Mosca de Circo

El frío de Pachuca no fue suficiente para calmar la ira de Cuauhtémoc Blanco antes, durante y después. Antes, porque llega a los estadios con la cara más larga que un oso hormiguero y no es capaz...

El frío de Pachuca no fue suficiente para calmar la ira de Cuauhtémoc Blanco antes, durante y después. Antes, porque llega a los estadios con la cara más larga que un oso hormiguero y no es capaz de darle la cara a niños y jóvenes que sólo quieren una sonrisa.

Durante el partido se pasó dando espectáculos, tirando manotazos, patadas, empujones y taco para ti, para aquél, taco para este, de tanto taco malo que metió, terminó empachando a la gente que llegó de la capital para apoyar a las Águilas. Cerca del palco de transmisión se notaba la ira de la gente, molesta con su juego personal.

Después fue su detalle final. Encaró al árbitro, le tiró la pelota al pecho y se acordó de la familia de todos los que estaban en su alrededor. Cómo es posible que un jugador de su categoría, supuestamente profesional, no sepa la cantidad de tarjetas que lleve acumulada. Que no sepa que al término del partido el árbitro le puede mostrar una tarjeta incluso entrando en el túnel camino al vestuario. Ahora su equipo es el que tiene que pagar las consecuencias de dicho acto, no podrá jugar contra Cruz Azul.

No entiendo como el Comité de Disciplina no se fija en las acciones de Blanco durante un partido de futbol, son ciegos o incapaces de reconocer que el mensaje de sus actos no es el mejor para el medio, en especial a los chicos que sueñan con ser jugadores de futbol. Aparte de todo, su forma de actuar incita a la violencia, comprobado lo hecho en el estadio Hidalgo tras el partido Pachuca-América. Los hinchas de las Águilas, estaban furiosos, pero no es culpa del árbitro, sino de una sola persona Cuauhtémoc.

Un gran amigo me había hablado maravillas de Cuauhtémoc Blanco, que es una persona tranquila, respetable, amigable, cordial, pero en la cancha se comporta como una simple mosca de circo, cancha que pisa deja su huella.

Ahora, si el jugador utiliza los medios para salir de una de las suyas dejando entrever que es inocente a las críticas, entonces porqué no es capaz de usarlas en el momento que se acercó el reportero de campo de TV Azteca y reclamar su ira sobre el partido y/o de la tarjeta amarilla.

Así como se tira para hacer ver que es supermán, con empujones e insultos cuando a uno de sus compañeros le cometen infracciones o a él mismo, pues yo hago lo mismo cuando uno de mis compañeros, se gana el pan de cada día trabajando fuerte, aguantando frío e informando con la verdad, para que venga un ignorante, un patán que demuestra carencia profesional y educativa a tomárselas con una persona inocente a su reclamo.

Sin duda, el jugador del América y Selección es ídolo en un país que poco a poco se esta haciendo grande a nivel internacional con figuras nacionales, pero su comportamiento debe ser un llamado de atención para su club y el entrenador del Tri.

Recuerden que la imagen de un futbolista es válida en un antes y un después, durante los 90 minutos es simplemente un juego y eso lo he vivido junto a Hristo Stoitchkov, Zinedine Zidane, David Beckham, pero bueno a la larga, son jugadores de otro nivel.

Opina de esta columna aquí.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas