Claroscuros ibéricos

Antes de empezar debo decir que estoy haciendo un esfuerzo consciente para no escribir sobre Pumas. Y la verdad es que me muero de ganas, pero aguantaré. En primer lugar porque no quiero echarles...

Antes de empezar debo decir que estoy haciendo un esfuerzo consciente para no escribir sobre Pumas. Y la verdad es que me muero de ganas, pero aguantaré. En primer lugar porque no quiero echarles la sal, y en segundo porque a este equipo lo he visto poco y siempre a la distancia, por lo que no tengo información necesaria para opinar.

Así, voy a hablar de otra cosa completamente distinta. Como quizá saben, llevo más de un año viviendo en España, y en ese tiempo he logrado conocer un poco la cultura y el futbol de mi nuevo país adoptivo. Ahora, entre vacaciones y trabajo estaré viajando por otros lugares durante los próximos tres meses, así que me pareció interesante sacar algunas conclusiones de los claroscuros que me han tocado vivir hasta ahora.

La Liga española es la mejor del mundo. La Premier es la más espectacular, pero en cuanto a calidad de futbol se refiere, creo que la que se juega en la península es superior a la de la isla (en donde me parece que no se defiende bien).

La prensa deportiva española es probablemente la peor del mundo. Histéricos, parciales y francamente mentirosos, los periódicos de aquí tienen realmente pocas cosas rescatables.

Para muestra un botón: la última "noticia bomba" de la portada de Marca (el peor de todos), "Sudáfrica no puede organizar el Mundial, España llega al relevo". Esta nota la sacó el enviado que estaba en el sorteo de Durban en donde nadie, nadie, mencionó nada del asunto.

Esos mismos periódicos tienen una enorme influencia sobre la gente, que los lee religiosamente, y son la causa del desastre habitual de la Selección Española. Un día es el peor equipo del mundo, al otro va a ganar la Eurocopa. Para los diarios de Madrid, Guti es una estrella, para los de Barcelona es un pobre diablo. La histeria colectiva en pleno.

Dicho esto, la afición española sabe muchísimo. La primera vez que fui al Camp Nou me quedé totalmente sorprendido por el conocimiento del público. Aplauden un buen cambio de juego, una gran acción defensiva o el esfuerzo para buscar un balón. Notable.

Pero con todo lo apasionados que son, a los estadios les falta atmósfera. Muy pocos cantan, algunos gritan y en general se limitan a aplaudir. México está mucho mejor en ese sentido.

El regionalismo es cosa seria, sobre todo en Cataluña. Muchos catalanes no se sienten españoles y serían más felices siendo independientes. Y la tendencia va en aumento, cada vez hay más demostraciones y gestos. Habrá que ver dónde termina todo esto. Y el futbol está en el centro de todo. Así, la Selección Española no puede jugar en el Camp Nou porque no se lo prestan, y al mismo tiempo la Federación Española se negó a dar su permiso para que la Selección Catalana jugara un partido contra Estados Unidos.

Sin embargo, tienen muchísimo en común. Costumbres, comida, la manera de relacionarse. Cataluña y España están ligadas desde hace cientos de años y eso no se puede dejar atrás tan fácilmente. En realidad, creo que el problema siguen siendo los resabios de la dictadura franquista, que trató de sepultar todo regionalismo a favor de un poder central.

Barcelona es una ciudad espectacular, que lo tiene todo. Es cosmopolita, abierta, tolerante, está al lado del mar, la arquitectura es impresionante, hay cultura para todos, vida nocturna, un equipo de futbol espectacular… la verdad es que no se puede pedir nada más. Si algún día tienen la oportunidad de venir, no lo duden porque realmente vale la pena.

Por lo pronto es todo. Tras 39 viajes en avión, miles de kilómetros recorridos, muchas aventuras extrañas y un cambio total en mi vida (imagínense, pasé de vivir 12 horas al día en una redacción a recorrer el mundo) es hora de tomar unas vacaciones en México… y de paso ir a CU a ver a los Pumas jugando la Final –si todo sale bien, porque Santos va a ser durísimo de local-.

Igual vacaciones no significa que dejaré de escribir la columna, así que nos vemos la próxima semana en el espacio de siempre, a la misma hora y por la misma página web.

Opina de esta columna aquí.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas