Un orgullo para nuestro futbol

NO OLVIDEN ENVIAR SUS ARTICULOS, OPINIONES PERSONALES Y COMENTARIOS A: aficionado@mediotiempo.com

NO OLVIDEN ENVIAR SUS ARTICULOS, OPINIONES PERSONALES Y COMENTARIOS A: aficionado@mediotiempo.com aficionado@mediotiempo.com Por: Fernando González Bastida BUENOS AIRES, Argentina.- ¿Verdad que nuestro verdadero nivel futbolístico es el que desarrolló el Cruz Azul en la “Bombonera” de Buenos Aires contra el Boca Juniors y no el de los partidos contra Inglaterra, Costa Rica y Honduras? Porque en el partido de vuelta por la final de la Copa Toyota Libertadores, el “equipo de Ciudad Cooperativa Cruz Azul” mostró entrega, garra, energía y cuanto adjetivo se le ocurra; el punto es que “lastimosamente” (como le dicen en Sudamérica a “desafortunadamente”) no se pudo conseguir el anhelo que buscaron con tanto ánimo los jugadores cementeros a lo largo de casi un año de competencia internacional (hay que recordar que el camino “celeste” empezó un 1º de Julio del año 2000 en el “famoso” Pre-Pre-Libertadores) y que era, la prestigiada corona continental. Es impresionante como José Luis Trejo conformó un cuadro de altísimo nivel competitivo que de haberlo tenido en el torneo local, hubiera arrasado (no es que yo le vaya al Cruz Azul). Primero al llevar a sus jugadores del Cruz Azul Hidalgo, como Melvin Brown, Víctor Gutiérrez, José Alberto Hernández, Tomás Campos y Norberto Ángeles al primer equipo, y después al acertar en conseguir el préstamo de Sergio Almaguer (pilar en la defensa del subcampeón de América y del equipo tercer lugar en el mundial, Necaxa) y José Saturnino Cardozo, que ahora sí demostró su verdadero nivel fuera de México, las 2 contrataciones temporales, un verdadero acierto de la directiva celeste y de José Luis Trejo, claro. Este épico partido fue casi igual al del Mundial México 1986, cuando las selecciones de México y Alemania se enfrentaron en los cuartos de final en el Tecnológico de Monterrey, con empate a cero goles en el tiempo reglamentario y en los tiempos extra a favor de los “teutones”, porque el Tri dominó de principio a fin tanto al encuentro como a los europeos, lástima que se perdió contra los alemanes igual que contra el cuadro “xeneixe”, en penales. Me enojó mucho como el chileno Pablo Galdames falló el penal que cobró, porque le pegó muy suave al balón y casi casi le dice a Óscar Córdoba: “te lo voy a tirar a la izquierda”, y cuando la presión ya se estaba apoderando del cuadro cementero vinieron las pésimos cobros de José Alberto Hernández y del brasileño Julio César Pinheiro, ni hablar. Pero hubieron 2 cosas más que me enfurecieron, una de ellas fue como repitieron hasta el cansancio los argentinos que Óscar Córdoba “era un monstruo para atajar penales”, mentira, el colombiano nada tiene que ver con que de 13 penales que ejecutaron tanto Cruz Azul, como Palmeiras (el año pasado), sólo 5 entraron, porque de esos 13 sólo paró 3 y los restantes 5 los volaron o los enviaron al poste. Y la otra cosa fue como nombraron el jugador más valioso del partido a Juan Román Riquelme, el 10 de Boca, el cerebro, el nuevo ídolo de los hinchas boquenses, después de Diego Armando “El Pelusa” Maradona, Gabriel Omar Batistuta “El Arcángel Gabriel” o “Batigol” y Martín “El loco” Palermo. Román, como le dicen sus compatriotas, no pudo mostrar ese futbol que tan buen sabor de boca deja, se vió apagado tanto por José Alberto Hernández como por Pablo Galdames, y fue precisamente éste último quien debía haber sido el elegido y el ganador de ese auto último modelo marca Toyota (marca que comercializa la Copa Libertadores), pero dejando a un lado el premio, y poniendo primero lo deportivo el fue sinceramente el mejor sobre la cancha tanto del Azteca como de la Bombonera, por su labor siempre exacta, no dejando pasar a los argentinos de media cancha para adelante, fue impresionante su labor. Porque la verdad, quien mereció el triunfo en esta final, fue el Cruz Azul (como lo mereció México hace 15 años), tanto por lo hecho en el juego de ida como por lo hecho en el de vuelta; y me da lástima que los locutores de Argentina, tanto los de la cadena de cable, PSN, como los de Fox Sports y la prensa argentina, solo hablaran de lo bien que tiraron los penales sus “paisanos” y le dedicaron 2 minutos a lo mucho, al excelente planteamiento del Cruz Azul y le dedicaron todo el día al Boca Juniors, es natural, porque si en el mundo hay personas que se creen extremadamente superiores y creídos, esos, son los “chés”. Si bien es cierto que al que siempre se recordará será al equipo campeón , en el mundo se hablará de que un tal equipo de México llamado Cruz Azul le fue a jugar de tú a tú a un cuadro que está entre los 10 mejores equipos del mundo. Yo pienso que José Luis Trejo nunca soñó, ni en el más increíble de sus sueños, llegar a una final de Copa Libertadores, nada más y nada menos que ante el mejor del cono Sur,y jugarle sin temor ni nerviosismo en su cancha y romperle una racha de 10 años sin perder en “su Bombonera” del barrio de La Boca. Esa actuación de seguro llenó de emoción y de alegría a todo México, porque nos damos cuenta de que ese es nuestro verdadero nivel, de que nos podemos codear con los grandes del mundo (llámense Holanda, Italia, Alemania, Argentina, etc) de que ya pasó eso de que el futbolista mexicano se asustaba cuando salía del Estadio Azteca y que en el extranjero sólo jugaba con un “catenaccio”. Bendito Dios que eso ya pasó. Ahora, lo que si es para entristecer, es que el Cruz Azul empieza a participar en el “famoso” Pre-Pre-Libertadores (ahora llamado Fase 1) en menos de 1 mes, cosa que es una verdadera tontería, ya que si es el subcampeón de América, lo menos que debería hacer el señor Eduardo Aguirre (poseedor de los derechos para que los clubes mexicanos participen en contra de los venezolanos en busca de un lugar en el torneo de clubes más añejo del mundo) es mandar al Cruz Azul contra los venezolanos y ni modo, a empezar de nuevo, pero sin la tonta necesidad de enfrentar a los clubes locales. Lo que si hay que entender es que es muy diferente lo que consiguió el Cruz Azul a lo que se juega la selección mexicana el Domingo contra “los de arriba” (y aclaro “los de arriba” es sólo en el plano geográfico más no en el futbolístico) Jugarle al Boca como lo hizo el Cruz Azul, no va a ser necesario para jugar contra los hijos de Mickey Mouse, porque México es superior a los ganadores de la Segunda Guerra Mundial, que quede bien claro. No es posible que entre los aficionados mexicanos haya temor por los gringos, comentarios como: “No vamos a ir al Mundial”, “Nos van a ganar”, etc, están a la orden del día; no es posible. Y esto se debe a que México, del año pasado para acá, bajó su nivel, nada de que “Las distancias se han acortado con los equipos de la CONCACAF”, otra mentira. Ojalá el “Vasco” Javier Aguirre, logre conjuntar un buen cuadro para salir a ganar, aunque es poco tiempo, lo puede lograr. Pero retomando el tema que me obligó a escribir, me llena de alegría ser mexicano porque aunque nuestro futbol no es tan conocido a nivel internacional, sabe sacar la casta en los momentos importantes, aunque nuestro país y el Valencia español seamos el “YA MERITO”. El Cruz Azul, con ésta actuación internacional ya puede empezar a ser considerado como uno de los mejores cuadros mexicanos de la historia, sin temor a equivocarme, aunque lo ideal hubiera sido recordarlo siempre como el campeón de América, lástima. Pero sé que con un buen trabajo en las fuerzas básicas (ojalá y se pueda traer al señor Jorge Grifa para las selecciones juveniles) como en los grandes países, México pueda aspirar a algo más alto de lo que ya ha conseguido y no terminar perdiendo el invicto en el estadio Azteca desde 1967, contra Costa Rica. Nuestro verdadero nivel futbolístico quedó demostrado con ese impresionante y estruendoso aplauso de toda la "Bombonera" y de seguro hasta el mismísimo Maradona ha de haber aplaudido el futbol impresionante del Cruz Azul, y si a usted no se le puso la piel de gallina, creame y sin ser grosero, no está orgulloso de ser mexicano, independientemente de que le vaya al Cruz Azul o no...

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas