Errores de primaria

Qué gusto tener a un jugador mexicano más en Europa. Héctor Moreno es joven, muy talentoso, tiene buen físico y sabe jugar con el balón. Exactamente las características ideales para triunfar en...

Qué gusto tener a un jugador mexicano más en Europa. Héctor Moreno es joven, muy talentoso, tiene buen físico y sabe jugar con el balón. Exactamente las características ideales para triunfar en Holanda, un futbol que mezcla potencia y técnica. Le va a ir bien, sin duda, y con él, a las selecciones Olímpica y Mayor.

Cuando escuché sobre el traspaso, imaginé que había sido entre 4 y 5 millones de dólares, el precio que un jugador de estas condiciones debe tener. Por eso, no salía de mi asombro cuando escuché a Mario Trejo, Director Deportivo de Pumas, decir que Moreno se había ido casi gratis al AZ Alkmaar.

Toda la prensa se comió el concepto de que "Pumas vuelve a ser club exportador". Y nadie se paró a pensar en que a quién se le ocurre dejar que una de tus más grandes promesas termine contrato en Diciembre. Ningún club, de ninguna parte del mundo permitiría que un jugador de 20 años, Campeón Mundial Sub-17, seleccionado Sub-20 y mayor tenga ni siquiera una mínima posibilidad de cambiar de equipo sin mediar un peso de por medio.

Lo que le pasó a los Pumas fue un increíble error de primaria. Una muestra absoluta de la soberbia y el desconocimiento que existe en el futbol mexicano sobre las reglas internacionales provocado por el ridículo "pacto de caballeros" con el que los equipos nacionales se pasan por el arco del triunfo el reglamento FIFA.

Si un equipo nacional, digamos el Monterrey, hubiera querido a Moreno, tendría que haber puesto esos 5 millones en la mesa, aunque el muchacho no tuviera contrato. Algo que sólo sucede en este país. Pero un día tenía que llegar el momento en que a alguien le saliera el tiro por la culata.

Y ojo, que es muy posible que ni siquiera sea culpa de esta Directiva. A un jugador como Moreno había que firmarlo por 5 años con opción a dos más cuando regresó de Perú del Mundial Sub-17. O amarrarlo cuando debutó en el primer equipo. Pero nada.

Y después vienen más absurdos. Pumas dice que Moreno le permitió al equipo participar en la operación y llevarse algo de dinero. Es posible que así haya sido, pero esa cantidad (alrededor de 300,000 euros) igual se la hubiera llevado el equipo por derecho de formación.

La buena relación entre todas las partes permitió, por lo menos, que el caso no llegara ante un tribunal de la FIFA como sucedió con el tristemente célebre episodio Torrado-Jiménez Espriú. Pero no hablemos de buena voluntad cuando lo único que se hizo fue respetar un reglamento.

Seguramente, esta situación sentará precedente en México… o no. Quizá los dueños entiendan que no están solos en el mundo y que, lo que sucedió, puede repetirse hasta el infinito. O quizá no hagan nada… no sería sorprendente. Y ojo con el "Chelito" Delgado en verano. Acaba contrato y se va a ir caminando a Europa sin que a Cruz Azul le entre un centavo por la negociación.

E insisto, me encanta que Héctor Moreno esté en Europa. Tiene todo para triunfar, pero a veces los clubes mexicanos...

LA REDENCIÓN DE NERY

No quería dejar pasar esta semana sin hablar de Nery Castillo. En la vida, es muy difícil que alguien tenga una segunda oportunidad después de haber cometido un gran error. Y, sin embargo, a nuestro delantero le llegó en bandeja.

Irse a Ucrania fue un desastre anunciado. Primero por razones personales: hacía frío, su esposa estaba muy incómoda, el idioma era totalmente incomprensible y Donetsk no era el mejor lugar para criar al hijo recién nacido del jugador.

Y luego las futbolísticas: Nery es un jugador de mentalidad muy frágil, que necesita que lo traten bien y lo hagan sentir cómodo. Se encontró a un técnico ultra disciplinario a quien no le gustan los talentosos, y reaccionó de la peor manera. Berrinches, actitudes de diva y mal rendimiento.

Fue lógico que lo hayan mandado a la tribuna, como es lógico que el jugador quisiera irse. Lo logró y eligió bien. El Manchester City es un equipo al que le gusta tratar bien la pelota. Con jugadores tan talentosos como Elano, Giovanni o Micah Richards. Nery va a encajar perfectamente. Triunfará, sin duda. Sólo es cosa de que su temperamento no lo traicione.

Opina de esta columna aquí.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas