Albertini y Maxi López

Por: Gerardo Fragoso M.

Por: Gerardo Fragoso M.Dos fichajes deportivos, mediáticos y políticos Muy estimados amigos de mediotiempo.com, es un gusto saludarlos a través de este espacio.

El Barcelona ya tiene a sus dos fichajes invernales. Tanto el italiano Demetrio Albertini como el argentino Maximiliano López, ya fueron presentados en la ciudad condal, donde hay una división de opiniones. El barcelonismo se divide ante estas dos contrataciones, mientras algunos piensan que son dos fichajes muy útiles, hay otros que argumentan que son fichajes para la "banca".

El ambiente está tenso en Barcelona. Los enfrentamientos del Presidente azulgrana, Joan Laporta, con su Vicepresidente Deportivo, Sandro Rosell, han provocado críticas de los seguidores del club, de periodistas que les han dedicado duras editoriales y peticiones de socios para que el conflicto se termine.

Es en este contexto que llegan Maxi López y Albertini, dos jugadores que, pese a la opinión de muchos, dificilmente serán para la "banca". Aquí no hablamos de si su calidad es suficiente para estar en el once inicial de los catalanes, sino de las necesidades del equipo mismo.

Rijkaard ha hecho malabar y medio en los recientes encuentros para que su escuadra pueda defender con solvencia. Es un hecho que el catalán Oleguer Presas no tiene la estatura ni el peso para jugar cada ocho días en la central del Barca. El canterano ha mostrado un pésimo nivel en la cancha y una mala imagen fuera de ella, que incluyó una detención por un lío en una juerga.

El estratega azulgrana ha tenido que poner a Gio de medio escudo, ingresando a Sylvinho como lateral por izquierda y recorriendo a Márquez a la central. Oleguer gozó de la confianza, incluso exagerada, de Rijkaard, que el año pasado prefirió al catalán que al mismo Rafa, pero este año Presas cayó por su propio peso. Baste recordar aquel encuentro ante el Milán, donde Schevchenko lo dejó tirado en el piso, cuando Oleguer creyó inocentemente que con una carga lo detendría.

Ni el ajuste de ingresar a Sylvinho sirvió. Para muestra, aquel encuentro ante la Real Sociedad, donde Márquez busca salir tocando y se la da al brasileño que, distraído, pierde el esférico con un jugador del conjunto donostiarra que lo"madruga"...

No menos preocupante para Rijkaard era el asunto en ataque. Giuly no ha rendido lo que se  proyectó y la grave lesión de Larsson, que ya no regresará más en la campaña actual, provocaron que el sistema ofensivo de los azulgrana quedara desprotegido.

Maxi López vendrá a hacerle compañía a un Eto´o que sentirá más respaldo y que incluso, en  encuentros que no exigan, podrá descansar. Albertini, por su parte, será la segura pareja de un Xavi que tendrá alguien que le cuide la espalda solventemente. ¿Qué Albertini está viejo?. Bueno, es un hecho que el Barca puede perder velocidad, pero ganará en la experiencia, esa que se necesita en los trayectos difíciles de una liga o en los momentos apremiantes de un encuentro de Champions, cuando se precisan respuestas.

Con su llegada, Márquez regresará a la central, a hacer pareja con Puyol. La diferencia entre Alessandro Tacchinardi (a quien quería originalmente el Barcelona para la posición) y Albertini es que, si bien el primero era más joven, no estaba jugando constantemente, en tanto Demetrio viene de un Atalanta apremiado por el descenso, donde jugaba cada semana.

Los hilos se moverán de acuerdo a lo que rindan estos dos jugadores, dos fichajes que derivarán en lo mediático y en la situación política de los blaugranas. Si funcionan, Laporta habrá obtenido un punto a su favor y un voto de confianza de que puede fichar con éxito sin la ayuda de Sandro Rosell.

Si fracasan, el Vicepresidente azulgrana tendría las armas para una posterior candidatura a la silla de Joan...

Y claro, sin contar que aficionados y periodistas preguntarían qué habría acontecido si Edú y Costinha, los fichajes que Rosell recomendaba para el invierno, se hubieran efectuado.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas