El dilema del ';9';

Que México tiene una generación muy prometedora es un hecho. Los Gio, Vela, Nery o Guardado ilusionan a todo el país, desde los comentaristas hasta la afición.

Que México tiene una generación muy prometedora es un hecho. Los Gio, Vela, Nery o Guardado ilusionan a todo el país, desde los comentaristas hasta la afición.

Hacía mucho que nuestro país no tenía tanto talento por debajo de los 23 años, al punto de que, si superamos las eliminatorias, una medalla olímpica no parecería descabellada.

Sin embargo, en esa excitante camada de futbolistas, no hay un "9" clásico. De hecho, el país sufre una alarmante falta de talento en esa posición, hasta el punto que, tanto en la Copa América como en los amistosos más recientes, Hugo Sánchez ha tenido que utilizar a dos "pequeños" como punta de lanza.

Es extraño y sorprendente decirlo pero, en este momento, los centros delanteros clásicos mexicanos con más éxito son Antonio de Nigris y Guillermo Franco, que han comenzado la temporada en un nivel tan extraordinario como fuera de lo común.

El primero parece haberse establecido en Turquía tras haber pasado años y años tratando de justificar su reputación de gran promesa. Antes de los partidos del fin de semana era el líder de goleo de su liga con 6 anotaciones, y los medios turcos lo colocan como una de las grandes figuras de la Liga.

En cuanto al Guille, su mala forma de los últimos años ha sido un poco engañosa por la cantidad de lesiones que ha arrastrado. El muslo, la rodilla y la espalda le impidieron desarrollar el nivel que tuvo algún día en Monterrey.Ahora, recuperado, brindó su mejor partido desde que llegó a Europa, nada menos que frente al Barcelona. Puso un gran pase para gol y fue una pesadilla constante.

¿Habría que llamarlos a la Selección? La verdad es que, por su edad, parece difícil en el proceso de renovación que está haciendo Hugo Sánchez. El problema es que no hay más jugadores de esas características.

Los otros delanteros que han mostrado buen nivel en esta temporada, son Cacho y Sabah. El de Pachuca mantiene una línea ascendente que lo ha consolidado como titular en la Selección, y el de Cruz Azul, calladito calladito, lleva 22 goles en el último año y medio. Pero, aunque van bien por arriba, los dos son jugadores por debajo del 1.80, lo que los aleja del prototipo del "9".

En cuanto a los otros, poco qué elegir. Omar Bravo ha sido un desastre y tampoco tiene el perfil clásico. Francisco Fonseca debe seguirse preguntando por qué se regresó de Portugal para volverse carne de cañón en Tigres. Jared Borgetti está al borde del retiro. Luis Landín no se puede consolidar. Y basta. Se acabaron las posibilidades.

Hay un hueco enorme que nuestra Selección puede acabar por pagar. Siempre se puede jugar sin un "9" clásico, como lo hemos hecho últimamente, pero tener un jugador de esas características por supuesto que ayuda, y no se ve por dónde surja alguno.

Y para terminar, unas cuantas estadísticas escalofriantes. Los primeros 11 lugares de la tabla de goleo en la liga mexicana son extranjeros. El líder, Alfredo Moreno, lleva 15 goles, mientras que los nacionales con más anotaciones son Sabah, Alejandro Vela y Cacho, con 6 cada uno.

De los 30 primeros lugares, cinco son mexicanos y ninguno de ellos supera el 1.80 de estatura. Peor aún, sólo Vela nació después de 1982, y es, en realidad, un extremo que tiene buena llegada y hace goles. Para ponerse a pensar.

P.D. Para todos los que preguntaron, el libro de Cruyff del que hablé la semana pasada se llama "Ajax Barcelona Cruyff: The ABC of an Obstinate Maestro", está escrito por los holandeses Frits Barend y Henk van Dorp y lo publica la editorial inglesa Bloomsbury.Opina de esta columna aquí.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas