¡Se le acabó el tiempo a Lavolpe!

Este espacio editorial es para todos los aficionados que deseen publicar sus comentarios y opiniones sobre lo que pasa en nuestro futbol.

Este espacio editorial es para todos los aficionados que deseen publicar sus comentarios y opiniones sobre lo que pasa en nuestro futbol. Los exhortamos a que nos envíen sus comentarios por correo electrónico a: aficionado@mediotiempo.com , donde analizaremos sus escritos y los publicaremos en esta sección editorial. Sus comentarios se publican sin alteraciones ni modificaciones a la redacción y ortografía, por lo que les recomendamos escribir con la mayor calidad posible. Muchas Gracias y esperamos sus aportaciones. Por: Gerardo Fragoso (10-Diciembre-2000) Otra vez Ricardo Lavolpe y el Atlas quedaron a la orilla del camino. La realidad de esta campaña no es diferente a la de otras tantas. Hace tres años era la Maquina del Cruz Azul la que eliminaba a un Atlas que guardaba muchas esperanzas tras la primera campaña de Lavolpe. A la siguiente campaña el Necaxa lo dejaba en Semifinales en medio de un polémico arbitraje de Armando Archundia en el juego de ida, que incluso llegó a provocar la declaración del entonces presidente atlista, Francisco Ibarra, en el sentido de analizar la cancelación del contrato de transmisiones con Televisa. Para el Invierno 98 nuevamente Necaxa lo dejaba en las semifinales, en esta ocasión con un equipo que daba grandes esperanzas, integrado por gente como Rafa Márquez (hoy en Francia), Daniel Osorno, Juan Pablo Rodríguez, Julio ´Jerry´ Estrada (hoy en Monterrey), etc. Para el Verano 99 Atlas perdió la final con la falla en penales del ´Jerry´ Estrada, pero quedaba la impresión de que Atlas barrería con la liga siguiente. Así fue, pero tristemente volvió a quedar en semifinales ahora echado fuera por los Tuzos del Pachuca. Para el Verano 2000 Guadalajara eliminó a los Atlistas por mejor posición, una eliminación que pudo evitarse si Lavolpe no juega con suplentes tres partidos de la liga que casi ´regaló´. Lavolpe mismo reconocería su error la noche de la eliminación ante las Chivas. Y en este Invierno 2000 otra vez quedaron fuera de una liguilla, en lo que debe ser considerado un fracaso, pues todo se apostó a la liga tras la eliminación en la prelibertadores. ORGULLO MALENTENDIDO Muchas veces ha sido elogiada la disciplina táctica de Lavolpe, el hecho de que las jugadas elaboradores en cada partido son precisas y exactas. Pero también muchas veces, Lavolpe ha sido un entrenador propenso a exhibir públicamente a sus jugadores, tragándose posteriormente muchas de sus palabras. Esa situación ha acarreado problemas al equipo y mal ambiente. En el Invierno 97 esta situación acarreó la salida de Darío Franco del equipo, un jugador que se había entregado como todo un profesional a la playera atlista. De igual forma exhibió al argentino Federico Lagorio al cual le pidió públicamente que se retirara del fútbol, pues no servía para nada. Daniel Osorno también fue blanco de su ira, tras la eliminación ante Necaxa declaró que Osorno ´no daba para más´ , así mandó a traer a Eduardo Bustos Montoya (al que posteriormente también marginó) para cubrir su puesto. Osorno no fue ni a la banca, sino hasta que regresó del Mundial Juvenil, entonces volvió a ser considerado y Lavolpe se tuvo que tragar sus palabras. Pero ahí no paró. Posteriormente se peleó con Jorge Almirón, y en el pasado ve rano con los refuerzos Cásseres y Ailton, a los que incluso mandó a la segunda división, siendo que el mismo los había pedido. El último ´show´ de Lavolpe se dio en este torneo con el chileno Eduardo Arancibia, al cual marginó la titularidad después de que este le contestó públicamente sus acusaciones. Lo grave de esto es que salidas como la de Almirón le acarrearon problemas al equipo en su forma de jugar. APOYO DESMEDIDO Desde el primer año Lavolpe impuso su ley en cuanto a contrataciones de fuera. En el Invierno 97 trajo a Jorge Almirón y Facundo Villalba. Almirón respondió siempre con todo durante el tiempo que vistió la casaca rojinegra, pero Villalba fue inexplicablemente mantenido dos torneos sin mostrar nada. Para el Verano 98 salió Darío Franco y llegaron Jafet Soto y Hugo Castillo, nuevamente un error y un acierto, ya que Castillo es el único que justificó su llegada. En el Invierno 98 trajo a Federico Lagorio y Rodolfo Falero. Lagorio peleó incluso el liderato de goleo, pero Falero nunca pesó en el equipo. En el Verano 99 trajo a Eduardo Bustos quien no hizo un mal trabajo. En el Invierno 99 llegó Diego Cocca quien se ha quedado muy corto en su intento de sustituir a Rafa Márquez. En el Verano 2000 Lavolpe autorizó la venta en 2 millones de dólares de Julio Estrada quien era pieza clave en el equipo para comprar al venezolano Cristian Cásseres y al brasileño Ailton da Silva. Ambos nunca pudieron ser titulares sin discusión con Lavolpe. Para el Invierno 2000 Lavolpe le dio un apoyo desmedido a su paisano Walter Coyette quien no ha rendido en absoluto (basta con revisar sus números). En este torneo también llegó Arancibia, pero terminó peleándose con él. ¿DÓNDE ESTÁN LAS DECISIONES ACERTADAS? Lavolpe ha acabado con sus pleitos, caprichos y necedades a esta gran generación atlista. Provocó la salida de Almirón y autorizó la de Estrada. Justo cuando el equipo tenía una gran defensa, Lavolpe se obsesionó con tener ataque tras la perdida de César Andrade. Así afirmó que David Mendoza era un gran jugador, que tenía un gran futbol por mostrar y ¿qué ocurrió al final?, Mendoza se transformó en la peor debilidad de la defensa atlista, la salida de Estrada pesó como losa al no poderlo cubrir. A fin de cuentas fue Fernando Salazar quien levantó a la defensa atlista que se hundía a gran prisa con Mendoza (basta recordar el 40 de Tigres y el 41 de América). Mendoza no volvió ni a la banca, para el Invierno se fue a León donde ni titular indiscutible ha sido. ¿Y qué ocurrió cuando quiso sustituir a Almirón?, trajo a su yerno Roberto Andrade, quien igualmente era la peor debilidad en la contención. Ahí tuvo que ser el ´Tato´ Torres quien salvara a la nave atlista. Y en este torneo se dejó ir a Ailton en pos de Coyette y mientras Ailton tuvo una temporada buena en un equipo perdido como el León, Coyette fue el perdido en un equipo grande como Atlas. ¿HASTA CUANDO? ¿Hasta cuando la afición del Atlas esperará un título que pudo llegar hace más de un año de no haber sido por las absurdas decisiones de Lavolpe? El secreto del Toluca ha sido la continuidad, como antes lo fue de Necaxa. ¿No creen que si Atlas hubiera mantenido a Estrada y Almirón en vez de experimentar con Cásseres, Ailton y demás jugadores ya habría sido campeón? Los jugadores se conocerían mucho, jugarían casi por nota y el Atlas ya tendría un campeonato si no es que más. Es por eso que la pregunta es ¿Hasta cuando Atlas tiene que aguantar las decisiones tomadas con la víscera?, ¿Hasta cuando se acabará el cuento de que Lavolpe ha hecho grande al Atlas?, la realidad es que tras el accidente de Andrade sólo lo ha hundido cada vez más. (del lugar 1 del Invierno 99 ahora Atlas fue el 8 y con trabajo). Este año se peleó la calificación contra el Irapuato y el otro ¿qué?, ¿Atlas se quedará sin liguilla? Ya es hora de una nueva era para el Atlas, una era lejos de Lavolpe, porque a Lavolpe ya se le acabó el tiempo y si no le pido a los directivos que digan ¿hasta cuando?. aficionado@mediotiempo.com

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas