Momento de presión

Las ligas en Europa están por empezar y los mexicanos que militan en el continente comenzarán, probablemente, la temporada más importante de sus carreras. Todos tienen un alto grado de...

Las ligas en Europa están por empezar y los mexicanos que militan en el continente comenzarán, probablemente, la temporada más importante de sus carreras. Todos tienen un alto grado de responsabilidad pero hay algunos que sin objeción, tienen más que otros y para los que este año podría definir el rumbo que tome su vida futbolística.

Sin duda, el que mayor presión tiene sobre sus espaldas es Javier Aguirre. En una estadística tan reveladora como impresionante, el Atlético es el segundo equipo que más ha gastado en fichajes esta temporada, sólo detrás del Manchester y delante del Bayern Munich.

Ahora sí no hay pretextos, con un equipo que ha invertido 83 millones de euros y que tendrá a Simao, Reyes, Forlán, Luis García y Raúl García, más los que ya estaban, no clasificar a la Champions sería un fracaso monumental.

El "Vasco" tiene al mejor equipo que haya dirigido un mexicano en la historia. Forma ya parte de las Grandes Ligas del balompié mundial, y si falla esta vez, entonces saldrá de ellas y tendrá que volver al nivel en el que estaba antes de llegar a Manzanares.

El segundo más presionado es Rafa Márquez. A diferencia de otros años, nadie le garantiza la titularidad en Barcelona. La llegada de Milito en defensa y la de Touré en media cancha implican que, a priori, su puesto es el de primer suplente en ambos puestos. Por fortuna, la lesión de Puyol (el ídolo más limitado en la historia de cualquier club grande), le permitirá demostrar su valía al principio del torneo.

Si el mexicano logra jugar al nivel que le conocemos, entonces se volverá otra vez indispensable. Pero en este momento, la prensa y los aficionados del Barcelona le ponen un signo de interrogación sobre la cabeza y su permanencia en el equipo catalán dependerá de que pueda cambiarlo por uno de admiración.

El caso de Andrés Guardado también es digno de mencionarse. Hace mucho que un jugador de nuestro país no llegaba a Europa en medio de tanta expectativa. Los aficionados del Deportivo lo recibieron como ídolo y la Directiva le quería dar incluso la camiseta 10, que el propio jugador rechazó.

En Europa no esperan y el extremo izquierdo tendrá que rendir desde el principio en un equipo que no tiene mucha calidad y que dependerá mucho de lo que haga el mexicano. Si falla, significaría estar peleando contra el descenso en el torneo.

Pardo, Osorio y Salcido tienen una perspectiva menos agitada. Fueron Campeones la temporada pasada y titulares indiscutibles, así que un bache les sería perdonado más fácilmente. Igualmente, deben rendir en liga y sobre todo, en la Champions, que parece ser un buen reto para los tres.

Lo de Nery Castillo es una incógnita. No sólo por haberse ido a un equipo pequeñísimo en la escala europea, sino porque nadie le va a hacer mucho caso. Calificar a la segunda ronda de la Champions sería una hazaña, aunque tal vez sea mejor que fracase y el Shakhtar lo venda a un equipo que sí valga la pena.

En cuanto a Guille Franco, Aarón Galindo y Mariano Trujillo, la presión será demostrar que tienen calidad para seguir en sus respectivas ligas. Por su parte, Gio Dos Santos y Carlos Vela seguirán su proceso de aprendizaje que los llevará, eventualmente, a los primeros planos. El último mexicano en la lista, Antonio de Nigris, tiene primero que encontrar equipo y después concentrarse en qué hacer.

Opina de esta columna aquí.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas