Antídoto y veneno

"¿Cuánto vale una copa?" Me preguntó un aficionado en Torreón. "Depende" contesté, "según lo que te vayas a tomar y dónde". Se ríe y me dice: "No ¿Cuánto vale realmente una copa de futbol, es...

"¿Cuánto vale una copa?" Me preguntó un aficionado en Torreón. "Depende" contesté, "según lo que te vayas a tomar y dónde". Se ríe y me dice: "No ¿Cuánto vale realmente una copa de futbol, es bueno gastar tanto dinero para lograr objetivos, como ganar un campeonato o salvarse del descenso?".

Los objetivos siempre son importantes. Pero no se puede pensar con la chequera para tener éxito. Uno de los ejemplos más claros ha sido el Real Madrid de la Temporada 1997-98, un equipo que para muchos no merecía estar en la Final de la Champions League, al final fueron vencedores, fueron luchadores con mucha casta, los que devolvieron las noches mágicas al Santiago Bernabéu.

Puede ser que algunos digan sí, pero la calidad de jugadores de ese equipo era mejor que los que tiene Santos de Torreón hoy en día y no se pueden comparar. Ante todo no se trata de comparar, porque más de uno del plantel del Madrid 97-98 había dejado sus mejores pasos en otros equipos de Europa.

De lo que se trata es entender que a los años siguientes, con la llegada de Florentino Pérez a la Presidencia y todo su dinero, se comenzó a construir posiblemente el mejor equipo de estrellas de nuestra galaxia ¿Y qué pasó? Se ganaron trofeos importantes, se vendieron millones de camisetas, la publicidad se disparó como nunca. El marketing, el euro y el dólar compraron lo más sano que millones de personas valoramos en este mundo, el deporte mas hermoso del mundo: Futbol.

Y del juego, de la gloria, del sacrificio, de las vueltas olímpicas, de las lágrimas corridas tras los festejos, del padre que sonríe junto a su hijo/hija, de la gente que sólo mira y no tiene palabras frente a un televisor, ya sea en la calle o con amigos junto a sus seres más queridos en casa.

El dinero, con grandes fichajes, sin pensar y desarrollar un plan de éxito no abre el camino a la gloria. El supuesto Madrid galáctico lleva mas de tres años sin poder levantar las copas que se ha propuesto ganar, algo que no ocurre desde que Don Alfredo di Stéfano llegara a la casa blanca. El dinero y las promesas sólo han servido para borrar la esperanza de los aficionados. De todas las contrataciones de lujo que hizo para construir el "Florenteam", la única que realmente fue un lujo y un privilegio tener vestido de blanco fue "Harry Potter", Zinedine Zidane.

Hay aquellos que quieren tocar el cielo escalando el techo del Everest, que por su arrogancia y creerse invencibles, van contra la naturaleza y dejan de existir. En el futbol pasa lo mismo, aquellos que piensan con el bolsillo se equivocan. Las copas no se compran, se ganan.

Opina de esta columna aquí.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas