Mi apuesta es Pekerman

Hugo se va. La suerte está echada. Las razones no tienen que ver, por supuesto, con el descontento popular por la actuación de la Sub-23. En realidad, la causa de la salida de Hugo es la presión...

Hugo se va. La suerte está echada. Las razones no tienen que ver, por supuesto, con el descontento popular por la actuación de la Sub-23. En realidad, la causa de la salida de Hugo es la presión de las televisoras, que perdieron su última oportunidad de recuperar algo de rating en los juegos más deslucidos de la historia.

Así, salvo una actuación descollante ante Ghana y una demostración de apoyo contundente de los jugadores, el partido del próximo miércoles será el último de este proceso en la Selección Nacional. Una etapa polémica, con final abrupto, que nos regresa a tiempos que parecíamos haber superado. No hay manera de que un entrenador dure cuatro años con la Selección. En fin. Es lo que hay.

Ya habrá tiempo de hacer balance después del juego. Sólo vale la pena quedarse con estos números: al frente de la Mayor (equipo para el que fue contratado), Hugo Sánchez ganó 13 partidos, empató dos y perdió ocho. El equipo está en mala racha, de sus últimos seis partidos sólo ganó uno, empató dos y perdió tres.

Como suele suceder, la Federación no tenía ningún plan B en caso de fracaso en el Preolímpico. No hay ningún candidato formal para reemplazar al actual entrenador. Los nombres que ha lanzado la prensa son sólo eso. Los directivos mexicanos no han contactado a nadie hasta ahora.

La apuesta de la FMF está en Europa. Por supuesto, los sueños son Mourinho, Lippi, Scolari y Aguirre. Seguramente los directivos lo intentarán aunque sepan que la empresa es imposible. Los dos primeros no tienen ninguna intención de vivir en México. El brasileño resolverá su futuro tras la Euro y el "Vasco" no dará un giro hacia atrás en su ascendente carrera.

Después de eliminar a los cuatro sueños imposibles, viene un segundo grupo de candidatos, de muy buen perfil aunque menos cartel. Para traer a Hiddink hay que pagarle más que los rusos, así que descartado. Del Bosque dirigirá a España, así que olvidémoslo.

Beenhakker podría ser pero habría que esperar a que termine su participación en la Euro con Polonia.

Camacho viene de fracasar con el Benfica. Está libre y podría ser una posibilidad, aunque no le gusta que interfieran en su trabajo, y eso en México es bastante complicado. Van Gaal es, quizá, la opción más fácil. Va a dejar el AZ Alkmaar al terminar este torneo y ya dijo que quiere volver a entrenar a una Selección Nacional. Pero si la prensa y los directivos sufrieron con Hugo, agárrense. El holandés es temperamental, terco y nada cortés. Además, sus resultados recientes no son lo que se dice halagadores.

No queda mucho más en el Viejo Continente. Los entrenadores top no van a dejar sus lucrativos contratos para cambiar de continente y quienes están disponibles son algunos otros técnicos de nivel medio, que tampoco garantizan resultados con el equipo nacional.Así que hay que mirar en América. Bianchi es un sueño de Televisa desde hace tiempo.

Pero hay que pagarle una fortuna, y fuera de Boca Juniors ha sido un desastre en donde ha dirigido. De hecho, sólo basta preguntarle a los directivos del Atlético de Madrid sobre sus métodos de "trabajo", para darse cuenta del compromiso que tuvo el argentino con el equipo colchonero.

En el ámbito nacional, no hay tampoco mucho de donde elegir. Los dueños piensan que Chucho Ramírez no tiene suficiente experiencia. Quieren colocarlo como interino hasta que llegue el nuevo y después como Auxiliar. La cercana relación de Raúl Arias y Mario Carrillo con Carlos Hurtado los deja también fuera de la jugada, y el que sus nombres suenen es por la agenda de algunos periodistas interesados.

Quedan los ex técnicos nacionales. El "Ojitos" Meza genera mucha oposición de quienes aún sufren –yo incluido- por su pésimo paso anterior con el Tri. Manuel Lapuente sería interesante, en el recuerdo aún está su extraordinaria Selección de 98 y 99, quizá la mejor que hemos tenido en los últimos quince años. Ricardo La Volpe quiere volver, pero los directivos no se atreven a destapar la caja de pandora que se armó cuando estuvo en el cargo.

Así, analizando, hay un nombre que falta. ¿Por qué no Néstor Pékerman? Tiene experiencia como entrenador al más alto nivel. Conoce muy bien el medio mexicano tras pasar un torneo y medio en el país. Es un experto en trabajar con jóvenes y podría sacar a nuestra nueva generación de la tristeza por la eliminación olímpica.

Sus resultados recientes son buenos. Además es un tipo decente, que no se mete en polémicas inútiles, y está alejado de los grupos de poder que inundan el futbol nacional. Es verdad, cometió un error grave que le costó a Argentina el pase a Semifinales en Alemania 2006. Fue conservador y apostó por Julio Cruz en lugar de Lionel Messi. Pero es un tipo inteligente y estoy seguro que habrá aprendido de esa falla.

Es sólo una idea pero me parece una opción digna de ser contemplada a partir del ajusticiamiento del 31 de marzo. Nos vendría bien un poco de paz en esta histeria colectiva que se ha transformado la Selección Nacional en los últimos años. Y por una vez, que nuestro futbol haga las cosas como se debe, que buena falta nos hace.

Opina de esta columna aquí.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas