guerreros deportistas luchaban en el campo de juego por ganar la muerte en sacrificio, y vaya que luchaban por ganar animados tan solo por algunas centenas de espectadores. Ambos equipos de guerreros, ganadores y perdedores, eran dignos de admiración, pues jugaban con todo el corazón para ganar y agradar a sus dioses. Hoy en día, Una oncena de jugadores se viste, con los colores que representan aquella civilización guerrera, para jugar el juego de pelota de la era moderna, el futbol, ahora no solo una centena de espectadores sino millones de espectadores, ya sea en el estadio o por televisión, anima a esta nueva oncena Azteca que desgraciadamente ya no juega a morir, ni tampoco a agradar a sus dioses, ahora esos once jugadores creen ser los dioses, no agradan a nadie a pesar de obtener la victoria, y a veces ni eso, pues no se entregan de corazón y no luchan con todo para ganar. Dónde quedó aquella antigüa y verdadera selección guerrera Azteca?. Quizá, se perdió para siempre a la llegada de los españoles, pues recordemos que al ser una raza guerrera no había muerte más hermosa que la muerte en guerra defendiendo a su pueblo. Solo quedaron vivos los traidores y cobardes que no quisieron perder sus vidas. Parece ser pues, que la nueva oncena Azteca está conformada por traidores y cobardes. Traidores porque no defienden a muerte los colores de su pueblo, cobardes porque prefieren salir del campo caminando a salir en la camilla con tal de que su equipo logre la victoria. Ojalá que los dioses se apiadan de los descendientes de su pueblo Azteca y hagan surgir de entre las cenizas una verdadera oncena guerrera, una oncena, que en la cancha muera para vivir la gloria. aficionado@mediotiempo.com

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas