El Tri y la competencia por los puestos

NO OLVIDEN ENVIAR SUS ARTICULOS, OPINIONES PERSONALES Y COMENTARIOS A: aficionado@mediotiempo.com

NO OLVIDEN ENVIAR SUS ARTICULOS, OPINIONES PERSONALES Y COMENTARIOS A: aficionado@mediotiempo.com Por: César González Javier Aguirre no se cansa de vertir esa pequeña frase que atesora una gran verdad: "No permitiré que nadie se relaje".Y esa es la verdad que mantiene a este grupo concentrado, luchón, tenso. A ese grupo que no escatima meter la pierna contra Jamaica, contra Uruguay o contra Chile. En donde sea. Nadie tiene su puesto seguro, ni siquiera esa leyenda que ha defendido los colores nacionales en mas de 160 ocasiones. Nadie.Juega quien esté mejor, y si para honrar esa premisa hay que sacrificar a tu buque insignia, se sacrifica. Y Claudio asume en silencio. ¡¡Eres enorme Claudio!! Ojalá el tiempo no pasara.Y es que la competencia por un puesto de defensa central es férrea. Tienes a uno de los mejores centrales de América, como es Rafael Márquez, que acompañado por Manuel Vidrio y Heriberto Morales se han convertido en la pócima mágica que Aguirre le inyecta al tricolor para darle esa solidez y confianza a una defensa que fue bastante estropeada en la era de Enrique Meza. Y se quedan afuera luchando en silencio por un puesto titular el gran capitán de los 160 juegos y el joven defensa que ha borrado del mapa a jugadores de la talla de Javier Saviola y Luis Figo, su nombre: Melvin Brown. El que parece no tener competencia es Ramón Morales, una de esas especies raras en el futbol mexicano que se llaman lateral izquierdo. Y que recurrentemente han sido cubiertas por hombres improvisados para el puestocomo Ramón Ramírez o Braulio Luna. La lateral derecha es también motivo de competencia aunque no en este momento, pues Alberto Rodríguez parece indiscutible. Pero hay que recordar que un lateral derecho revelación como es Víctor Gutiérrez se quedó fuera de las convocatorias de Aguirre primero por vacaciones después de la proeza de Cruz Azul y luego por lesión. Pero es un carrilero derecho muy interesante implacable en defensa e inteligente en ataque. Tiene gambeta y buen centro al area, ésto último algo que le ha faltado a Beto Rodríguez. Ante la suspensión de Torrado, Germán Villa ha entrado al quite. Aunque Torrado sigue superando al americanista, y parece un fijo en el dibujo de Aguirre por su entrega y su rango de acción. Alberto García Aspe es el corazón de este equipo, un hombre que le ha rendido muchos litros de sudor a este país y que es otra especie rara. Un volante de contención que conjuga talento ofensivo, con una fiereza admirable a la hora de pelear el medio campo. Torrado y García Aspe son los hombres ideales para el medio campo de Aguirre, pero no por ello indiscutibles dada la competencia de gente como Villa. El lado derecho lo gana Jesus Arellano, un jugador brillante en el dribbling, pero con un mal crónico en la definición. A pesar de ello su aporte sigue siendo muy importante en la generación de peligro. Aunque no tendríamos que borrar de la lista a Miguel Zepeda que si es capaz de mantener el nivel que demostró contra el Real Madrid debería ser digno de tomar en cuenta. El ataque es un puesto muy disputado, sobre todo en la posición de delantero centro, donde un joven rebozante de futuro como Antonio De Nigris está al acecho de cualquier mal día del máximo goleador en el torneo doméstico, Jared Borgetti, para quitarle el puesto. Cuauhtémoc Blanco ha llegado por la puerta grande a reclamar su puesto como acompañante de Jared Borgetti en el ataque. El mejor atacante de México está de regreso. Y que tiene a un Daniel Osorno que no termina de explotar con regularidad el nivel que llegó a mostrar aquella noche mágica del Atlas en el Monumental de River. El puesto de enganche pretenece a un jugador muy valioso que divide opiniones como Juan Francisco Palencia. Cargó al Cruz Azul hasta un subcampeonato de Copa Libertadores, lo que le llevó al futbol espanyol. Pero cierto es que ni en la Selección ni en el Espanyol juega en la posición que lo hacía en Cruz Azul. En su actual posición, su valor no se mide con goles sino en la distribución del juego en tres cuartos de cancha, y en la presión a la salida del rival cuando el balón se pierde. Palencia juega a un toque, es un jugador inteligente que tiene el talento de tocar el balón una sola vez y abrir el panorama ofensivo. Hace el trabajo sucio de México. Y tiene la competencia de un Cesáreo Victorino que no ha podido demostrar con la selección el nivel que llega a alcanzar en el torneo doméstico, esa rapidez mental que le permite poner el balón donde más peligro que genera. Una cualidad que sin duda atesora y que con su juventud podrá seguir desarrollando. Esto es lo que ha hecho de México un equipo con hambre. Javier Aguirre ha logrado reunir a un grupo sin imprescindibles, con dos talentos para cada puesto. Se han ido los amigos de Meza que sin duda son buenos jugadores pero que en selección no mostraron ser lo mejor de México. Se han ido los divos como Duilio Davino, Pavel Pardo o Braulio Luna, y se han quedado los hombres de trabajo. De los divos, Pavel Pardo es un jugador que debe bajarse de su nube y demostrar porque llegó a ser el mejor lateral derecho de México y un producto de exportación. Por ahora, salvo una o dos excepciones (Victor Gutiérrez) están los mejores de México en este momento.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas