El medio del campo

Hasta antes de entrar en el futbol no creía en las teorías de la conspiración. Siempre he sido un convencido de que la explicación simple es la correcta y que, al final, el resultado de tu trabajo...

Hasta antes de entrar en el futbol no creía en las teorías de la conspiración. Siempre he sido un convencido de que la explicación simple es la correcta y que, al final, el resultado de tu trabajo es lo que te lleva al éxito, más allá de las corruptelas y las transas que se hagan en la vida.

Pero el entramado mundo del balompié es complejísimo y la cantidad de intereses que se mueven es impresionante. Una jugada, una mala marcación arbitral, un error inoportuno, una contratación fracasada, pueden ser la diferencia entre ganar y perder miles de millones de dólares. Y cuando se mueve tanto dinero, hay mucha gente detrás que quiere llevarse su tajada.

Acabo de terminar de leer un extraordinario libro francés escrito por Denis Robert y llamado, "Le milieu du terrain", que se traduciría literalmente como "El medio del campo", un juego de palabras entre la posición de mediocampista y el medio del futbol en general. Es la historia de un escritor, que, instigado por un amigo promotor, se mete a descubrir lo que hay detrás de las transferencias y del balompié en general. Y lo que encuentra lo hace arrepentirse.

Aunque utiliza personajes de ficción, la novela está totalmente basada en hechos reales, y todas las personas, salvo los protagonistas, son reales. Así, repasa partidos arreglados en varias ligas europeas, jugadores que han sido transferidos de uno club a otro cada año para que sus representantes se queden con las comisiones, dopaje, arreglos entre presidentes de clubes y periodistas para encarecer fichajes… todo con nombre y apellido.

El ejemplo más claro es la Juventus. El libro está publicado antes del escándalo de Moggi y ya destapa su control completo del futbol italiano. Cuenta como su amigo representante trató de colocar un internacional francés en la Vecchia Signora, pero no pudo porque se negó a compartir las comisiones con Oscar Damiani, el agente número uno del antiguo dirigente italiano.

También menciona los escándalos de dopaje en que se vio envuelto el club hace algunos años y cómo las autoridades le dieron carpetazo al caso que involucraba a jugadores del tamaño de Zidane, Trezeguet, Deschamps, Vialli y Buffon. Y, por supuesto, no es el único caso. Casi todos los grandes clubes europeos tienen cola que les pisen y casi todos los integrantes del "medio del campo" están enlodados de una u otra manera.

¿Está México libre de todo esto? La verdad es que no lo sé. Se habla mucho de la honestidad del balompié nacional pero cualquiera que esté en los medios ha escuchado alguna historia turbia de los labios de uno de sus protagonistas, que no se puede publicar por falta de pruebas o por respeto al "off the record" (cosas que te dicen fuera de grabadoras, y que por ética no se comparten).

Más allá de cualquier sospecha, es verdad que por suerte, parecemos estar a años luz de lo que pasa en Italia o en Europa en general. Pero hoy se juegan los partidos por la calificación y por el descenso y es una prueba de fuego. Ojalá, en serio, que no pase nada raro. Que no haya sospechas y que se salve el que lo merece. Aunque, si me piden que meta las manos al fuego, preferiría voltear a otro lado.

El libro termina con el protagonista peleado con su amigo representante, asqueado del futbol y deshecho por sus ídolos caídos, pero reconociendo que es un adicto a la pelota. Que seguirá yendo a los partidos, aunque sepa que pueden estar arreglados, o que los jugadores pueden no dar su máximo porque su agente es el mismo que el de los futbolistas del otro equipo. Ruego porque no nos pase lo mismo y que, a pesar de todo, se siga pensando, quizá inocentemente, que "la honestidad del futbol mexicano está fuera de toda duda", como tanto repiten directivos, jugadores y comentaristas. Quizá entre hoy y mañana podamos saber qué tan cierta es esa frase.

Opina de esta columna aquí.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas