Un año para recordar

Por: Manolo Salgado

Por: Manolo Salgado El año que se va, el 2001, es un año para recordar y bien, ademas, porque el futbol mexicano sono fuerte a nivel internacional. Nadie podra olvidar la enorme satisfaccion que se vivio cuando el Cruz Azul fue derribando poderosos rivales sudamericanos hasta llegar a la final de la Copa Libertadores de America y tener de rodillas al temido Boca Juniors, que con todo y su "virrey" Bianchi tuvo que llegar a la serie de los penalties para quitarles el suponcio que ya tenian los dirigentes de la Conmebol que no podian creer que un equipo mexicano llegara a las maximas alturas. Esta primera gran leccion debio hacer reflexionar a los que siguen pensando y, lo peor, afirmando que Mexico tiene un futbol mediocre, de quinta categoria. Incluso uno de esos comentaristas que se la pasan elogiando todo lo extranjero se tuvo que tragar sus palabras y reconocer que en Mexico hay calidad y categoria de ese primer nivel. Cierto, se perdio y eso provoca siempre el mal sabor de boca, ese tufillo de amargura que deja la derrota. Sin embargo la campaña de los Cementeros fue realmente sensacional y de verdad nos sentimos orgullosos de sus actuaciones. Jugadores como Oscar Perez, Victor Gutierrez, Almaguer, Melvin Brown, Tomas Campos, Victorino, Galdames, Jose Antonio Hernandez, claro Palencia y el refuerzo toluqueño Jose Saturnino Cardozo, escribieron con letras de oro su nombre en la historia. Pero el surgimiento de Mexico en el terreno internacional no paro ahi. En la Copa America tambien se llego a la final, lo que ratifico el nivel del futbol mexicano. Como siempre ha pasado, lamentablemente a los nuestros siempre se les buscan pretextos y se minimiza toda conquista. Si se triunfa, la cultura de la derrota de muchos mexicanos aparece de inmediato para gritar. "Es que eran muy malos rivales". Y si, como fue en esta final ante Colombia, el pais anfitrion, que se perdio, la exclamacion es hiriente y sarcastica: Ahi esta, tanto ruido para perder. Por eso es que los eternos "contreras" no valoraron nada e ignoraron el enorme merito que es ser finalista. Porque para hacerlo hubo que derrotar a grandes rivales como lo fueron Chile y Uruguay. Imposible olvidar tambien que al inicio de la Copa America, aquel inolvidable 12 de Julio, Mexico derroto a Brasil con ese golazo de Jared Borguetti. Y en ese contexto, para los que se desmayan ante los suramericanos, fue una prueba de que Mexico esta al mismo nivel y que lo realizado es el preambulo de lo que puede ser en el concierto internacional. Recordemos que Hugo Sanchez siempre insistio en que el Futbol Mexicano solo creceria compitiendo con los suramericanos. El tiempo le ha dado toda la razon. Y ahora que estamos en los ultimos dias del 2001, cuando se realizan los avances y analisis, es menester recordar que se tiene todo para ser una potencia, que con trabajo y seriedad futbolistica se alcanzan los grandes objetivos. Y si bien es cierto que en cuanto a ese salto al manejo siguen existiendo muchos huecos, con dirigentes, entrenadores, promotores y en suma de muchos integrantes de la familia futbolistica, que se aferran a las conductas de los perdedores, el paso de los triunfos, la demostracion de que "si se puede", terminara por convencer. Hasta hace unos años solo se veia de un lado la cara del futbol y eran los directivos los blancos de la critica. Pero el tiempo ha demostrado que asi como hay dirigentes que siguen mintiendo y conduciendose con una soberbia absurda, tonta, tambien hay jugadores y entrenadores que se creen los intocables y que exajeran en sus peticiones (el ultimo ejemplo: Lavolpe, que a su regreso de Argentina vino en pose de "divo", a lo que uno se pregunta: ¿siendo tan especial y energico Rafael Lebrija, se lo permitira ?). Por ultimo quiero deserarle a toda la comunidad de Mediotiempo (Columnistas, patrocinadores y lectores) un Feliz año nuevo 2002 y que ojala sea muy provechoso para el futbol mexicano en general, saludos a todos.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas