Un poco de orden

Hoy es uno de esos días maravillosos para cualquier aficionado al futbol. Horas y horas de Eliminatorias Europeas y Sudamericanas. Y, gracias al maravilloso Internet, la posibilidad de ver todos...

Hoy es uno de esos días maravillosos para cualquier aficionado al futbol. Horas y horas de Eliminatorias Europeas y Sudamericanas. Y, gracias al maravilloso Internet, la posibilidad de ver todos los partidos echado en la cama mientras afuera toda la gente se muere de frío en el otoño barcelonés.

El día comenzó con la dramática derrota de Escocia ante Italia y, el no menos angustioso, triunfo de Israel frente a Rusia, lo que prácticamente asegura el pase de Inglaterra a la Euro del año que viene.

En este momento están jugando Irlanda del Norte y Dinamarca y en unos minutos empezará el España-Suecia, partido para el que por fin me quitaré la pijama y me moveré de la cama donde he pasado las últimas ocho horas para ir a un bar y disfrutar del ambiente.

Todo esto me hace desear que existiera una verdadera confederación de toda América. Y que estuviéramos organizados como en Europa, con un torneo continental y las Eliminatorias de la Copa del Mundo alternadamente. La verdad es que sería divertido y me parece que ayudaría a hacer más competitivo al futbol mexicano.

Lamentablemente, para lograrlo hay algunos problemas logísticos y sobre todo, problemas económicos y de intereses. Y no crean que sería la Federación Mexicana la primera en oponerse. En realidad, viendo los resultados de nuestra Selección últimamente, México no sufriría demasiado para clasificarse en una Eliminatoria conjunta.

En realidad, la objeción vendría de la CONMEBOL. Para los directivos sudamericanos, el negocio de cada cuatro años viene con sus larguísimas y absurdas Eliminatorias para el Mundial. Mientras en Europa aún no se deciden los calificados para su torneo continental, del otro lado del mundo las grandes potencias ya se están jugando un boleto para un torneo que ocurrirá ¡dentro de casi tres años!

Pero eso sí, los partidos internacionales significan un gran negocio y para las federaciones más pequeñas, tener a Argentina y a Brasil jugando en sus territorios es la gran posibilidad de llenar sus arcas, aunque la conformación de los equipos que están jugando ahora no tenga nada que ver con la que estará en Sudáfrica 2010.

Por eso es que la Copa América ha perdido prestigio a nivel mundial y que muchas veces las estrellas de Sudamérica no quieren participar. En la parte baja del continente ya están saturados de partidos entre sus países como para emocionarse demasiado cuando vuelven a jugar por tercera o cuarta vez en unos pocos años.

¿No sería mucho mejor que el torneo se jugara cada cuatro años en el mismo año que la Euro, separados por unas pocas semanas? De ese modo, podrían ir todas las estrellas y los clubes de élite no pondrían el grito en el cielo por la partida de sus mejores jugadores.

Sobre una eliminatoria conjunta, el problema, lógico, está en que las potencias de Sudamérica no querrían viajar nunca a islas como Jamaica o Trinidad a jugar en canchas de cricket, sin hablar de Dominica o Haití, países contra los que México ha tenido que dejar sudor y moretones para avanzar en su zona.

Y aún así, vale la pena soñar. ¡Qué bien le haría al futbol mexicano enfrentar a algunos países sudamericanos en su camino al Mundial! Además, no habría en realidad problema para avanzar tomando en cuenta que, sumando CONMEBOL y CONCACAF, habría nueve plazas. Más que suficiente para que México y Estados Unidos participen.

Pero hay demasiado dinero en juego. Muchas islas y votos. Muchos negocios. Y también, hay que reconocerlo, grandes distancias que se tendrían que recorrer –aunque en la Libertadores se hace, sin mayor problema-.

Es cierto que esta columna fue dibujar castillos sobre el aire, y lo que propongo no sucederá jamás. Pero que valga por lo menos para la reflexión. Y, mientras tanto, me voy a ver el España-Suecia, que pinta para estar muy emocionante.

P.D. El martes vuelo a Sudáfrica para el sorteo de la Copa del Mundo. Ya les contaré mis experiencias desde allá, y la suerte de la Selección.

Opina de esta columna aquí.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas