Sudáfrica y el grupo de la muerte

Cubrir un sorteo es totalmente distinto a un torneo. Sobre todo porque todo se concentra en un solo día, frenético, mientras que la preparación es larga y tediosa. Lo que significa preparar muchas...

Cubrir un sorteo es totalmente distinto a un torneo. Sobre todo porque todo se concentra en un solo día, frenético, mientras que la preparación es larga y tediosa. Lo que significa preparar muchas historias para el sitio web encerrado en una oficina por horas sin ver la luz del sol.

Así, ante la típica pregunta de mis amigos de "¿qué tal está Sudáfrica?" la respuesta es "ni idea, pero la oficina bien". Aún así, me las arreglé para que me aprobaran una nota sobre la Ciudad de Durban y logré salir unas horas para conocer la metrópoli. O más bien, la playa, que la verdad es espectacular.

Es una larga costa en donde conviven el surf, y el balneario. Y uno de los pocos sitios en donde blancos y negros circulan por igual. Porque, aunque el espeluznante apartheid haya caído hace mucho tiempo, todavía hay marcadas diferencias entre las razas.

Dos veces salimos en la noche durante esta semana. En la primera era un bar donde éramos los únicos occidentales. Impresionante. En el segundo, había como tres personas de raza negra y todos los demás blancos o indios. La herida de tantos años no es tan fácil de cicatrizar y pasará mucho tiempo hasta que la convivencia entre las razas sea perfecta.

Pero bueno, basta de hablar de mí y vayamos a lo que importa: el Sorteo del Mundial. Al ver el grupo de México y mi preocupación, mis compañeros en FIFA.com se burlaron un poco. "¿Honduras, Canadá y Jamaica? Son equipos de segunda…" se reían. Sólo un estadounidense entendió. Los dos habíamos coincidido antes del sorteo en que era mejor evitar a canadienses y hondureños… y cuando le cayeron a México me hizo un gesto de "qué mala suerte".

Obviamente, tampoco es para agobiarse mucho. México tiene que ganar ese Grupo y avanzar al Hexagonal. No hay ninguna duda. Pero yo siempre he sido de la idea que mientras más descansado llegue el equipo será mejor. Y en esos casos siempre conviene ir aumentando el grado de dificultad de a poco.

Al terminar el sorteo llamé a Hugo Sánchez para preguntarle su opinión. La verdad es que al técnico nacional los rivales le tenían un poco sin cuidado y no se preocupó de más al saber quiénes eran. Creo que es la actitud correcta, aunque eso tiene que implicar el analizarlos como se debe y no confiarse de ningún modo. Los puntos que se pierdan al principio pueden extrañarse después.

Sobre el resto del sorteo no hay mucho qué comentar. Se trató, en casi todos los casos de rondas previas y no de los grupos finales reales, así que no hubo demasiada emoción… salvo en Europa.

Ahí se pueden anticipar algunos buenos partidos (no demasiados). La revancha Croacia-Inglaterra con Ucrania como testigo incómodo en el Grupo 6. La lucha entre Portugal y los escandinavos en el 1 y el Grupo 2, en el que podría clasificar cualquiera. Aunque, siendo sinceros, con 32 equipos jugando en el Mundial, las Eliminatorias se vuelven cada vez más aburridas.

Opina de esta columna aquí.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas