A punto de entrar a la liguilla

NO OLVIDEN ENVIAR SUS ARTICULOS, OPINIONES PERSONALES Y COMENTARIOS A: aficionado@mediotiempo.com

NO OLVIDEN ENVIAR SUS ARTICULOS, OPINIONES PERSONALES Y COMENTARIOS A: aficionado@mediotiempo.com POR: LUIS FERNANDO ALONSO Aprovechando el pequeño receso que nos brinda los partidos eliminatorios, es válido hacer un breve análisis de los equipos que van con camino firme a la liguilla, ocupando los primeros lugares y mostrando una regularidad que ninguno de los demás equipos muestran, me refiero a los líderes Puebla y Monterrey. Ambos equipos son, por el momento, muestra de lo que se puede lograr cuando la directiva confia en la gente a la que le encomienda la parte deportiva de sus equipos. También podemos decir que, a su manera, ambos son resultados de cierta continuidad que va de la mano con el buen momento de jugadores claves a la hora de definir los partidos. En el caso de Puebla, Alberto Garcia Aspe ha recuperado gran parte del nivel que lo tuvo en la selección por muchos años, Oscar Mascorro ha dado solidez a un cuadro bajo que regularmente era de papel, Hernán Vigna ha apoyado a la perfección a Aspe, y el resto del plantel ya tiene tiempo jugando junto, lo que aunado a que la estrategia de Mario Carrillo se ajusta a lo que el equipo tiene, han convertido al Puebla en un rival duro de roer, que recuerda mucho al Necaxa de hace unos tres o cuatro años. Sin hacer mucho ruido, los poblanos están metidos en una racha sensacional, típica de los grandes equipos, y sorprendente para los aficionados a este equipo que no esperaban semejante funcionamiento si tomamos en cuenta que la franja fue el equipo que más cambios realizó en el receso invernal. De Monterrey no se puede decir más de lo que ya se ha dicho, gran parte del éxito actual se debe a la enorme paciencia que le han tenido a Floro y a que decidieron jugarsela con algunos jugadores de la casa, como de Nigris. Extranjeros que no brillan pero que hacen su trabajo, el regreso de Jesús Arellano y las incorporaciones de jugadores como el tilon Chavez y el pirata Castro le han dado solidez defensiva a este equipo. Las claves del éxito de ambos equipos es la humildad, el hambre de ganar en sus jugadores y técnicos que saben lo que hacen, apoyados por directivas que en las últimas temporadas decidieron tenerle paciencia al material humano con el que contaban. Es muy pronto aventurar si de alguno de estos dos saldrá el campeón, pero es muy probable que entre ellos diriman el superliderato hasta el final, su calendario hacia el final no es tan complicado. Además, ambos han marcado la pauta a seguir en el torneo, basandose en muy buenas defensivas, y por lo que se ha visto hasta ahora, parece que el campeón deberá de contar con un buen aparato defensivo, y ambos lo tienen.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas